Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Barriles de Papel No 25: Crónica de una destrucción

BARRILES DE PAPEL No 25: Crónica de una destrucción
Ing. Diego J. González Cruz
21 de marzo 2008

A comienzos de 1999 Petróleos de Venezuela, ofrecía a los ciudadanos venezolanos y al mundo su Informe Anual 1998. Un documento con una presentación y contenidos de primera calidad, como debe ser de una Corporación de categoría mundial. El trabajo estaba dividido en tres ejemplares: el primero contenía el Informe de Actividades propiamente dicho, el segundo los Estados Financieros y un tercer tomo dedicado a los temas de Seguridad, Higiene y Ambiente. Por supuesto, el documento recogía la última gestión de la estatal presidida por el ingeniero de petróleo Luís Giusti y su equipo gerencial.

El Informe estaba presentado por el ingeniero civil Roberto V. Mandini, primer presidente nombrado por el inaugurado presidente de la Republica, para crear la nueva PDVSA, la que iba a ser de todos. Vale la pena transcribir algunos párrafos del “Mensaje” escrito por Mandini, que encabeza el documento:

(…) el negocio petrolero experimentó significativos reveses en 1998… llevó los precios del barril a sus niveles mas bajos en las ultimas décadas (…) En estas circunstancias, PDVSA demostró una vez más su solidez. El balance que presentamos al accionista refleja realizaciones positivas en los más importantes indicadores, producto del esfuerzo sostenido de nuestro personal (…) Asumimos la dirección de la Corporación en una situación difícil para el negocio, pero con el inquebrantable propósito de alcanzar la máxima creación de valor para el accionista, mediante el mayor aprovechamiento de las oportunidades de los mercados y la efectiva utilización de activos (…) En este sentido, nuestra nueva dirección está caracterizada por la concentración en las actividades del negocio, el desarrollo del gas y la petroquímica, así como el incremento de la competitividad fundada en los Centros de Excelencia (…) De esta forma continuamos en el camino que nos señala nuestra visión … basada en ser un modelo de meritocracia y motivación al logro …

El alto funcionario, que llegó para cambiar a PDVSA, era quien escribía esa introducción a sin duda una buena gestión, como fue la de 1998. No podía olvidar su formación de la ExxonMobil, de la Creole Petroleum Corporation, ni la de Lagoven, Meneven, Corpoven y Citgo, y menos su maestría en ingenieria mecánica obtenida en la Universidad de California. Seria por eso que solo estuvo 7 meses en el cargo. Sin embargo, durante su gestión y la de su sucesor, lograron la salida de la mayoría del tren directivo de PDVSA y de las filiales. La prensa nacional habló de más de 150 altos ejecutivos. Luego serían nombrados sucesivamente cuatro presidentes en la estatal, quienes entre “cajitas felices”, arreglos de jubilación y listas interminables en un tabloide, cumplirían la tarea encomendada: el retiro del resto de sus mejores recursos humanos.

Para explicar el grado de deterioro de la industria petrolera nacional, es suficiente analizar los principales indicadores, por áreas de negocios, comparando 7 años de la PDVSA que se concentraba en las actividades del negocio de los hidrocarburos (1992-1998) con 7 años del proceso de decadencia (1999-2005) –aclarando que el 2006 y 2007 han sido peores que los 7 anteriores. Para este análisis es importante destacar que las cifras que se muestran son de fuentes oficiales, especialmente del Ministerio de Energía y Petróleo (Informe anual Petroleo y Otros Datos Estadísticos-PODE), Informes de PDVSA a la SEC y declaraciones oficiales aparecidas en la página Web de PDVSA y recogidas por la prensa nacional.

Exploración:

La exploración por hidrocarburos es fundamental para reponer las reservas que se producen. En materia de exploración se eliminó el desarrollo del programa exploratorio múltiple, con la participación de empresas privadas, las Asociaciones de Exploración a Riesgo y Ganancias Compartidas (AERGC). Figura creada para incrementar las reservas de crudos medianos, livianos y condensados (no las de la Faja, esfuerzo fútil, pues su Petróleo Original en Sitio (poes) y otros datos de recursos ya fue calculado por el geólogo Aníbal R. Martínez para 1999, con datos de PDVSA). Era la forma de evaluar los cientos de prospectos exploratorios identificados y que la petrolera estatal no tenía los recursos económicos para acometerlos. Este esfuerzo tuvo un éxito exploratorio estadístico sin precedente: de 8 áreas otorgadas, resultaron 3 descubrimientos, el 37,5%. Sí ese esfuerzo se hubiera continuado sobre las mas de 600 áreas prospectivas señaladas por PDVSA en sus planes, con digamos un 20% de éxito hoy se tendrían en desarrollo por lo menos 120 nuevos campos petroleros, no gigantes pero si medianos y modestos, tipo La Ceiba, Golfo de Paria Este y Oeste y POSA, y existieran miles de empleos directos e indirectos en nuevas empresas operadoras y en compañías proveedoras de bienes y servicios.

