Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
COMUNICADO: A diez años del cierre de RCTV
COMUNICADO: A diez años del cierre de RCTV

COMUNICADO: A diez años del cierre de RCTV

La medida significó más hegemonía comunicacional y menos libertad de expresión
LEER MÁS
Escenarios 2017, este 15 de junio
Escenarios 2017, este 15 de junio

Escenarios 2017, este 15 de junio

Expertos y protagonistas de la realidad venezolana analizarán la coyuntura y sus perspectivas
LEER MÁS
Conozca el Índice de Calidad Institucional 2017
Conozca el Índice de Calidad Institucional 2017

Conozca el Índice de Calidad Institucional 2017

El estudio analiza la fortaleza de las instituciones políticas y de mercado de casi 200 países
LEER MÁS
Tertulia por aniversario de Juan Germán Roscio
Tertulia por aniversario de Juan Germán Roscio

Tertulia por aniversario de Juan Germán Roscio

Dialogarán los abogados César Pérez y Alberto Blanco-Uribe, y la Dra. Andrea Rondón, de Cedice
LEER MÁS
Sinergia condena uso de tribunales militares contra civiles
Sinergia condena uso de tribunales militares contra civiles

Sinergia condena uso de tribunales militares contra civiles

La sociedad civil le exige al gobierno y la Fuerza Armada respetar el Estado de Derecho

OPINIÓN
Venezuela y el vuelo imparable del dólar paralelo, por Aurelio F. Concheso

Han pasado 74 días desde que el presidente Nicolás Maduro Moros anunciara en cadena nacional lo siguiente:

 

He decidido activar, a partir de la próxima semana, un nuevo Dicom que permita perfeccionar… un sistema de acceso a las divisas de todos los sectores productivos y de todos los venezolanos…que nos permita estabilizar el precio de la moneda… No está de más pedir la mayor unión nacional para combatir el sistema de distorsión y daño nacional que se ha creado con el dólar criminal de Miami…”

 

Bueno hubiera sido, además, que reconociera su grado de responsabilidad -si se quiere criminal- al contribuir a la persistente existencia de esa tasa de cambio libre, única a la que acceden los meros mortales que no forman parte de la cúpula que todavía disfruta de dólares a la ridículísima tasa de cambio denominada como “protegida” de Bs. 10 por dólar.

 

Por supuesto, que a la velocidad que trabaja este Gobierno “la próxima semana” se convirtió en dos meses. Pero es interesante notar que, para la fecha de la cadena nacional, el “dólar criminal”, como ellos lo denominan, estaba por los alrededores de Bs. 2.900 por dólar. Y que, para el cierre de esta semana, luego de dos adjudicaciones por la vía del nuevo mecanismo de supuesta “subasta”, a niveles de alrededor de Bs. 2.100, se encuentra por encima de Bs. 7.100. Es decir, a más del triple del nuevo Dicom. Además de que no deja de ser interesante apreciar que esa es la misma proporción de 3 a 1 que había once semanas atrás con el “viejo Dicom” de Bs. 727 por dólar.

 

Pero ¿por qué sucede este fenómeno de vuelo imparable del dólar paralelo, al que nunca logran alcanzar con los nuevos esquemas tipo parche que se van implementando? Más allá de las razones obvias, como la estructural de intrínseca inviabilidad de un sistema de cambios múltiples, y la persistente tentación de mantener el cambio oficial sobrevaluado en vano intento por transmitir una sensación de bienestar a la población, hay una razón de fondo que se agudiza cada día. Esa no es otra que el grado de descontrol cada vez mayor, en lo que se refiere a impresión de dinero sin respaldo.

 

Ese es un fenómeno propio de las hiperinflaciones, como en la que nos encontramos, pero cuya existencia pocos economistas aún se atreven a admitir. No es que la liquidez monetaria esté aumentando. No. Es que ¡la velocidad con la que está aumentando, es cada vez mayor! Hace un año demoraba doce meses para que se duplicara el circulante. Hoy la mitad del mismo se produjo durante los últimos seis meses, y un 20% de él se hizo presente en el último mes.

