Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Bolsa, mercado y regulaciones

Publicado con autorización del autor

Por: Luis Pazos (*)

Lo sucedido en los Estados Unidos en relación a los créditos hipotecarios hace necesario distinguir entre la regulación negativa, que atasca las actividades económicas con burocracia innecesaria y la regulación positiva, que asegura el funcionamiento de los mercados en una forma transparente y honesta.

El haber otorgado créditos hipotecarios en EUA a personas sin la capacidad y las garantías suficientes fue un riesgo que corrieron las instituciones que otorgaron el crédito y se vale en el mercado, siempre y cuando no trasladen ese riesgo subrepticiamente a otros inversionistas o ahorristas. Fue injusto para muchos ahorradores que instituciones financieras les vendieran bonos hipotecarios con vicios que la mayoría de ellos desconocían. Varias instituciones financieras, con tal de expandir sus carteras, tuvieron manga ancha para “bursatilizar” títulos que no estaban debidamente garantizados.

Las expectativas negativas que causó ese problema, más la expectativa de recesión, llevaron a una baja generalizada de las bolsas y a la pérdida de millones de dólares en ahorros a ciudadanos que, sin deberla ni temerla, fueron víctimas de las actitudes poco profesionales de algunas instituciones de crédito en EUA.

El mercado funciona en base a instituciones que generan seguridad, garantizan la propiedad e intercambios libres, voluntarios y justos. En ausencia de leyes y de gobierno, los costos de transacción son tan altos que hay pocas operaciones en el mercado. Pero en presencia de demasiado gobierno, exceso de leyes y reglamentaciones, también se elevan los costos de transacción y son escasas las operaciones en el mercado.

La función de un buen gobierno es crear leyes e instituciones permanentes que garanticen un mejor funcionamiento del mercado en un ambiente de respeto a la propiedad, competencia, libertad y transparencia. Para que funcione bien el mercado es necesario que los fraudes, los engaños y los excesos sean minimizados antes de que causen daños, como fue el caso de los créditos hipotecarios mal dados en EUA.

* Profesor de Economía Política