Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
BCV: ¿Caja chica del gobierno? Jesús Alexis González

En total apego a una racional política monetaria el Banco Central de Venezuela (BCV) puede emitir bolívares en monedas y billetes luego de haber adquirido activos internacionales como oro y divisas (moneda con aceptación internacional) que son contabilizados como activo, todo ello como resultado de las exportaciones del país y tal emisión se denominadinero orgánico (con respaldo); de igual modo el BCV puede realizar emisiones cuando adquiere papeles de deuda (activo no financiero) a la luz de una operación de crédito interno básicamente representada por papeles de deuda del Estado venezolano. 

Es decir, cuando el BCV emite dinero soportado en títulos de deuda (bonos) lo hacerespaldado sólo por papelesque obviamente no tienen su origen en transacciones productivas corvirtiendose por tanto en un elemental asiento contable que toma la forma dedinero inorgánico (máquina de hacer dinero); o lo que es lo mismo no está respaldado con una mayor producción del aparato productivo nacional.

En este orden de ideas, en Venezuela 2013 la emisión de dinero inorgánico se situó por encima de los 280.000 millones de bolívares.

Es por demás conocido que la economía venezolana refleja actualmente un desequilibrio macroeconómico cuya expresión más tangible (con efectos devastadores sobre la sociedad) es la inflación que acumulada 1999-mayo 2013 supera el 1800% y para mayo 2013 alcanzó un 6,1% (la histórica más alta desde 1996), la cual es estimulada por el crecimiento masivo de la liquidez monetaria (cantidad de dinero en circulación) que, entre otros males, rompe con el obligante equilibrio en relación a la cantidad de bienes sujetos a ser demandados (escasez) habida cuenta que la masa de dinero aumenta a una velocidad superior al crecimiento de la producción, dentro de un escenario vinculado, por un lado, a la asistencia financiera del BCV  hacia entes gubernamentales (Gobierno central, PDVSA y otros) ante el hecho que la gestión pública viene experimentado en los últimos años un permanente déficit (más gastos que ingresos) que a la fecha se sitúa en un monto superior al 14% del PIB, situación que simultáneamente intentan paliar mediante emisión de deuda interna (en condiciones ventajosas) cuyo saldo para el IS 2013supera los 60 millardos de dólares apoyada por el acorralado ahorro nacional; y por otro lado, ante la puesta en marcha de una política monetaria expansiva para incrementar la demanda agregada con intenciones soterradas bien alejadas del acontecer económico.

El conocimiento económico es determinante al indicar que cuando un Banco Central adquiere papeles de deuda para luego emitir monedas y billetes lo hace en razón a una falta de liquidez en la economía, caso muy distinto al venezolano si observamos que en el período 2000-2013 la liquidez M1 (monedas, billetes, depósitos en ahorro y cuenta corriente)creció en más de un 6.000%, y en lo específico del lapso junio 2012-junio 2013 creció en un 65,9% hasta ubicarse en unos 830.000 millones de bolívares (cerca de 80.000 fueron emitidos para financiar a PDVSA); siendo que este impresionante crecimiento de la oferta monetaria fue impulsado, primordialmente, por el gasto público que se ha elevado desde un 29% del PIB en 1998 hasta un 44% en 2012, con una estimación 2013 por un monto superior a los 600.000 millones de bolívares. Tal como se deprende de la simple lectura de estas cifras (y de sus implícitas consecuencias) no resulta aconsejable ni conveniente que el BCV se convierta en una caja chica para financiar los compromisos del Gobierno, muchos de ellos de orientación populista.

JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ
@jagp611