Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
A ponerse pilas

03/01/10

Hay que jerarquizar los objetivos nacionales y actuar con consecuencia ciudadana

Por: Domingo Fontiveros

Los propósitos de Año Nuevo no tienen reputación de solidez para muchos, pero no está demás planteárselos otra vez, sobre todo para este bostezante 2010 que de acuerdo a todos los indicios va estar bastante movido. Como hablamos desde una perspectiva pública, naturalmente nos vamos a referir al país como si fuéramos nosotros mismos.

El 2009 estuvo repleto de tensiones, penas y tristezas, internas y externas. Así que un primer propósito es recuperar la armonía, la alegría de vivir y el optimismo. Para ello es indispensable no caer en las provocaciones de quienes han convertido al oficio de gobernar en un desafío constante de propios y extraños, como gallitos portorriqueños que buscan camorra en toda parte que van. Lo cual no significa quedarse quietos.

Por ello, en segundo lugar, hay que mencionar el esfuerzo persistente para afirmar, más que defender, los valores ciudadanos de convivencia pacífica entre nosotros y con los países vecinos. El discurso violento que ha sido sello de fábrica de este Gobierno, ya ha llegado al paroxismo de colocar una confrontación militar internacional en el plano de lo próximo, y en tema cotidiano del acontecer nacional. Es indispensable aclarar las prioridades.

Así, un tercero, es jerarquizar los objetivos nacionales y actuar con consecuencia ciudadana. Ni el comunismo, ni la guerra, ni la destrucción del capitalismo mundial son necesidades de Venezuela, y mucho menos los caminos para la superación de problemas materiales y concretos que agobian a la población de todos los niveles socioeconómicos, por más que el gobierno se empeñe y afane por todos los medios de alienar al ciudadano común de sus verdaderas carencias para intoxicarlo con ánimos guerreros.

Ocuparse del desempleo, el empobrecimiento, la educación, salud, seguridad y el resto de etcéteras que se apilan en el terreno de lo olvidado por el régimen, exige un cambio sustancial en la direccionalidad de la política del país. De allí que el cuarto propósito viene a ser restablecer el pluralismo democrático en la conducción nacional, restaurar a la Legislatura como recinto activo para la representación y promoción de los derechos del pueblo, y asumir un programa de desarrollo y crecimiento como verdadero compromiso de las autoridades, en lugar de un desquiciado plan de destrucción de la capacidad empleadora y productiva de la economía del país. Si el empoderamiento del pueblo es condición para su propia superación, no hay otro camino conocido que la democracia en permanente evolución, muy distinto al socialismo del siglo XXI, que es un proyecto de empoderamiento de la claque minúscula de un solo partido.

Finalmente, hay que concluir con un quinto, que reúne varias cosas.

Sacudir los efectos de esa modorra ciudadana en la que se ha caído por culpa de varios factores, entre ellos la invasora propaganda estatal y el aburrimiento que provocan algunos dirigentes políticos. Recuperar aquello que Esquilo llamó a través de Prometeo las ciegas esperanzas en lo humano, que es lo que el régimen quiere extirpar. Y prepararse uno mismo y a la población toda para la movilización ciudadana con miras a elegir otra Asamblea Nacional con nueva sangre y alma, y compromiso con las mayorías y sus necesidades reales.

¡Feliz Año y Feliz Constancia para el 2010!

El Universal

dfontiveros@cantv.net