Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Arte y libertad. Giancarlo Ibargüen

Como he dicho en otra oportunidad, NO puede existir arte donde el artista no goza de libertad para expresarse. El artista necesita oxigenarse con la libertad, pues sin ella se asfixia: en tal circunstancia, su obra deja de ser creación y pasa a ser nada más una imitación o un espejismo.

¿Cómo explicar entonces el desarrollo de las artes en épocas en las que la libertad y su ejercicio (especialmente por lo que se refiere a libertad política) han variado tanto en relación con el tiempo y el espacio? Compárese la producción artística de Francia y Gran Bretaña en el siglo XVIII… En el caso de Francia, compárese su arte antes y después de la Revolución de 1789, o bien el de Gran Bretaña, antes y después de la Revolución Gloriosa de 1688. La Francia absolutista produjo grandes obras de arte en todos los sentidos. La Gran Bretaña liberal también. No existe, pues, una relación entre el sistema político y la producción artística. Intentaré dar una explicación: hasta en los sistemas más despóticos, los artistas han gozado de algún grado de libertad para actuar y para crear. En otras palabras: los artistas que crean, que hacen arte, se viven en micro-ambientes de libertad; en burbujas de oxígeno, que les permiten respirar, dar forma a lo bello y encaramarse incluso hasta lo sublime.

Pero no todos los artistas crean arte, y algunos que se dejan envolver por el clima posmodernista vacían ideológicamente sus burbujas de oxígeno. Ejemplos de lo que intento decir pueden ser estos: se pretende 1) que todo lo que se exhibe como arte tiene valor artístico; 2) que se rechacen los estándares cualitativos; 3) que se vea de menos la creatividad y la originalidad individual; 4) que se le reconozca más relevancia al multiculturalismo que a la propia expresión individual; etc. Me parece que el movimiento posmodernista ejerce una presión asfixiante en el desarrollo del arte. Se olvida que, antes que artista, el artista es persona. Se olvida también que el arte se aprecia y se valora desde la virtuosidad, el estilo y la imaginación del artista que crea y ejecuta libremente.


Giancarlo Ibargüen Rector de la Universidad Francisco Marroquin, Guatemala
Artículo publicado en el diario guatemalteco Nuestro Diario, el día jueves 22 de noviembre 2012