 

Los efectos, amigo lector y oyente, usted los está sufriendo de varias maneras. ¿Por qué cree que los bancos le limitan a cifras ridículas la cantidad de efectivo que puede retirar de su cuenta por taquilla o por cajero? Porque el total de billetes que hace un año era 10% de la liquidez, ahora ha bajado a 7%. ¿No le pasa la tarjeta de débito? Tranquilo. No es que no tenga saldo. Es que el volumen de transacciones está rebasando la capacidad de los bancos y de las plataformas de Credicard y de Interbank, porque a ese ritmo de aumento del aumento, no hay cómo adecuar los puntos de venta.

 

Todo esto, por supuesto, termina reflejándose en el comportamiento del llamado cambio paralelo. Porque la gente intuye lo que está sucediendo, sin saber los detalles. A quienes califican de gurús, estiman que el paralelo pudiera estar por el orden de los 8.000 bolívares a finales de año. Sin embargo, los consumidores, que no son tontos, saben que cruzará esa barrera mucho antes, a no ser que alguien pare el desenfreno de la maquinita, cosa que, a todas luces imposible, cuando ni siquiera se están considerando los cambios básicos que harían falta.

 

En las democracias, esos síntomas de hiperinflaciones entrando en fase terminal, por lo general, producen cambios anticipados en los gobiernos de turno. Pero en regímenes autoritarios, como el de Zimbawe, a veces el autócrata da el gran paso, él mismo logra implementar el giro de 180 grados que se requiere, pero para que eso suceda el desorden monetario y fiscal tiene que pasar a ser disciplina pura.

...
LEER MÁS
Venezuela y el vuelo imparable del dólar paralelo, por Aurelio F. Concheso
Centenario de Teresa Carreño, por Carlos Goedder
Centenario de Teresa Carreño, por Carlos Goedder

En medio de la turbulencia política actual que atraviesa Venezuela, es preciso encontrar asideros, referencias de personajes que han construido, en circunstancias no menos difíciles, la venezolanidad perdurable. Esa condición venezolana tiene que ver con la sensibilidad, la perseverancia, la apertura al mundo y el amor por la libertad.

 

Todos estos rasgos de carácter, que forman parte de la esencia temperamental venezolana que llevó la libertad a un continente, están reflejados en Teresa Carreño, pianista de renombre universal nacida en Caracas el 22 de diciembre de 1853 y fallecida hace exactamente un siglo, el 12 de junio de 1917. En su biografía también están algunas de las sombras que han entorpecido la vida venezolana: paternidad irresponsable, inestabilidad familiar y exposición a los vaivenes políticos, cuya volatilidad parece una constante en la patria de Bolívar.

 

El padre de Teresa Carreño fue Manuel Antonio Carreño (1812-1874), escritor del célebre Manual de Urbanidad y Buenas Maneras que todavía sigue engalanando hogares venezolanos, colombianos y de otras latitudes de Hispanoamérica. El nombre completo de la artista fue María Teresa de Gertrudis de Jesús. Su abuelo paterno, Cayetano Carreño, fue un notable organista y compositor venezolano. Si se quieren buscar raíces hereditarias para el talento musical y esta perspectiva llega a tener alguna validez, habría que apuntar hacia ese ancestro, hijo de músico, sobre quien comenta Felipe Sangiorgi (1):

 

Cayetano Carreño fue una de las figuras más relevantes de la larga estirpe musical de los Carreño, que se extendió desde las primeras décadas del siglo XVIII hasta principios del Siglo XX. Nació en 1774, ingresando como teniente de organista de la catedral en 1789, cuando su padre fue nombrado maestro de capilla. En 1792 ganó la plaza de maestro de la cátedra de canto llano de la Universidad de Caracas. En 1796, a los 22 años, fue nombrado maestro de capilla de la catedral, cargo que ocupó hasta su muerte, ocurrida en 1836. Además de su actividad en torno a la música religiosa, Cayetano Carreño también se destacó como profesor de piano, ejecutante y director de diversas orquestas, así como compositor de un gran número de obras de diversos géneros”.

