Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Cáncer en el alma. Carolina Jaimes Branger

Continuamente en Twitter pasan mensajes pidiendo remedios para personas de todas las edades



La noche de la final del Concurso Cartas de Amor de Montblanc se le rindió un sentido homenaje a Eva Ekvall. En un evento anterior, Eva se había comprometido públicamente a trabajar para Senos Ayuda, fundación dedicada a prevenir, apoyar e informar sobre el cáncer de mamas.

Bolivia Belisario de Bocaranda, presidenta y motor de esa maravillosa iniciativa, con voz quebrada por la emoción, habló sobre Eva y sobre las vicisitudes que pasan los pacientes de cáncer en Venezuela. Contó, por ejemplo, del caso de los pacientes de El Sombrero, estado Guárico, donde los pacientes son trasladados a Caracas en un camión, como si fueran reses o cerdos, para llegar a un hospital donde en el mejor de los casos, les aplican la mitad de la dosis necesaria para su tratamiento.

Continuamente en el Twitter pasan mensajes pidiendo remedios para el cáncer para personas de todas las edades. Me impacta sobremanera cuando el paciente es un niño. En el concurso de Montblanc todos quedamos conmovidos por la carta que Susana González, una joven profesional madre de dos pequeños, le escribió sobre el tumor que le salió “cerca de su corazón, en la mama izquierda”.

No es poca cosa tener cáncer. Pero tener cáncer y no tener acceso a un tratamiento adecuado, es el calvario con la cruz a cuestas. Un tuitero a quien sigo, @LuisTrincado, decía el jueves pasado que “duele el alma ver la cantidad de peticiones de ayuda para conseguir medicamentos y tratamientos en este pobre país rico petrolero”.

Por eso me llena de ira que el Presidente de la República, quien supuestamente también padece de cáncer, no haya desarrollado (a la par del cáncer) la piedad para quienes -como él- lo padecen. Es posible, ¡claro que es posible!, pero no es justo que Chávez se haya dado el lujo de dilapidar la friolera de casi 13 millones de dólares (cifras del diputado Carlos Berrizbeitia) en su tratamiento. ¿Es que no mira hacia los lados? ¿No le inspiran compasión esos pacientes que son tan pacientes como él, pero que no tienen la chequera del gobierno y en ocasiones ni siquiera tienen chequera?

Si los CDIs y los médicos formados con tanta alharaca por el chavismo fueran tan buenos como dicen, Chávez debería haberse tratado en ellos y con ellos. Pero no. Los demás que se frieguen. Yo sí sé dónde Chávez tiene el cáncer: lo tiene en el alma.

@cjaimesb

EL UNIVERSAL
lunes 14 de mayo de 2012 12:00 AM