Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
5 ideas para la reconstrucción de Venezuela: Privatización. Oscar García Mendoza

Una de las muchas peculiaridades de Venezuela es que somos un país en el que el gobierno no vive de los ciudadanos, sino al contrario. Normalmente los gobiernos para poder funcionar tienen que cobrarles impuestos a los ciudadanos. Los gobiernos son instituciones de servicio cuyas actividades no generan ingresos suficientes para permitirles funcionar.

Un estado ideal tiene entre sus actividades las relaciones exteriores, la seguridad interior y exterior, la justicia, etc. Todas las cuales son necesarias pero no generan ingresos. Al contrario generan erogaciones cuantiosas que deben ser cubiertas con impuestos.

Esos impuestos, para poder ser cobrados, deben estar justificados y haber sido aprobados por organismos legislativos. Los impuestos disminuyen los ingresos de los ciudadanos que, por tanto, tienen menos dinero para generar riqueza. Esta perfectamente comprobado que mientras menos impuestos se cobran, más dinero le ingresa al estado, pues los ciudadanos generan más riquezas.

En Venezuela es lo contrario. Los ciudadanos vivimos del estado. La gran riqueza del país está en el subsuelo y la propiedad de este, desde los tiempos de Felipe II, es del estado. Hasta el descubrimiento del petróleo fuimos un país muy pobre. Llegado este pasamos a ser una potencia mundial. Pero al ser la riqueza petrolera administrada por los gobiernos, en lugar de generar mayores beneficios que permitieran diversificar los ingresos, se concentró todo ese poder en manos de los gobiernos, quienes lo han despilfarrado y mal administrado de la manera más desastrosa, pero completamente comprensible.

Estos últimos quinquenios han sido la más evidente demostración. Con mayores ingresos petroleros se ha empobrecido y más que eso se ha destruido a la sociedad.

La vía lógica es que la propiedad del subsuelo, de las riquezas, tanto petrolera como de otros tipos de materias primas sea de los ciudadanos. Y también toda la infraestructura industrial que se ha creado pase a éstos.

Para ello es necesario privatizar de la manera más transparente y justa todas las empresas del estado, regresando su propiedad a manos de sus legítimos dueños que son los venezolanos.

Existen distintas fórmulas para hacer esto, entre ellas el otorgamiento de derechos o acciones, la venta en pública subasta, etc.

Lo más importante es que el estado no tenga más injerencia en la administración de esos bienes y que solo actúe como vigilante y cobre los impuestos (aprobados por los ciudadanos) que le correspondan.

OSCAR GARCÍA MENDOZA
ogarciamendoza@gmail.com
@ogarciamendoza