 

La composición La Oración en el Huerto (In Monte Oliveti) de Cayetano Carreño es probablemente la segunda más popular en el repertorio sacro venezolano, por detrás del Popule Meus de José Ángel Lamas (1775-1814). Otro dato curioso sobre este ancestro musical de la maestra Teresa Carreño es que su hermano, conocido por la historia con otro apellido, fue Simón Rodríguez, el mentor del Libertador Simón Bolívar.

 

Esta dinastía de músicos, donde se puede rastrear antecedentes artísticos desde el bisabuelo, tuvo que vivir el convulsionado siglo XIX venezolano.  El padre de Teresa Carreño nace el mismo año del peor terremoto que ha conocido Caracas. Su abuelo Cayetano atravesó la transición entre Colonia y República Independiente. Y lamentablemente Venezuela siguió en guerras civiles tras liberarse de la monarquía española. El padre de Teresa Carreño tuvo que salir del país hacia Nueva York, en 1862, tras una accidentada carrera de servidor público y llevándose consigo a toda su familia.

 

Para trazar el perfil biográfico de Teresa Carreño, la referencia que se emplea en este artículo es el notable trabajo de Violeta Rojo (2)– a excepción de las referencias discográficas al final, que son mi propio aporte.

 

Desde la infancia, Teresa Carreño dio evidencias de talento musical. Su padre fue el primero en detectar esto e instruirla en la técnica del piano, además de transmitirle la pasión humanística.  La propia Teresa Carreño declararía: “Yo recomiendo siempre a mis discípulos, aspirantes a la música, el leer mucha poesía.” (3) Su gusto por la literatura se evidencia también en esta otra frase suya: “Me place también comparar grandes maestros de la literatura con grandes maestros de la música. A Shakespeare lo comparo con Brahms; Goethe con Bach y Beethoven; Heine y Musset con Chopin y Liszt”. (4)

 

Adicionalmente, la sabiduría pedagógica de su padre queda plasmada en esta reflexión de la propia artista: “No se debe forzar a todos los niños a estudiar música (…) Un instinto musical no puede forzarse, se puede ayudar, guiar, pero no imponerlo por la voluntad de alguien (…) Si un niño no responde a la influencia de la música, hay que dejarlo tranquilo”. (4)

 

Lamentablemente, desde su infancia tuvo Teresa Carreño que rentabilizar este talento musical y convertirlo en el sostén de su familia. Su padre no logró generar ingresos suficientes para la familia en el exilio y fue su hija, con sus precoces dotes musicales, la que consiguió sustento para el hogar. El 25 de noviembre de 1862, un mes antes de su décimo cumpleaños, ya se estaba  presentando públicamente Teresa Carreño en el Irving Hall de Nueva York. A  los diez años también ya tenía publicadada una primera composición, en homenaje a su maestro Louis Moreau Gottschalk: el Gottschalk Waltz. Este trabajo, con el cual inició su producción la maestra Carreño como compositora, fue grabado por primera vez en 2013, por Alexandra Oehler, en un disco que se incluye en la sección Discografía Recomendada, que cierra este artículo.

 

Es una pieza que dura casi ocho minutos en el registro y exige gran virtuosismo, con abundancia de arpegios y cuya arquitectura musical se fundamenta en el ritmo, incorporando breves frases melódicas que seguramente citan el estilo o alguna idea de su dedicatario. Es una fantasía, que para nada suena infantil y puede considerarse enmarcada dentro del Romanticismo.  Carreño será exponente de esta corriente musical y no parece haber explorado la atonalidad y otras innovaciones del naciente Siglo XX. Su estilo es más bien posromántico y está más cercana, temperalmente, a Rachmaninov en su  fraseo e ideas musicales, colocando acento en el elemento expresivo y prolongando el lenguaje de Chopin y Liszt en el Siglo XX, con  el añadido del virtuosismo y pirotecnia que exige este ideario musical (por cierto, no tengo evidencias de que haya interpretado piezas de compositores rusos posrománticos, con quienes le veo tanta afinidad estética).

