Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Bozal de Arepa. Carlos H. Blohm

Es una Institución centenaria, casi parte de nuestro gentilicio. Somos, como dice Luis José Oropeza en su libro, un valle en el cual los verdaderos amos son los gobernantes de turno. No es fácil juzgar a aquellos que padecen bozal de arepa, y no es tiempo de recriminaciones sino de reconciliación, pero los síntomas están a la vista. La víctima directa es el tesoro nacional, pero los más afectados son justamente los bozaleados. El ser dependiente de un funcionario y no de su propia capacidad productiva es el peor castigo. Destruye la iniciativa al volver incompetente al beneficiado. Aún peor es la destrucción de la ética, pues no hay libertad de tomar decisiones económicas.

Por añadidura, el efecto colectivo sobre el fisco es el generar inflación por el exceso de gasto fiscal al subsidiar y la menor recaudación tributaria al estancarse la economía. Se perpetúa además el sentimiento de desprecio del sector estatal y académico hacia la incapacidad del empresariado criollo y para algunos la justificación de una ideología utópica. ¿Será suficiente su fracaso mundial y ahora acá?

Los cambios de divisas múltiples son oportunidades extremas de bozal de arepa. En cada sector afectado se impide la libre competencia, por lo que hay: (a) menor inversión y generación de empleo verdaderamente productivas (b) costos en divisas superiores por la posición monopólica creada por el estado, (c) empresas privadas anémicas, dependientes del gobernante de turno e (d) incertidumbre e inseguridad jurídicas sobre la propiedad y la libertad económica. ¿Podremos volver a tener libertad cambiaria?

Confiar en los emprendedores venezolanos nos podría convertir en una sociedad pujante y creativa que nos saque del marasmo económico, social y moral en el que estamos desde hace 4 décadas. Hay que quitarle las cadenas centenarias a nuestro sector emprendedor. Los cambios de una mayor libertad serían positivos e inmediatos. ¿Le daremos esa libertad a los jóvenes emprendedores?

CARLOS H. BLOHM | NOTITARDE
@carlosblohm