Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Aspectos Vitales Para Una Calidad De Vida Decente.

Un desafío para después de las primarias

Además de contar tanto los trabajadores con un salario generado por una economía sostenible como unas compensaciones adecuadas para los técnicos y administradores de acuerdo a su cargo, una sociedad debe contar con servicios públicos básicos eficientes extendidos a escala nacional. Por sus características, uso común, utilidad y por haberse hecho indispensable en los tiempos modernos, señalamos aquellos servicios básicos a los cuales deben poder tener acceso la población en general, entre los cuales citamos:


1. Electricidad y gas; 2. Agua potable; 3. Servicios de aguas servidas y drenajes; 4. Servicios de salud y educación; 5. Salubridad pública; 6. Seguridad ciudadana con una administración de justicia, justa y oportuna: 7. Vialidad urbana e interurbana, 8. Puertos y Aeropuertos; 8. Servicios de Comunicaciones en red; 9. Transporte urbano interurbano, aéreo y marítimo; 10. Seguridad y resguardo fronterizo. El orden en que deben ser atendidos dependerá del grado de desarrollo o subdesarrollo de cada país en que se encuentran dichos servicios, en sectores o área del respectivo país.
En la Venezuela del régimen actual, por el estado de gravedad en que se encuentran cada uno de estos servicios, es muy difícil determinar un orden de prioridades; a ello hemos llegado tanto por el grado de abandono en el cual han venido cayendo todos los servicios públicos por falta de atención adecuada, como por el resultado del apresuramiento con el cual se han venido atendiendo las emergencias ya que, incluso, la pésima calidad de las reparaciones han venido agravando la situación; y, finalmente por la falta de planificación de las grandes obras que un gobierno debería haber realizado para complementar y ampliar las estructuras existentes a fin de equilibrar las necesidades de la población.
Cuadro extremadamente crítico, consecuencia del cortoplacismo que se ha agravado al extremo en estos últimos trece años y la percepción es que el estado de cada uno de estos servicios en todo el país y especialmente en el área metropolitana de la capital y de la gran Caracas, bajo el régimen actual no tienen solución sino que se está agravando por las improvisaciones como las que se pretende enfrentar el problema de la vivienda, construyendo otra Caracas dentro de Caracas, utilizando aéreas de esparcimientos o sectores sobre poblados sin una planificación para los servicios básicos necesarios, especialmente en zonas con graves deficiencias, en una ciudad amenazada por los enclaves de marginalidad en alguna zonas céntrica como en los cinturones de las barriadas que circundan la ciudad las cuales se han extendido a las áreas adyacentes a la capital, donde las condiciones de vida son intolerables, todo esto ha generado un caótico cuadro que pone en evidencia que quienes han venido ejerciendo el poder a partir de 1999, con la ventaja de haber contado con los más altos ingresos de la historia generados por el petróleo, pretenden perpetuarse en el poder cuando resulta evidente que no gobiernan para el futuro del país y muchos menos a favor de ellos mismos como que si fueran de paso.
Es un problema de gigantescas dimensiones tanto por su extensión como por su complejidad, que si bien es cierto, no podrá resolverse en el corto plazo y menos en el de un solo gobierno, no es menos cierto que si no se toman decisiones inmediatas encuadrando las acciones en un Plan de mediano y de largo plazo, la situación se volverá catastrófica; en todo caso, cualquier sea al gobierno que asuma al poder a partir de 2013, deberá enfrentar gigantescas dificultades las cuales requieren de soluciones inmediatas y, al mismo tiempo programar, con la aplicación de políticas públicas, dirigidas a un saneamiento general sin lo cual no será posible poner las bases para un crecimiento que haga posible mejorar progresivamente las condiciones ambientales y de vida de la población; y, por cuanto de fuentes bien informadas se ha alertado de que este régimen tampoco ha hecho estudios de factibilidad para que se proyecten la cobertura de las necesidades futuras sino que se ha limitado a construir -desmejorando los proyectos y la calidad de las obras- sobre la base de planificación de los gobiernos anteriores, se corre el riesgo de que si no actuamos, quedaremos con los servicios colapsados y sin planes para futuras obras. Las evidencias son que los apagones y el racionamiento, son más frecuentes, y sin luz no hay vida.

Por lo tanto, a para evitar esta situación llegue a los extremos intolerables, es urgente que las organizaciones de la sociedad civil, empresariales, profesionales y de las preocupadas por el orden ambiental -las cuales siendo más permanentes que los gobiernos, incluso que las dictaduras- asuman de una forma inmediata el desafío de formular unos lineamientos generales, para el diseño de plan orgánico de obras, para llenar el vacío que existe por las irresponsabilidades que no tienen justificación alguna, que orienten -cual sea el próximo gobierno- en asumir la inaplazable responsabilidad de institucionalizar una programación para atender a esta calamidad, empezando por lo más urgente y perentorio como lo es superar las dificultades que se están generando en la ciudad capital y en las principales ciudades del país, para ir dotando de los servicios necesarios especialmente de vialidad urbana, drenajes y de agua servidas. No esperemos más; el país se recuperará y los hará en forma más rápida, en la medida que nos ocupemos ahora.

Por Eddo Polesel