 

La propia compositora afirmaría: “Sin un sentido del ritmo es imposible lograr un gran artista, ya que es necesario ser un gran músico para ser un gran pianista”.  (5)

 

A los trece años, Teresa Carreño partió a Europa, a iniciar sus giras musicales en el continente. Su padre consideraba que allí podría realizarse más plenamente como intérprete y compositora.  Allí pudo conocer en persona a grandes compositores que reconocieron el talento de la niña prodigio, la Wunderkind suramericana. Entre ellos destacaron Rossini, Berlioz, Gounod y Liszt. Este último parece haberse ofrecido para ser su instructor en Roma y la oferta fue descartada – quizás por motivos económicos o vaya uno a saber si por la fama de mujeriego del genial compositor e intérprete.  Con Charles Gounod (1818-1893), Teresa Carreño mantendría amistad incluso en su vida adulta y sobre él dio una de las mejores opiniones que pueden darse sobre un artista: “Él no es solamente un grande hombre, sino un buen grande hombre”. (6)

 

En 1866 falleció la madre de Teresa Carreño, Clorinda García de Sena y Toro, de quien habría que investigar más profundamente su influencia en la carrera y genética de su hija, ya que la ilustre estirpe del padre nos desvía de esta necesaria exploración. Este fue un golpe doloroso en el inicio de la gira europea y, para su madre difunta, compuso Teresa Carreño su obra número 11, una marcha fúnebre que también grabó por primera vez, en 2013, Alexandra Oehler.

 

En 1873 Teresa Carreño cometió el primero de cuatro infortunados matrimonios. La inestabilidad familiar fue un contratiempo en su carrera, especialmente porque ella hubo de hacerse cargo de sostener el hogar, al tener por parejas a vagos o bebedores que vivieron de su talento.  El 23 de marzo de 1874 tuvo su primera hija, Emilita, a quien hubo de dar en adopción en 1877, justamente tras perder su segundo embarazo y ser abandonada por el marido. Volverá a saber de esta hija cuando ya sea adulta y la chica buscará con ello ayuda económica, movida más por esta necesidad que las afectivas.

 

Sobre la accidentada vida sentimental, hay un gran paralelismo con la otra gran pianista sudamericana de todos los tiempos: Martha Argerich. El documental Bloody Daughter, dirigido en 2012 por la propia hija de la intérprete argentina, muestra coincidencias asombrosas con la vida de la maestra Carreño, siendo una de ellas  que también Argerich cedió a su primera hija en adopción y recuperó contacto con ella en la vida adulta.  Tanto a Argerich como a Carreño les tocó partir al exilio  tempranamente e intentar conciliar la celebridad con los cuidados del hogar, sin encontrar una pareja donde poder equilibrar las dos esferas. Al menos Argerich fue más afortunada en la escogencia de maridos cercanos a su altura musical –Charles Dutoit y Stephen Kovacevich.

 

Carreño estuvo al lado de hombres esencialmente mediocres, que le sacaron dinero y no se ocuparon materialmente de los hijos que le engendraron. Entre las curiosidades de esta azarosa vida amorosa, el último marido de Carreño fue precisamente el  hermano de su segundo esposo – su cuñado, en pocas palabras: Arturo Tagliapietra, quien la acompañó desde 1902 y hasta su muerte, y con quien ya no podía tener descendencia.

 

Una mala decisión de Carreño fue volver a Venezuela. Regresaba en 1885, con 32 años, al país que había abandonado con ocho años, en julio de 1862.  Posiblemente la movió el tema económico, más que la nostalgia.  Duró en Venezuela un par de años, que pasaron de la celebridad a la bancarrota. Con apoyo del Gobierno, presidido por el autócrata Antonio Guzmán Blanco, la intérprete buscó de promover la vida cultural en Caracas. La vinculación política con Guzmán – quien pagó las deudas de la pianista y la ayudó materialmente en varias oportunidades- ya despertaba animadversión en algunos y a esto se sumó la desordenada vida del segundo marido de la pianista en Venezuela, quien frecuentaba asiduamente los bares.

 

Casi le embargaron el piano a Teresa Carreño y padeció humillaciones del público durante sus presentaciones.  El 18 de agosto de 1887 la pianista abandonó el país, para radicarse definitivamente en Nueva York y no regresar más, en vida, a su patria natal.  Su caso anticipa el de tantos artistas venezolanos célebres mundialmente y que en su tierra han sido maltratados por intereses partidistas o de la prensa amarillista – Gustavo Dudamel, es el más reciente ejemplo-.  La propia Carreño expresó: “No hay otra tierra para mí como los Estados Unidos ni gente como los americanos. ¡Qué Dios los bendiga!” (8)  Otro doloroso caso de la fuga de cerebros venezolana y cuya diáspora actual ya alcanza dos millones de almas.

