Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
70% de los venezolanos desconoce contenido del paquetazo

EL NACIONAL – Lunes 06 de Octubre de 2008

Nación

ENCUESTA Sólo 21% considera beneficiosas las 26 leyes

Que la población logre vincular las leyes con la reforma tendría un costo político para Chávez. Por eso lo evita a toda costa y ataca al M-2D, explicó el director de Datanálisis

Por: OMAIRA SAYAGO
osayago@el-nacional.com

Cerca de la medianoche del pasado 31 de julio, el presidente Hugo Chávez, al borde de que se cumpliera el plazo de vigencia de los poderes habilitantes que por año y medio le otorgó la Asamblea Nacional, promulgó un paquete de 26 decretos leyes con las cuales logró imponer la reforma constitucional que fue rechazada por la mayoría de los venezolanos el pasado 2 de diciembre.

Con esas leyes, conocidas como el “paquetazo”, Chávez logró concretar de tal manera sus aspiraciones de control sobre el país que han sido calificadas por algunos analistas más graves aún que lo contenido en la reforma: agregó la milicia a la estructura de la Fuerza Armada Nacional, obtuvo el poder para nombrar autoridades regionales por encima de gobernadores y alcaldes, el poder de expropiar bienes sin declaratoria previa de utilidad pública y, entre otros aspectos, afectó los conceptos de propiedad privada y de libertad económica. Todo contraviniendo lo estipulado en la carta magna vigente.

A dos meses de la promulgación del paquetazo, y con toda la importancia que conlleva, 70% de los venezolanos desconoce el significado y contenido de esas 26 leyes y, por ende, no es capaz de valorar sus riesgos y efectos. Algunos las desconocen simplemente porque no se han interesado en el tema, mientras otros no entienden las leyes, a pesar de haberlas leído. Así lo demostró la última encuesta Ómnibus de Datanálisis, realizada a 1.300 personas, mayores de 18 años, de todos los estratos socioeconómicos, en 15 estados del país, entre el 30 de agosto y el 10 de septiembre pasados, y que presenta un margen de confianza de 95%.

Entre las personas que dijeron sí conocer el significado de las leyes, 21% las valora como positivas. Respondieron afirmativamente a la pregunta de si creen que son beneficiosas para el país. Pero casi el doble de ese porcentaje, 39,5%, las rechaza por considerar que resultan negativas. “El resto está como pajarito en grama; tiene un altísimo nivel de desconocimiento, no entiende nada de lo que son ni lo que ocurre con esas leyes, y a otros pareciera ni siquiera importarles”, dijo Luis Vicente León, director de Datanálisis.

Otro dato importante revelado por la encuesta es que dentro del chavismo también hay rechazo al paquetazo, y que sus militantes admiten que sí se está imponiendo por esa vía la reforma: de 39,5% que rechaza las leyes, casi 14% concentra a personas afectas al oficialismo.

De acuerdo con la interpretación de los resultados de la encuesta, León señala que Chávez ha tenido éxito en sus estrategias para minimizar el impacto que el paquetazo pudiera tener en la opinión pública y, por ende, en su popularidad y en los resultados de los comicios regionales del próximo 23 de noviembre.

Que la gente no entienda las leyes es lo mejor que puede pasarle a Chávez, pues él sabe que si la gente llegara a calibrar en su justa medida ese tema y llegara a vincular claramente esas 26 leyes con la reforma constitucional, tendría sobre sí un gravísimo riesgo de costo político. Eso explica por qué él, que suele ser tan `bocón’, no dijo absolutamente nada sobre lo que estaba preparando.

Hasta suspendió el Aló, Presi dente de aquella semana. El país amaneció un viernes con las leyes aprobadas sin que nadie en el Gobierno dijera nada y sin ni siquiera tener la Gaceta Oficial para medir el alcance de las medidas, y así transcurrió todo ese fin de semana.

Fue totalmente deliberado que el asunto no estuviera en la agenda oficial.

¿Y por qué la oposición, tan necesitada de una bandera política enérgica y poderosa, no tomó ésta para su campaña? León sostiene que durante las primeras dos semanas, luego de que fueron aprobadas las leyes, no hubo nadie capaz de colocar el tema en la agenda nacional de manera contundente, a pesar de los esfuerzos de algunos sectores, como los del Movimiento 2-D y otros actores. “La oposición estaba en aquel momento envuelta en la definición de las candidaturas para los comicios del 23N. Además, rescatar el tema se trataba, y sigue tratándose, de una tarea bien cuesta arriba, tomando en cuenta que hay muchos temas y casos bombardeando a la opinión pública. Eventos tan vertiginosos que la gente no tiene tiempo ni capacidad para digerir y debatir un tema, cuando ya está apareciendo otro. El maletín de Antonini, la expulsión del embajador de Estados Unidos, la expulsión del director de Human Rights Watch, las medidas del Departamento del Tesoro de Estados Unidos contra Rodríguez Chacín, las denuncias de conspiración y magnicidio, los impasses con algunos periodistas y políticos en el aeropuerto de Maiquetía, la detención de Raúl Isaías Baduel… es un vértigo constante”.

En opinión de León, en todo esto radican las razones para el reciente ataque contra el Movimiento 2-D, que ha sido acusado por el Gobierno de estar involucrado en un supuesto plan conspirador.

s”Chávez sabe que si alguien llegara a ser capaz de hacerle entender a la población que las 26 leyes son equivalentes a la reforma, esto sería algo para él sumamente negativo.

Él prefiere que esto pase con muy bajo perfil. Por eso intenta, por sobre todas las cosas, impedir que la oposición logre convertirlo en su bandera de lucha. Es por eso que ataca al M-2D, el grupo que más se ha dedicado a mantener vivo el tema y a conectarlo con la fallida reforma. Por eso trata de aniquilar este movimiento y minar su confianza y su imagen ante la opinión pública.

Chávez está clarísimo en que no puede permitir que el tema logre tomar fuerza ante la población. Sería para él muy riesgoso en términos de costo político”.

© 2008 CA Editora El Nacional. Todos Los Derechos Reservados