Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Buhoneros en Caracas

En los años setenta los italianos descubrieron sorprendidos que la economía de su país registraba un crecimiento muy dinámico gracias a la fuerza de lo que ellos denominaron la “economía sumergida”, que no era otra cosa que lo que entre nosotros se conoce como la informalidad. Pero en aquel caso esa informalidad se desplegaba en actividades productivas, notoriamente en industrias como la textil, de la confección y del calzado.

Como ha sido frecuentemente repetido, al lado del elevado número de desempleados, en la actualidad más de la mitad de la fuerza de trabajo de Venezuela se desempeña en el sector informal de la economía, pero, a diferencia de lo que fue la experiencia italiana, la mayoría de estos trabajadores esta ocupada en los servicios y el comercio ambulante. Con el mismo título de este artículo el economista Wladimir Zanoni acaba de publicar, bajo el sello editorial de Cedice, un breve pero sustancioso ensayo sobre una actividad que, al margen de otras consideraciones, se ha convertido en la causa central de la pérdida de los mejores espacios públicos de Caracas.

Una cualidad importante de ese trabajo es que la indispensable reflexión teórica, se sustenta en un estudio empírico entre quienes se desempeñan en esas actividades en el bulevar de Sabana Grande, la más emblemática concentración de vendedores ambulantes de la capital. Pero, además, él no se limita a la descripción ni al diagnóstico sino que se atreve a proponer políticas públicas para su superación en una línea que procura generar beneficios tanto para los buhoneros como para los ciudadanos cuyo espacio público ellos han incautado. El autor sostiene que, aunque ciertamente la informalidad, de la cual la buhonería es la manifestación más visible y cuantitativamente prominente, es una consecuencia del estancamiento económico, ella tiende a convertirse también en causa por varios motivos. Argumenta por ejem plo que, mientras mayor es el tiem po que las personas permanecen en el sector informal, más difícil les resulta el tránsito a las actividades del sector formal; señala igualmente que la persistencia y expansión del fenómeno presiona hacia la informalización creciente del Estado y de muchas de las actividades del sector formal.

ZANONI IDENTIFICA en el Estado (aunque quizá sería más exacto decir en el Gobierno) al gran promotor de la informalidad, frente a la cual sus funcionarios tienden a hacerse de la vista gorda por las ventajas políticas (apoyo electoral) y económicas (cobro de sobornos y comisiones ilegales) que ella les reporta. AUNQUE AFIRMA que la superación de la informalidad en general y de la buhonería en particular exige como premisa esencial la existencia de una dinámica de crecimiento económico, sugiere unas líneas de acción que a su juicio podrían contribuir a mitigar la situación en el corto plazo y quizá hasta abrir compuertas al crecimiento económico. Sin embargo, pese a la racionalidad y sensatez de sus planteamientos es difícil ser optimista en un contexto dominado por la sistemática demolición de instituciones fundamentales de la democracia, la desconfianza y el establecimiento de obstáculos cada vez mayores a la iniciativa privada, sobre todo a la nacional de pequeña escala, el populismo desbocado y la difusión capilar de los fenómenos de corrupción. No obstante su lectura es ampliamente recomendable, así sea solamente para saber cuánta irresponsabilidad de las autoridades se oculta detrás de tal situación.

Publicado en El Universal