 

Carreño recorrió el mundo en extenuantes giras. En la década de 1880, dio una media de 150 recitales por año (9). Recorrió Europa, América y Asia.  Tuvo patrocinio de los fabricantes Steinway&Sons, que siguen siendo la marca más célebre de pianos acústicos. Edvard Grieg (1843-1907) dirigió la orquesta que la acompañó en 1902, mientras ella interpretaba en Varsovia el  concierto para piano escrito por el propio compositor noruego quien, desde el podio, escuchó con algún desagrado que la pianista daba una lectura muy personal de la obra. Carreño abordaba la partitura desde la óptica de compositora, con una amplitud de conocimientos musicales que no la limitaba a ser sólo una “lectora de pentagramas”.

 

Esta aproximación personal y su estilo posromántico, en medio de las nacientes atonalidades y aproximaciones intelectuales a la música en el Siglo XX, causaban críticas negativas entre algunos escuchas. Otro ingrediente propio de una gran personalidad musical: la polémica, los extremos entre veneración y odio.  Debe recordarse también su condición femenina y procedencia sudamericana, lo cual atraía la atención tanto como la música. Entre quienes se deleitaron escuchándola estuvo otro titán sudamericano del piano, el chileno Claudio Arrau (1903-1991), quien la escuchó de niño en Alemania, en 1916, mientras estuvo allí becado para cursar estudios y mantuvo el recuerdo de ella vivo, intensamente, durante toda su vida. Añadiendo a Daniel Barenboim, probablemente hemos mencionado en este artículo a los más célebres pianistas universales que ha dado Sudamérica y que tienen como antecedente a la maestra Carreño.

 

La Valkiria del piano – como la llamaron en Alemania por su intensidad expresiva y vehemencia en la interpretación- falleció en Nueva York hace un siglo exacto y sus restos fueron traídos a Venezuela en 1938. Desde 1977, descansan en el Panteón Nacional, siendo de las pocas damas que han coronado el templo de los próceres venezolanos.

 

 

Discografía Recomendada

Otro paralelo con Argerich, es que Teresa Carreño no tenía afinidad con el estudio de grabación. Desde luego, cuando la pianista venezolana grabó música estaba apenas iniciando la industria fonográfica, con discos de 78 revoluciones que exigían varias tomas y con mucha exposición a rudimentos mecánicos que hacían el estudio incómodo a alguien muy sensible.  Afortunadamente, tenemos aún disponibles estas pocas grabaciones hechas por Teresa Carreño el 19 de enero y el 10 de abril de 1905. La Sociedad Pieran Recording ha editado en 2004 un disco que contiene estas grabaciones, dentro de su Colección Caswell – la cual incluye grabaciones originales de Debussy, Ravel, Scriabin y Granados.  El volumen  6 está dedicado exclusivamente a la maestra venezolana e incluye su grabación de la célebre sonata número 21 de Beethoven, “Waldstein”, íntegra.

 

Le acompañan piezas de Schubert, Smetana, Chopin y Liszt.  También está un valse compuesto por la propia Carreño, “Little Waltz”.  El sonido remasterizado es notable y el trabajo de restauración digital hace sonar el disco bastante nítido y sin ruidos (el productor es Karl F. Miller).  Quizás no hayan sido las interpretaciones más cómodas de Teresa Carreño, si bien se puede apreciar su técnica, el exquisito fraseo  y el virtuosismo, imbuidos de musicalidad. (Pierian 0022). El folleto que acompaña el disco incorpora un ensayo con material fotográfico de la pianista, evocador y completo, escrito por Richard J. Howe.

 

Alexandra Oehler, en 2013, grabó diez composiciones de Teresa Carreño, de las cuales nueve eran inéditas en el gramófono.  El disco Teresa Carreño. Rêverie – Selected Music for Piano tiene un valor musicológico notable y nos aproxima a Carreño como constructora de ideas musicales propias. Se han mencionado ya dos piezas del disco. La grabación es de un excelente sonido y la intérprete captura la esencia de Carreño: virtuosismo romántico, expresión y la alquimia entre solemnidad del sonido (propio de la formación académica) y temperamento latino en la base rítmica.  Es importante comentar que Carreño, incluso en piezas tan personales como el Nocturno “Souvenirs de mon pays”, no evoca elementos folclóricos venezolanos ni citas de su tierra. Ella apenas tuvo vivencia en su patria y lo venezolano le llegó a ella más por genética, improntas de la infancia y crianza. El disco fue publicado por el sello Grand Piano (HNH International Ltd.) y tiene una duración de 66 minutos.

 

La venezolana Clara Rodríguez también ha grabado un elocuente y bello disco (sello Nimbus Alliance, catálogo NI 6103). Incluye quince composiciones de Teresa Carreño, con la fortuna de que no se solapan con las del disco de Oehler. Estas grabaciones preceden cronológicamente a Oehler en cuatro años, y si lo menciono al final es porque el principal mérito es incorporar piezas de madurez de Carreño, como el célebre vals “Mi Teresita” (Kleiner Waltzer) que dedicó a una de sus hijas y el “Vals Gayo” compuesto durante la gira australiana de 1910.  Clara Rodríguez logra el equilibrio entre expresión y técnica de las piezas, acentuando el componente rítmico en los trabajos. Es un disco fresco, que provoca bailarlo en varios pasajes.  Muestra a Carreño en su plenitud posromántica y captura esa esencia de modo brillante. Oehler apunta a piezas más solemnes y elegíacas. Clara Rodríguez, sin perder de vista alguno de estos trabajos (como una de las Elegías por la muerte de la madre de la compositora), apunta más bien al lado luminoso de Teresa Carreño, a sus piezas hechas en momentos felices y alegremente introspectivos (“El sueño del niño”, Op. 35 es un ejemplo notable).  Estos dos discos se complementan para dar una visión transversal de la obra de Carreño y ojalá motiven más investigación musicológica. Las grabaciones de Rodríguez y Oehler resumen bien la visión autobiográfica de Teresa Carreño que, por su elocuencia, cierra este homenaje:

 

… En realidad soy una mujer infeliz y a pesar de toda la gloria y de cuanto pueda tener, mi verdadera y única felicidad, además de mis hijos y de mi arte, es el cariño de aquellos a quienes amo”. (10)

 

 

Referencias

(1) SANGIORGI, Felipe. Música Sacra Venezolana desde la Colonia hasta el Siglo XIX.  Caracas: Fundación Vicente Emilio Sojo, Ministro de Estado para la Cultura y Consejo Nacional de la Cultura, 2004, págs. 5 y 10. (El ensayo acompaña el disco del mismo nombre, que compila grabaciones históricas del Orfeón Lamas y la Orquesta Sinfónica, bajo la batuta del maestro Vicente Emilio Sojo, en 1955 y 1960. Entre las piezas grabadas, están composiciones de Cayetano Carreño).

(2) ROJO, Violeta. Teresa Carreño. Biblioteca Biográfica Venezolana, Volumen 17. Caracas: C.A. Editora El Nacional, 2005.

(3) ROJO, Violeta. op. cit., pág. 90

(4) ROJO, Violeta. op. cit., pág. 96

(5) ROJO, Violeta. op. cit., pág. 95

(6)  Íbidem.

(7) ROJO, Violeta. op. cit., pág. 71

(8) Íbidem

(9) ROJO, Violeta. op. cit., pág. 69

(10) ROJO, Violeta. op. cit., pág. 88

...
LEER MÁS
Socialismo, antivalores y el ocaso del trabajo productivo, por Carlos Herrera
Revitalizar la doctrina Truman, por Carlos Alberto Montaner
FORMACIÓN
La Universidad de la Libertad nuevamente en Venezuela

Cómo es el proceso de transición de la dictadura a la democracia y cuáles son las ideas que mejor han funcionado en diversos países en medio de escenarios políticos y sociales tan complejos, es el eje central del programa de formación que trae la Universidad de la Libertad a Venezuela en este 2017.

