Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Barriles de Papel No 27: Imperio, Propiedad Privada y Petróleo

¿Dónde reside entonces la profunda debilidad de esos cuatro insignes pensadores (Platón, Aristóteles, San Agustín y Santo Tomás)?
…¡en la imposibilidad radical de asumir la libertad individual
y la capacidad de acción consciente del hombre!
Emeterio Gómez, El Universal, 20 04 2008

La idea de la tierra como propiedad privada se originó en Inglaterra en 1538 pero sólo se generalizó e impuso 247 años después en América del Norte, donde cada ciudadano tiene la libertad de adquirirla (incluyendo el subsuelo). En la intersección entre los estados Pennsylvania y Ohio, vecino del pueblo East Liverpool-Ohio, hay una placa donde se lee “El punto del comienzo” – “1112 pies al sur de este punto comenzó la demarcación de las tierras públicas de los Estados Unidos”. Thomas Hutchins, (primer geógrafo de los EE.UU.), comenzó a cuadricular desde ese lugar el 30 de septiembre de 1785, y matemáticamente diseñado con un único sistema de medida, lo que se repetiría después en todo el territorio de esa Nación. En ese lugar, EE.UU. comenzó a tomar la forma geométrica que tiene hoy, desde Canadá hasta el Golfo de México y el Océano Pacífico, creando una estructura de propiedad privada excepcional en la historia. Por ello no es coincidencia que los estados y condados como se conocen hoy, estén casi en su totalidad definidos por límites que corren en dirección este-oeste, que coinciden con los paralelos geográficos, y en dirección norte-sur que coinciden con los meridianos; esta disposición y orientación se extendió también a la mayoría de los pueblos y ciudades (Ver mapa al final).

Ing. Diego J. González Cruz

Hutchins escribió que su propósito era medir esa tierra para que pudiera ser vendida. La gran idea fue transformar las sabanas, desiertos, bosques y montañas en propiedad, en dinero para los ciudadanos (Andro Linklater, Measuring America, 2002). Antes, en 1618, para atraer colonos a las nuevas tierras, se ofrecieron lotes de 50 acres (20,2 hectáreas) por $ 1,25 a los que se atrevieran a cruzar el océano. Mientras esto ocurría en los EE.UU., en el territorio de California, regido por España (1769-1821), a menos de 30 familias les fue permitido adquirir sus propias tierras.
El precursor de esta fabulosa y popular idea fue Thomas Jefferson, quien después se convertiría en el tercer presidente de la Unión (1801-1809). Esa idea tuvo el apoyo de otro padre fundador, George Washington (de profesión agrimensor o topógrafo). La idea se extendería luego a los territorios franceses al oeste, adquiridos por 23,2 millones de dólares en 1803, ocupados hoy por 15 estados de la Unión. Los lotes se venderían a un dólar el acre. Un informe de 1790 estimó que en los próximos 25 años el precio de acre llegaría a no menos de ocho dólares. Esto provocó un boom en la venta de tierras. Implantar esta idea no fue fácil, los indios que ocupaban parte de esos territorios no veían la necesidad de su demarcación y atacaban a los topógrafos; así también surgieron especuladores que solicitaron al gobierno adquirir parte de las tierras para venderlas con sobreprecio. Este proceso llevó más de 120 años, hasta aplicarlo en los estados Nuevo México y Arizona creados en 1912.

Hoy la tierra es propiedad de millones de granjeros y empresas. El Censo agrícola registra 2.128.982 de propietarios de 379,7 millones de hectáreas, de los cuales el 66% posee 72 o menos hectáreas. Y más interesante es el dato que de ese total, el 89,7% pertenece a individuos o familias, y sólo el 10,3% pertenece a socios, corporaciones familiares y corporaciones no familiares. De la propiedad de la tierra, como bien transable, el paso siguiente fue la creación de empresas de todo tipo. En los EE.UU. hay 23 millones de firmas, con cerca de 111 millones de empleados. La Bolsa de New York maneja 2.764 empresas y mueve 26 billones (1012) de dólares en acciones. La NASDAC (Bolsa electrónica) maneja 3200 empresas. Todas esas empresas son propiedad mayoritaria del pueblo norteamericano, por el acceso que tienen a sus acciones, ya sea desde colocaciones individuales, o a través de fondos de ahorro, de retiro o pensiones.

