Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
A Henrique y su equipo. María Teresa Romero

El desafío que ahora tiene este nuevo liderazgo opositor es enorme

Mucho tenemos que agradecerles los demócratas venezolanos a Henrique Capriles Radonski y a todo su equipo de campaña encabezado por Armando Briquet y Ramón Guillermo Aveledo. Hicieron un esfuerzo titánico y lucharon con denuedo contra el poderío del gobierno que en esta contienda electoral abusó más que nunca de los recursos financieros e institucionales del Estado, de su hegemonía comunicacional, de la parcialización del CNE y de la estrategia de intimidación pergeñada por sus asesores cubanos.

Para su supervivencia, el gobierno se empleó a fondo y sin escrúpulos. Pero, ante una ofensiva tan desigual y perversa, Capriles y su Comando Venezuela respondieron con fuerza y altura, con la dignidad, la eficiencia organizativa y el valor democrático que esperábamos de ellos los demócratas venezolanos. De allí que lograran movilizar con una esperanza y fe cívica inusitada a más de 6 millones de votantes.

El desafío que ahora tiene este nuevo liderazgo opositor es enorme. Mantener la unión de las fuerzas democráticas y el ánimo de la población para las duras luchas políticas y electorales venideras en las que, sin duda, el chavismo -como dice su programa de gobierno- intentará consolidar su proyecto y pulverizar a sus adversarios políticos.

Pero hay oportunidades para la oposición democrática en el futuro. Chávez no las tiene todas consigo. A este cuarto gobierno llega débil y con grandes obstáculos por enfrentar. La campaña puso en evidencia que está lejos de haberse curado del cáncer que padece; que en la población tanto opositora como chavista prevalece un gran descontento por su ineficiente y sectaria gestión; que existen divisiones y luchas internas dentro del gobierno y del PSUV; y que se debe mover en un contexto nacional de grave situación económica, de inflación, recesión y endeudamiento, en medio de una comunidad internacional mucho menos favorable que en el pasado. Ante tales desafíos y demandas, debe actuar perentoriamente si no la gobernabilidad será insostenible en el tiempo.

Matero1955@hotmail.com

Fuente: EL UNIVERSAL / miércoles 10 de octubre de 2012 / MARÍA TERESA ROMERO