Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Alicia en el País de las Maravillas. José Toro Hardy

El “riesgo país” de Venezuela ha sido calificado como el más alto del mundo.

Recientemente vimos al ministro de Finanzas, Nelson Merentes, presentando en la Asamblea Nacional el Proyecto de Presupuesto para el año 2014. Merentes es matemático de formación. Eso hizo que me viniera a la mente el nombre Charles Lutwidge Dodgson -también matemático- quien bajo el seudónimo de Lewis Carroll escribió en 1865 una obra titulada “Las Aventuras de Alicia en el País de las Maravillas”.

¿Recuerdan la obra? Concretamente imaginé al Sombrerero Loco, quien había sido condenado a muerte por la Reina de Corazones por “cargarse al tiempo”, tratando de meter un lirón dentro de una tetera.

Algo así está haciendo Merentes. Está tratando de acuñar un presupuesto fantasioso dentro de una tetera. Por supuesto, como se trata de Alicia en el País de las Maravillas, cualquier coincidencia entre ese presupuesto y la realidad no pasará de ser una simple maravilla.

De hecho, el ministro nos trata de vender la idea de que conforme a su presupuesto maravilloso, la inflación bajará en el 2014 a una cifra que estará entre el 26 y el 28%. Lo que verdaderamente preocupa es que conforme al presupuesto del gobierno presentado para el año 2013, la inflación rondaría el 28% cuando las evidencias muestran que este año superará el 50%. Más aún, si vamos algo más atrás, el gobierno había ofrecido para el 2011 una inflación de solamente un dígito y ya vemos lo que pasó.

El ministro también nos habla de que no habrá devaluación y que el PIB crecerá entre un 4% y un 6%.

Eso me hace pensar que la Reina de Corazones tuvo razón en condenar alSombrero Loco por “cargarse el tiempo”. Y es que este Sombrero parece vivir en otro tiempo y todo tiempo pasado fue mejor.

La realidad es que la Venezuela de hoy está cargada de deudas. El “riesgo país” de Venezuela ha sido calificado como el más alto del mundo (muchos piensan que entraremos en default). Nos consideran más riesgosos que Argentina y Bielorrusia. Como consecuencia de ello el país, que enfrenta un fuerte déficit fiscal, tendrá que pagar una prima de riesgo equivalente a 10,12 puntos porcentuales por encima de lo que paga EEUU por nuevos financiamientos. De hecho, en el presupuesto del país de las maravillas, el año que viene habrá que pagar un 55% más que este año por concepto del servicio de la deuda (más de lo que se destina al sector salud). Me temo que la realidad será mucho peor que eso.

Para colmo, los precios del petróleo no están atravesando por su mejor momento, ni los niveles de producción petrolera tampoco. Los niveles de productividad de Pdvsa se han venido al suelo en tanto que su endeudamiento se ha ido al cielo. El resultado es que el ingreso petrolero va a ser menor que el actual. Aunque el Sombrero dice que los precios del petróleo se calcularon en apenas US$ 60 por barril, la realidad es que todos sabemos que la diferencia entre el precio real y el presupuestado también se gasta al margen de presupuesto a través del Fonden, Pdvsa y otras trapacerías fiscales que sirven para evadir los controles.

Como consecuencia de ello el gobierno se verá forzado a devaluar. Devaluar en Venezuela significa que el BCV imprimirá mayor número de bolívares por cada dólar de ingreso petrolero.

Si a ello sumamos la enorme cantidad de bolívares que se vienen imprimiendo por distintas vías (pero que en realidad no tienen respaldo alguno), nos enfrentaremos a un crecimiento de la Base Monetaria sin precedentes. De hecho, ya Venezuela es el país de la América Latina con mayor Base Monetariacomo porcentaje del PIB. Ese dinero, calificado como High Power Money(moneda de alto poder) -que incluye moneda, papel moneda y reservas en el Banco Central- se caracteriza por ser un fuerte detonante de fuertes procesos inflacionarios.

De manera que hoy Venezuela es la economía latinoamericana con menor crecimiento, con menor transparencia, con mayor déficit fiscal, con mayor caída de sus reservas internacionales, con mayor devaluación, con mayor escasez, con mayor inflación, con mayor percepción de riesgo, con mayor base monetaria, con mayor dependencia de un solo producto y la que está cada vez más divorciada de las realidades económicas del mundo.

Llegó la hora de que los venezolanos, condenados a muerte por la Reina de Corazones, volvamos a crecer hasta nuestra estatura normal para poder despertar de esta pesadilla terrible que se parece tanto a las Aventuras de Alicia en el País de las Maravillas

JOSÉ TORO HARDY ― EL UNIVERSAL
pepetoroh@gmail.com
@josetorohardy