A continuación se presentan los principales indicadores de la gestión exploratoria, donde se demuestra el deterioro que ha tenido la actividad:

1992-1998 1999-2005
Sísmica de exploración 2D y 3D (Km.2): 54.017 26.121
Pozos exploratorios iniciados más arrastre 253 152
Descubrimientos de reservas (millardos Bls.) 1.835 1.062
Total nuevas reservas (millardos Bls.) 20.671 11.855

Producción:

En materia de producción, aún cuando el sector oficial habla de mas de 3,0 millones de barriles diarios de producción, la OPEP y las Agencias internacionales AIE y EIA la sitúan en no mas de 2,4 millones diarios de producción.

La actividad de producción es donde se refleja mejor la destrucción de la industria petrolera nacional. Se desmanteló el esfuerzo sostenido que se produjo con la política de los Convenios Operativos, las AERGC, y las Asociaciones de la Faja para aumentar la producción de petróleo y gas. Gracias a ellos logró formarse 33 nuevas empresas operadoras, 3 Convenios con Universidades nacionales, 3 AERGC, 4 Asociaciones en la Faja, y Bitor-Sinovensa. Los Convenios alcanzaron una producción tope de 518.000 barriles diarios (b/d) y la Faja 663.000 b/d, incluyendo 61.000 b/d de Bitor-Sinovensa, y las AERGC ya mostraban alguna producción. Una producción adicional cercana a los 1.200.000 barriles diarios. Hoy las autoridades estatales reconocen que esos niveles de producción han disminuido.

Esa política también tuvo como hecho positivo la creación de la Asociación Venezolana de los Hidrocarburos (AVHI – http://www.avhi.org/), que reúne a las 26 empresas productoras diferentes de PDVSA. La AVHI tiene todavía como misión:

(…) Promover un clima competitivo para la inversión privada y contribuir a la formulación y ejecución de políticas públicas orientadas al desarrollo de una robusta y eficiente industria de los hidrocarburos de Venezuela.

En su página Web se puede leer la excelente labor económica y social que realizaron, para beneficiar a más de 1.122.400 personas de todas las edades, incluyendo la población indígena venezolana. Sin demagogia ni populismo. Una excelente Asociación nacida para perdurar que hoy parece estar languideciendo. Una institución llamada a tener cientos de empresas en su seno por el potencial de hidrocarburos que tiene el país (Su equivalente canadiense, la CAPP tiene 140 miembros – http://www.capp.ca/ ).

Para comprobar el grado de deterioro ocurrido en la industria petrolera entre 1998 y 2005, basta comparar la actividad de perforación y la situación de los pozos cerrados capaces de producir: Los números que siguen muestran la ineficiencia de la PDVSA de hoy en una actividad fundamental como es la perforación y el mantenimiento de pozos:

1998 2005

Pozos perforados, evaluados y suspendidos 640. 302
Pozos completados 749 115
Total de pozos capaces de producir 29.587 32.608
Pozos en producción 14.534 15.372
Pozos cerrados capaces de producir: 15.053 17.236
Pozos esperando abandono 1.241 1.377
Pozos abandonados 9.051 11.936

Para 2005 el 52,9% de los pozos capaces de producir estaban cerrados. Para 2008 estimo que hay por lo menos 20.000 pozos en esa situación. Así también, hoy hay mas pozos esperando abandono y abandonados. Estas cifras son críticas, porque a menor el numero de pozos produciendo menor serán las reservas recuperables.

Con respecto a los taladros en operación, en 1998 Venezuela tenia el 4,1% de los taladros activos en el mundo, en 2005 ese porcentaje bajó a 2,7%.