UDL 2017 en Valencia


Esta edición de la UDL tiene un elemento innovador: sesiones regionales que han sido organizadas por jóvenes que participaron en las sesiones de 2016.

En la sesión del estado Carabobo como conferencistas internacionales invitados estarán los peruanos Walter Díaz y Francisco Frenkel, becario UDL y miembro del partido Unión por la Libertad, mientras que los profesores nacionales serán Carlos Ñañez y Gustavo Manso, ambos de la universidad de Carabobo.

Para postularte a esta actividad, que se realizará el 20 y 21 de abril, debes enviar un correo hasta el 16 de abril a udlcarabobo@gmail.com con tu nombre, cédula de identidad, edad, número telefónico, correo al que se te puede contactar, institución donde estudias y organización a la que perteneces. Lo seleccionados serán contactados por Albany Colmenares, organizadora de la actividad en la región.

La UDL es una actividad que se realiza en Venezuela gracias al peruano Instituto Político Para La Libertad y a Cedice Libertad. En 2016, sólo en Venezuela, fueron capacitados 35 jóvenes sobre temas de liderazgo para el desarrollo de América Latina.

¡Comparte esta información con tus amigos!

 

Carola Briceño Peña

Periodista. Community Manager / Social Media Manager de Cedice Libertad.

Coordinadora de Social Media de Panampost

...
LEER MÁS
Inscríbete en el Programa de Formación on line en Economía y Ciencias Sociales
Curso de Economía para Periodistas | Del 13 al 17 de febrero
EVENTOS
Próximo 15 de junio: Escenarios 2017

Fecha: Jueves, 15 de junio
Hora: De 8:00 am a 1:00 pm
Lugar: CIAP-UCAB. La Castellana

 

En nuestro país se están desarrollando importantes escenarios políticos, económicos, sociales y gerenciales que van moldeando nuestro actual acontecer. Es por ello que en esta oportunidad la Cámara de Comercio de Caracas, el Centro de Divulgación del COnocimiento Económico para la Libertad (Cedice Libertad) y el Centro Internacional de Actualización Profesional de la UCAB (CIAP-UCAB) te invitamos a escuchar a los expertos dar sus teorías, perspectivas y posibles soluciones a la coyuntura actual

 

Ponencias:

  • Resiliencia y las 5F
    Pedro Pacheco
    Presidente de la Cámara de Caracas 
  • Venezuela: con la transición hemos topado
    Asdrúbal Oliveros
    Socio Director en Ecoanalítica 
  • Situación actual y perspectivas del mercado petrolero en el 2017. Una visión geopolítica y geoeconómica
    Leonardo Buniak
    Economista
    Luis Ugalde s.j.
    Director del Cerpe, Exerector de la UCAB
    Freddy Guevara
    Primer vicepresidente de la Asamblea Nacional

Dirigido a: Vicepresidentes, gerentes, líderes y sociedad en general interesados en conocer los actuales escenarios económicos, políticos y sociales del país.

Objetivos:

  • Dar a conocer detalles y cifras de las distintas problemáticas que han acontecido en los actuales escenarios económicos, políticos y sociales del país.
  • Compartir la visión de los expertos acerca de los métodos y posibles vías que permitan solventar la crisis actual.
  • Compartir una visión futura de los posibles acontecimientos, que empresas y sociedad en general puedan estar enfrentando en los próximos escenarios.

Inversión (incluye refrigerios y material de apoyo):

  • Público general: Bs. 150.000
  • Afiliados a la Cámara de Comercio, Industria y Servicios y, egresados del CIAP-UCAB: Bs. 120.000

 

Dirección: Av. Santa Teresa de Jesús con calle los Chaguaramos, Edificio Centro Javier, Nivel 1, CIAP–UCAB,  Urb. La Castellana, Caracas. (Detrás del C.C. San Ignacio)

Para formalizar su inscripción:

  • CIAP-UCAB
    ciap@ucab.edu.ve
    (0212) 263 9555 / 7660
    (0212) 266 4350 / 5765
  • Cámara de Comercio de Caracas
    capacitacion@lacamaradecaracas.org.ve
    (0212) 571 3222 Ext. 120
...
LEER MÁS
ALIADOS