Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Ahmadineyad y la amenaza nuclear. José Toro Hardy

Luce difícil que Israel aguarde su destrucción de brazos cruzados. ¡La paz del mundo está en juego!

En declaración conjunta los presidentes Barack Obama de Estados Unidos, Nicolas Sarkozy de Francia y Gordon Brown -Primer Ministro de Inglaterra- lanzaron una contundente advertencia con respecto a los riesgos que representa Irán para la paz del mundo. Apenas unos días antes el presidente de Irán había pronunciado un discurso en la Asamblea General de la ONU amenazando una vez más con barrer del mapa a Israel, lo cual provocó el airado retiro del recinto de numerosas delegaciones. 

Más allá del mensaje directo en contra de los judíos, el discurso de Ahmadineyad recordaba al de un ayatolá radical, cargado de fanatismos religiosos, en el cual clamaba que la venganza contra Israel era exigida por Alá en repudio al régimen sionista Sin mencionarlo de manera directa, hizo alusión todo el tiempo a la figura del Mahdi, ese mesías de naturaleza semidivina a quien los shiíes denominan “el duodécimo y último imán”, que después de haber vivido en el año 860 de la era cristiana, hará su reaparición milagrosa ante la humanidad para encabezar una guerra santa que impondrá al Islam como única religión en el mundo. No son nuevas las menciones de Ahmadineyad a la figura del Mahdi en la ONU.

Ya hace dos años había concluido su intervención ante la Asamblea General con la siguiente oración: “Oh, poderoso Alá, te rezo para acelerar el surgimiento de tu última encarnación, el Prometido, ese ser humano puro y perfecto, el que llenará de justicia y paz este mundo”. De acuerdo con las creencias y tradicionesshiíes el “duodécimo imán” -descendiente del linaje de Mahoma- se manifestará nuevamente al mundo cerca de la ciudad sagrada de Quom. De la encarnación delMahdi no hemos tenido noticias, pero lo que sí acaba de conocer el mundo es que precisamente cerca de la ciudad de Quom -el simbolismo tiene significado- es donde se comprobó la presencia de una planta subterránea, bajo unas montañas, dotada de 3.000 centrifugadoras para el enriquecimiento de uranio que Irán mantenía oculta a los ojos de la humanidad. Cabe preguntarse: ¿habrá otras?

Como si todo lo anterior no fuese suficiente, pocos días después de la intervención de su presidente en la ONU, Irán ensayó una nueva generación de misiles Sejil de dos etapas y combustible sólido capaces de alcanzar el territorio de Israel. Lo único que les falta es la cabeza nuclear propiamente dicha, pero según algunos expertos, en pocos años podrían disponer de ella. Bajo esas circunstancias se produce la intervención de Obama, Zarkozy y Brown, exigiendo la aplicación de sanciones en contra de Irán -sin descartar ningún otro curso de acción, inclusive el militar- a fin de frenar los planes de Ahmadineyad a quien acusan de ocultar bajo su programa nuclear civil, otro de carácter militar. Por su parte Irán sostiene que sus objetivos son simplemente el desarrollo de la energía atómica con fines pacíficos. Si eso es así, ¿por qué ocultar una planta de enriquecimiento de uranio? El caso deberá ser ahora discutido el día 1 de octubre en Ginebra entre Teherán y el Grupo de los 5 (Rusia, Francia, China, Estados Unidos, Reino Unido y Alemania, a los cuales se unirá en esta ocasión la Unión Europea).

La posibilidad de aplicar sanciones dependerá de Rusia y China, ya que ambas cuentan con derecho a veto en las decisiones del Consejo de Seguridad de la ONU. Medvedev, presidente de Rusia, ha dicho que Irán llevará una posición constructiva y que abrirá las puertas de su centro secreto de enriquecimiento de uranio al organismo supervisor de la ONU. Por su parte China -fuertemente dependiente del petróleo iraní- al momento de escribir estas líneas no había expresado públicamente posición alguna. Cuando aparezca este artículo, ya habrá tenido lugar la reunión de Ginebra y conoceremos sus resultados.

Y mientras tanto Israel espera las decisiones que se tomarán en la ONU. Sabe que si el organismo no es capaz de frenar los planes iraníes, en algún momento Ahmadineyad intentará cumplir la promesa de barrer del mapa a la nación judía. Sin embargo, si algo no detiene a Irán, luce difícil que Israel aguarde su destrucción de brazos cruzados. ¡La paz del mundo está en juego! Y en medio de este terrible juego de proporciones dantescas, surge de pronto involucrado -tomando partido a favor de Irán y sin que nadie entienda en qué favorece eso a su país- una figura latinoamericana, cuyas acciones dieron motivo a la apertura de una investigación por parte del fiscal Robert Morgenthau.

JOSÉ TORO HARDY ― EL UNIVERSAL

pepetoroh@gmail.com