Refinación y Comercio:

Si se deterioran los procesos de refinación y comercio, lo que se produzca tendrá pobres resultados. El crudo procesado por las refinerías nacionales bajó de 1.056.100 b/d en 1998 1.013.210 b/d en 2005. Pero más crítico han sido los insumos a las refinerías, que cada vez se hacen más pesados, lo que aumenta la producción de residual de alto azufre. Así también, las exportaciones de crudo y derivados han disminuido, como lo demuestran las cifras de 1998 y 2005:

1998 2005
Total insumos 1.056,1 1.013,2
Crudo livianos 428,1 230,0
Crudo mediano 462,0 538,1
Crudo pesado 166,0 245,2
Gravedad promedio refinada (oAPI) 26,4 24,7
Exportaciones directas totales 3.081,6 2.481,0
Exportaciones directas de crudos 2.261,3 1.831,0

Es de destacar que esta situación ha producido la disminución de las exportaciones de crudos a nuestro principal y más importante cliente los EE.UU., de 1.445.600 b/d en 1998 a 954.800 b/d en 2005. Y la de productos refinados de 379.800 b/d a 255.900 b/d en las mismas fechas. Actividad que se argumenta ahora estar dirigida a otros mercados con fines meramente políticos, los cuales mayormente no cancelan, trabajan con trueque, están subsidiados o donde se vende con descuentos.

Así también no debe olvidarse el sinnúmero de accidentes ocurridos en las diferentes refinerías del país con pérdida de vidas y de activos, a partir de 2003.

Otro hecho para demostrar el deterioro de lo que estaba funcionando, fue la eliminación del exitoso negocio de la venta de Orimulsión® como combustible ideal para plantas eléctricas que funcionan a carbón. Un producto que se fabrica con el bitumen que se puede producir de la Faja, y del cual hay ingentes recursos (34,5 % del total del poes de la Faja), el cual en nada iba a dificultar o reducir el otro negocio de la Faja como es el de producir y mejorar sus reservas de crudos extra pesados (65,5 % del poes). Se les insistió hasta el cansancio que los dos negocios eran factibles de llevarlos adelante, pero privó el afán de borrar lo bueno que había.

Mercado Interno:

En materia de mercado interno, se destruyó el esfuerzo que comenzó con la creación de la empresa Deltaven para competir en el naciente mercado que se abría al permitir que las empresas internacionales y particulares venezolanos instalaran estaciones de servicio y conveniencia en todo el país. Los venezolanos habíamos sido testigos del vuelco que ocurrió en el sector, al pasar de ver estaciones sin servicio de aire o agua y menos de auto lavado, a tener estaciones del primer mundo hasta con servicios bancarios, mini mercados, venta de periódicos, etc. La política gubernamental produjo la salida de empresas como la Shell, y las que se quedaron no hicieron más inversiones.

Gas:

Venezuela ha perdido la gran oportunidad que tuvo de desarrollar la industria del gas en toda su cadena de valor, como lo permite la Ley Orgánica de Hidrocarburos Gaseosos en 1999, tan promovida por el presidente de la República por todo el mundo, cuando invitaba a la “fiesta del gas” en el país. Las expectativas de gas que hay en el mar territorial deberían estar en completo desarrollo, no esa tímida actividad que se observa en la Plataforma Deltana, donde solo se han otorgado 3 licencias. De las 7 licencias licitadas en tierra en el año 2.000 apenas hay una menguada producción de no más de 120 millones de pies cúbicos diarios (MMPCD). Las 5 licencias otorgadas al oeste de Paraguaná marchan a paso de morrocoy, y el famoso proyecto Mariscal Sucre (ex Cristóbal Colón) continúa durmiendo el sueño de los justos. Hoy todas las capitales del país y la mayoría de los municipios deberían disfrutar de sistemas de gas por tuberías, pero no es así. Colombia en el mismo tiempo, ya tiene más de 300 municipios con gas por tubería, y hasta exportando gas a Venezuela.

Las reservas de gas se elevaron apenas de 146,6 billones de pies cúbicos (TCF) en 1998 a 152,4 TCF en 2005. Incremento insignificante una vez aprobada la Ley Orgánica de Hidrocarburos Gaseosos en 1999, si se compara por ejemplo con el incremento de reservas que tuvo Bolivia en el mismo periodo.

En términos de utilización, el gas arrojado se elevó de 5,5% del total disponible en 1998 (6.014,9 MMPCD) a 9,9% del disponible en 2005 (6.809 MMPCD). Esto se refleja en las cifras de gas vendido, que según el PODE en 1998 representaron el 38,1% de la producción disponible, mientras en 2005 el gas vendido representó el 25,3% del gas disponible.

La crisis en materia de gas también se refleja en la producción de líquidos del gas natural (LGN), que es la fuente para abastecer el mercado interno de gas por bombonas. En 1998 la producción de LGN alcanzó los 182.933 b/d mientras que en 2005 fue de 169.700 b/d. Esta situación se refleja también en las exportaciones de los productos obtenidos del gas natural. En 1998 se exportó 73.699 b/d, mientras que en 2005 se exportó apenas 53.058 b/d, recordando de nuevo que todas las cifras, sin excepción provienen de los informes oficiales del MENPET, los PODE.

