Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Análisis Costo Beneficio: Ley Orgánica de Cultura. ¿Promociona o centraliza las políticas públicas del Sector?

El día 13 de agosto de 2013, en un contexto de extrema polarización dentro de la Asamblea Nacional, caracterizada por la violencia política verbal de la mayoría oficialista, del desconocimiento de la representatividad de los parlamentarios de oposición y de ideologización del tema cultural, se sancionó la Ley Orgánica de Cultura (LOC), un texto legal que lejos de crear condiciones efectivas para la garantía, fortalecimiento y difusión de los derechos, iniciativas, recursos y actividades vinculadas con el estudio, práctica y desarrollo de la cultura en Venezuela, impone la centralización, ideologización y monopolio estatal de las decisiones y administración de los fondos en este sector.

Los artículos 30 y 31 del texto sancionado crean el Fondo Nacional para la Cultura (FNC), que recibirá aportes  de entes estatales y privados, y establecen que las personas jurídicas estatales y privadas con actividad económica en el país “cuya utilidad neta o ganancia contable anual supere las veinte mil unidades tributarias (20.000 UT) aportarán el uno por ciento (1%) de sus ganancias netas al Fondo” invocando como justificación el principio de corresponsabilidad, aporte que no supondrá desgravamen del impuesto sobre la renta.

La LOC afecta en tres sentidos los derechos de propiedad y a la libre empresa en el ámbito cultural:

1) priva sin justificación jurídica del uno por ciento (1%) de sus ganancias a las empresas privadas, ya que éstas no son las que tienen la obligación constitucional de invertir recursos en actividades culturales sino el Estado;

2) priva a Fundaciones y otras formas privadas de preservación, estudio y difusión de la cultura de los recursos que recibían mediante convenios, donaciones o aportes de las empresas privadas que ahora deben pagar la contribución parafiscal del uno por ciento (1%) antes mencionada;

3) incluye declaratorias de interés cultural en exceso generales y abiertas, que facilitan la conversión en propiedad estatal de bienes de propiedad privada material e inmaterial que se declaren bienes de interés cultural, sin pago previo de una justa indemnización.

En general, cabe concluir que la LOC, además de inconstitucional, es económicamente regresiva, porque afecta la propiedad privada, hará menos eficiente el financiamiento del sector cultura, aumentará el centralismo y la corrupción, y puede llevar a que la ya mermada inversión privada disminuya todavía más por lo que agrava la ya excesiva presión tributaria sobre las empresas, al tiempo que aumenta la posibilidad que por declaratorias presidenciales de interés cultural se pierdan terrenos o bienes que son necesarios para la actividad económica que se realice.

ACB Ley de Cultura LAHO

Descargar Análisis