Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Betancourt: una lección

¿Es necesario tener tantos precandidatos a las primarias?

Hoy 28 de septiembre se cumplen 30 años del fallecimiento de Rómulo Betancourt, sin duda el gran político y estadista de la Venezuela del siglo XX. Y pese a los errores en los que también incurrió en su senda política, uno de los hombres más comprometidos con la construcción de nuestra nación. Murió en la ciudad de Nueva York, como consecuencia de un derrame cerebral. Partió de este mundo con 72 años, dejando atrás una historia de vida rica en ejemplos y lecciones para todos aquellos combatientes por la libertad y la democracia en Venezuela y América Latina.

En esta crítica coyuntura en que nos encontramos, cuando observo tantos precandidatos opositores que aspiran a convertirse en el o la contrincante de Hugo Chávez (o su elegido) en las presidenciales de 2012, rescato una de esas lecciones: su inteligencia de abrirle el camino a los otros, de retirarse políticamente en pro del interés nacional.

Siendo aún joven y con gran poder e influencia, Betancourt decidió no volver a aspirar a la Presidencia de la República luego de haberla dejado en 1964, cuando con 56 años le entregó la banda presidencial a Raúl Leoni. Cumpliendo su palabra, no fue candidato en las elecciones de 1968 ni en las de 1973. En 1972, ante rumores de una posible candidatura presidencial suya, convocó una rueda de prensa y dijo: “Hay que darles ocasión de ejercer la primera magistratura, con todo lo que comporta de responsabilidad y satisfacción, a otros venezolanos”.

Creo firmemente en la pluralidad y en el derecho que tiene todo ciudadano de competir en elecciones y aspirar a cargos públicos. Pero en la situación política crucial y para nada normal que vivimos, me pregunto: ¿es necesario tener tantos precandidatos a las primarias?, ¿no sería más conveniente para el país que varios de los que evidentemente no tienen chance se abstuvieran y dieran paso a la generación de relevo que, también obviamente, quiere la mayoría de la población?

Nota: RB fue presidente por primera vez a los 37 años.

mteresa100@hotmail.com

El Universal

Miércoles 28 de septiembre de 2011