En materia de infraestructura para mover el gas, en los informes oficiales se lee que en 1998 había 3.823,6 kilómetros de gasoductos principales, mientras en 2005 4.030,4 Km., un crecimiento insignificante en 7 años, para las necesidades del país de infraestructura de gas para abastecer todos los estados por tubería. Por cierto, instalaciones indispensables para cualquier plan de hacer que el parque automotor funcione con gas comprimido (GNV). Si no hay gas por tubería disponible en todos los municipios ni pensar en el uso masivo del GNV.

Petroquímica:

En materia petroquímica, la industria proveedora de los fertilizantes para la agricultura y los plásticos para muchas industrias, en especial la envasadora de alimentos, la situación no puede ser peor, en especial por la falta de su insumo principal el gas natural. En 1998 la producción bruta fue de 4.294 millones de toneladas métricas (MTM) mientras en el 2005 solo llegó a 2.843 MTM reconociendo las fuentes oficiales que se utilizó apenas el 61% de la capacidad instalada, mientras en 1998 se empleó el 92% de la capacidad. Un dato interesante que aportan los informes oficiales es que la productividad en TM/hombre descendió de 1.202 en 2005 (3.572 empleados) a apenas 794 TM/hombre en 2005 (3.582 empleados).

Las ventas consolidadas de la industria petroquímica en el mercado de exportación descendieron de 1.476 MTM en 1998 a 1.176 MTM en 2005.

Finanzas:

Este sector ha sido suficientemente analizado por VenEconomia, CIECA, Oliver Campbell, Ramón Espinasa, Asdrúbal Baptista y José Guerra, entre otros expertos. Sin embargo vale destacar el incremento de los costos unitarios de producción y refinación en US//barril:

1998 2005
Costo de producción (incl. directos y deprec.) 3,52 5,36
Costo de refinación (incl. directos, cons. y deprec.) 2,09 3,73

En materia de distribución de los ingresos del sector en US$/barril producido, la situación no es más halagadora. Me permito copiar directamente la información oficial:

El Mundo y la OPEP:

En materia internacional la participación de Venezuela en la producción de petróleo ha descendido de 4,8% del total en 1998 a 3,5% en 2005.
En la OPEP teníamos el 11,9% de la torta en 1998, y en 2005 apenas el 8,1%. En capacidad de refinación entre los países de la Organización Venezuela pasó de tener el 13,7% de la capacidad en 1998 a 11,6% en 2005.

La Joya de la Corona:

En términos de futuro, lo peor de la destrucción de la industria petrolera venezolana es lo que está ocurriendo en el Campo Faja del Orinoco. Se han asignado bloques, con el inútil pretexto de ¨certificar¨ unas reservas, a un conjunto de empresas en su mayoría estatales, que no tienen ni el know-How, ni la experticia en la producción, manejo, mejoramiento y comercialización de crudos extrapesados, y mucho menos el músculo financiero para acometer la actividad que se requiere en la Faja, donde está la última oportunidad de envergadura para colocar a Venezuela entre los principales productores de petróleo del mundo hasta que éste preciado recurso deje de tener la importancia energética y política que tiene hoy, que sin duda ese día llegará y habremos perdido ese tren (recordemos las palabras del Jeque Yamani).

Ese gran esfuerzo que fue demostrar la factibilidad técnica y económica de producir, manejar, mejorar y comercializar esos petróleos y bitúmenes, a través de 4 Asociaciones Estratégicas, que el mismo Gobierno actual celebró su inauguración y éxitos en su momento, inclusive ofreciéndoles a sus promotores otorgarles áreas adicionales, terminaron con la caída de la producción y dos litigios con arbitrajes internacionales.

Falta de controles:

El Universal, en su edición del 15 de marzo 2008 informa que desde 2001 a 2007 la contribución social de PDVSA acumula 36.166 millones de dólares. Cifra que no ha sido sometida a contraloría alguna, y de la cual hay dudas de su resultado, Por lo demás, la misma ha ido a esos propósitos en desmedro de las inversiones y gastos que requiere la industria.

Conclusiones:

El país, y en especial sus élites políticas e industriales, así como las Asociaciones, Cámaras y las Sociedades profesionales relacionadas con el negocio de los hidrocarburos deben reaccionar para salvar su principal industria. Ya no hay más tiempo de continuar “pasando agachado, como los jugadores en el dominó”, como decía el Dr. Humberto Peñaloza.