Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Caballo viejo (2)

Cada día conocemos más personas de la tercera edad que sufren alguna forma de degeneración neuropsicológica, explicada por el aumento de la esperanza de vida. Cuando vivimos más tiempo, mayor es la probabilidad de que nuestro cuerpo se deteriore.

Así como continuamente ejercitamos nuestro cuerpo, debemos ejercitar nuestra mente para retrasar o evitar su deterioro. Hace algunos años, vi, que caminaba en mi dirección uno de los grandes poetas venezolanos, un intelectual. Como siempre he sentido curiosidad por lo que el venezolano lee y, como me di cuenta de que el poeta llevaba un libro en su mano, muy disimuladamente lo observé cuando pasó por mi lado. Fue grande mi sorpresa cuando me di cuenta que el libro del poeta era simplemente un cuaderno de pasatiempos, de aquellos que se consiguen en cualquier puesto de periódicos y que contiene un buen número de sopas de letras.

Ya que por casualidad conocía a su secretaria y asistente, le pregunté en cuanto pude sobre tan peculiar lectura, a lo que me respondió: “El poeta le gusta llenar las sopas de letras para ejercitar su mente”.

Otro caso a que me puede referir es el del Dr. Domingo Maza Zavala, quién falleció a los 88 años de edad, completamente lúcido. Su receta, según me manifestó un día, era el estudio, el recomendaba leer todos los días por lo menos una hora. Igualmente puedo citar el caso del Dr. Enrique Tejera París, quien pasados los noventa años de edad, está escribiendo sus memorias (editorial libros marcados) o el caso del Dr. Arturo Uslar Pietri, quien murió ciego pero completamente lúcido

Aunque no es garantía, como se ve en los casos anteriores ejercitar la mente a través de la lectura, ayuda a la lucidez en la tercera edad.

Nadie le puede exigir que se lean “la Guerra y la Paz” de Tolstoi de una sola corrida o el “Ulises” de Joyce. (lecturas complicadas a cualquier edad), pero podemos iniciarnos en una lectura agradable que nos motive.

Para lograrlo, primero debemos identificar un tema de interés, puede ser un pasatiempo o un juego de mesa que nos motive y, comenzar a leer una revista especializada en el tema, Luego continuamos con libros y así con el tiempo, estamos ejercitando la mente y de paso nos volvemos todos unos expertos. A lo mejor, dado su nuevo conocimiento, se le presenta una oportunidad de una nueva fuente de ingresos, Lo que le puedo asegurar es que una persona que hace algo que le gusta, es más feliz y su esperanza de vida aumenta.

Por: Narciso Guaramato Parra

guaramatoparra@gmail.com

@guaramatoparra