Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
5 ideas para la reconstrucción de Venezuela: Estado de Derecho. Oscar García Mendoza

Estudié derecho en la Universidad Católica Andrés Bello. Me gradúe de abogado en 1967. La banca ha sido mi vocación y profesión, pero el derecho es la base fundamental de mi formación. Toda sociedad está construida sobre normas jurídicas que les permiten a los ciudadanos vivir en paz, concordia y prosperidad. Los países más adelantados y prósperos son aquellos que tienen mejores leyes, que le dan más libertad a las personas para el ejercicio de sus actividades y con sistemas judiciales que permiten la rápida y justa aplicación de las leyes. Países como el nuestro hacen lo contrario, con los evidentes malos resultados.

Hasta bien entrado el sigo XX tuvimos en Venezuela un sistema jurídico, si no perfecto, por lo menos vivible. Los códigos, como el civil, de comercio, procedimientos, etcétera, son buenos. En estos últimos quinquenios casi todo ha sido arrasado y se ha dictado una catarata volcánica de leyes, decretos, reglamentos y otros instrumentos jurídicos con la idea de destruir todo para comunizar al país. La constitución vigente, ponderada por muchos de la oposición, es un adefesio jurídico impracticable. Todos esos instrumentos son disparates que bloquean e impiden cualquier desarrollo o actividad que permita el crecimiento y bienestar de la población.

Como queremos ir hacia delante para crecer, prosperar y, por ende, ser libres deben tomarse medidas razonables e inteligentes:

Primero: debe restituirse la vigencia de las leyes anteriores a esta demolición jurídica. Muchísimas de las leyes que han sido violentamente derogadas pueden ser aplicadas, incluyendo la Constitución del 61, no perfecta ni mucho menos, pero que permitirá la creación de un nuevo sistema jurídico

Segundo: deben formarse equipos profesionales capacitados que comiencen a redactar un nuevo orden jurídico, para que sea discutido y aprobado por nuevos organismos legislativos electos.

Tercero: deben de inmediato formarse equipos provisionales con los mejores juristas. Estos sustituirán toda la masa de la judicatura vigente y aplicaran las leyes y otros instrumentos jurídicos mientras se prepara la nueva judicatura.

Es prácticamente comenzar de cero. Pero la destrucción que han realizado no deja otra alternativa.

OSCAR GARCIA MENDOZA