El petróleo

George Bissell al que puede llamarse con propiedad el creador de la industria petrolera, iba a cambiar el nombre de lo que hasta esa fecha se conocía como aceite de piedra (rock oil) para distinguirlo del aceite vegetal y de la grasa animal, y sucedería por coincidencia a apenas 129 kilómetros de East Liverpool. Se le ocurrió que esa sustancia usada hasta ahora como medicina, podía ser usada para iluminar y lubricar. Con esto en mente se asocio con otros inversionistas y con el profesor Silliman de Yale, autor del informe que demostraba que con una simple destilación del aceite de piedra se producían varias substancias, una de ellas un aceite con una gran capacidad de iluminar. Con este descubrimiento el grupo formo la compañía Pennsylvania Rock Oil Company en 1855. Casi al mismo tiempo el Dr. Abraham Gesner, médico canadiense convertido en geólogo y refinador, desarrollo un proceso para extraer aceite del asfalto y substancias similares y estas refinarlas para producir un aceite para iluminación al cual llamo kerosén (del griego keros por cera y elaion por aceite), del cual solicitó patente con ese nombre en 1854. Para 1859 se estima que en los EE.UU. había por lo menos 34 compañías produciendo kerosén del aceite de piedra.

Aunque exitoso, Bissell se planteo que ese negocio del kerosén no podía prosperar produciéndolo solamente de los menes, que para que se convirtiera en un verdadero negocio tenía que producirse en suficientes cantidades. Entonces se le ocurrió la idea de perforar cerca de los menes para encontrar la materia prima en abundancia (Antes en 1854 tres polacos, Ignacy Lukasiewicz, Titus Trzecieski y Mikolaj Klobassa iniciaron la industria petrolera en Europa, en el pueblo polaco de Bobrka, donde establecieron una “mina de petróleo”, perforando pozos “a mano” entre 30 y 50 m de profundidad). Bissell tenía que encontrar el candidato para realizar semejante tarea y conoció al hombre ideal Edwin L. Drake el Coronel (que no era tal). Lo primero que hizo Drake fue legalizar la propiedad de la tierra donde iba a trabajar, y luego buscar un perforador y encontró al herrero William Smith, quien con sus dos hijos perforo el famoso pozo de Titusville, que comenzó a producir petróleo el 27 de agosto de 1859. Inmediatamente la noticia se regó y comenzaron a llegar hordas de personas al pueblo de Titusville a comprar tierras, cuyos precios se multiplicaban cada día. Por supuesto Bissell fue uno de ellos. Los propietarios de las tierras, pero no operadores, cobraban exageradas regalías por el uso de sus propiedades. Ahora había suficiente petróleo para hacer kerosén, pero escaseaban los barriles para transportarlo (Se usaban los de whiskey, y llegaron a costar el doble del petróleo que contenían). John D. Rockefeller entraría en el negocio a partir de 1865.

De Pennsylvania se .paso a Ohio, Indiana, California, Kansas, Oklahoma y Texas. Estos hechos y más sobre la importancia que tuvo la propiedad de la tierra por los ciudadanos (y por ende del subsuelo) en el desarrollo de la industria petrolera norteamericana, están registrados en el excelente libro de Daniel Yergin: THE PRIZE. Un hecho que sobresale en toda esa historia es la mínima presencia del Estado y del Gobierno en ese desarrollo. A nivel de Estado se puede mencionar algunos de los entes reguladores: The Texas Railroad Commission (1891), The Commerce Comission of Oklahoma (1915) y mas recientemente el Minerals Management Service (MMS) que regula toda la actividad en el Golfo de México y la Federal Energy Regulatory Comission (FERC) que regula las industrias productoras de energia. Hoy están registradas 6.296 compañías en el área de extracción de petróleo y gas (Censo 2002).

Esta idea de medir la tierra y convertirla en propiedad es una muestra de la propuesta que realizó Klauss Jaffe, compañero en el Consejo Académico de CEDICE Libertad, en su libro La Riqueza de las Naciones (2007) al proponer un análisis multidisciplinario a los temas de la riqueza y la pobreza. El Centro de Políticas Publicas del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA), seria un foro conveniente para debatir sobre el tema de la importancia de la propiedad de la tierra, para el desarrollo y para derrotar la pobreza en Venezuela.

MAPA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA

(http://www.census.gov/population/www/cen2000/censusatlas/11_Work.pdf)

Referencias:

Daniel Yergin: The Prize, 1991, A Touchstone Book, New York
Andro Linklater: Measuring America, Walter Publishing Company, Ontario, 2002
Hernando de Soto: El misterio del Capital, Editorial Planeta, Bogota, 2004
Klaus Jaffe: La riqueza de las naciones, Editorial Equinoccio-USB y BCV, 2007

Sitios Web:

Polonia: http://www.geocities.com/mudsmeller/history.html#carpathian
Pennsylvania: http://www.geocities.com/mudsmeller/history.html#pennsylvania
Oklahoma: http://www.ogs.ou.edu/fossilfuels/pdf/OKOilNotesPDF.pdf
Texas: http://www.tshaonline.org/handbook/online/articles/SS/dos3.html
California: http://www.geocities.com/espee9164/oil.industry.html
http://www.geocities.com/mudsmeller/history.html#california
Censo 2002: http://www.census.gov/prod/ec02/ec0221i211111.pdf

Ing. Diego J. González Cruz
Caracas, 27 de abril 2008