Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Más poder para los militares, menos país para ciudadanos

“En Venezuela, ni en años recientes, ni en realidad nunca hemos tenido una economía libre (…) el segundo mejor negocio es ser amigo, cómplice o sirviente de los dueños del Estado…”

Crisis económica venezolana, discurso pronunciado por Carlos Rangel en 1980 ante la Asociación Venezolana de Ejecutivos.

militares

Estas palabras fueron pronunciadas por Carlos Rangel en 1980 y fueron de algún modo una constante en sus obras Del buen salvaje al buen revolucionario y El tercermundismo.
Para quien vive y quiere este país es muy doloroso confirmar que estas palabras no fueron oídas y por el contrario estamos en un constante retroceso.
Una muestra de ello es la reciente creación por Decreto Presidencial de “una Empresa del Estado, bajo la forma de compañía anónima, que se denominará Compañía Anónima Militar de Industrias Mineras, Petrolíferas y de Gas (CAMIMPEG)”.
Esta empresa estatal, adscrita al Ministerio de la Defensa, se encargará de efectuar todo lo relativo a las actividades lícitas de servicios petroleros, de gas y explotación minera en general.
Imagínense el grado de retroceso que representa atribuirle a una empresa del estado administrada por militares actividades del sector petrolero, la empresa más importante del país y de la que lamentablemente depende el sector privado, de forma directa o indirecta.
Lo anterior es sumamente grave porque el poder político y el poder económico no pueden coincidir en un solo ente, porque el poder necesita controles y contrapesos, los que no existen en estas circunstancias. Como “el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente”, frase acuñada por Lord Acton, cuando el poder político y el poder económico son uno solo, inevitablemente se eliminarán los controles al poder y no habrá obstáculos para vulnerar derechos y libertades de los ciudadanos. Esta advertencia se agrava si el poder, y sin límites además, se otorga a los militares.

Hoy en día, si deseamos realmente rescatar las instituciones y garantizar efectivamente los derechos y libertades, definitivamente se debe cuestionar que el Estado sea propietario de los yacimientos; se debe eliminar el Petroestado; se debe superar la siembra del petróleo y el socialismo petrolero y se debe eliminar la presencia militar.

Con este último decreto presidencial ya la necesidad de iniciar la discusión de estos temas ha pasado a ser un tema de sobrevivencia, porque el régimen en los últimos años ha adoptado una serie de políticas destinadas a fortalecer el Petroestado, el Estado Patrimonial y el Poder Militar, todo lo cual contribuye a dejar cada vez menos espacios para los ciudadanos.

Si no entendemos que el Estado está para funciones como seguridad y jurisdicción; que ampliar sus espacios es dejar menos espacios para los ciudadanos; que ampliar sus espacios dificultará ejercer un control ciudadano sobre sus actuaciones; que el mercado es el mejor mecanismo de cooperación entre las personas y que el derecho de propiedad no sólo tiene una dimensión mercantil, sino que financia nuestros proyectos de vida y es un contrapeso del poder del Estado; ninguna propuesta que se efectúe para cambiar la situación actual tendrá éxito.

@arondon75

* Doctora en Derecho de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Directora del Comité de Derecho de Propiedad del Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad (Cedice Libertad). Profesora de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB).