Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Capriles, el heroico. María Teresa Romero

Ha pasado a ser un fenómeno electoral y puede darnos una buena sorpresa.

Difícil predecir si Henrique Capriles finalmente se impondrá en esta nueva oportunidad electoral. Pero lo que sí es seguro desde ya es que pasará a la historia venezolana como uno de los políticos del siglo XXI más tenaces y sacrificados por el bien de su país y su democracia. 

Su recorrido por la difícil escena política nacional de los últimos 14 años, así lo evidencian. Como diputado, alcalde, gobernador, preso político y candidato presidencial se ha mostrado auténtico, transparente y valiente, enfrentando no sólo al gobierno, al PSUV, y al aparato cubano que desde los inicios de su trayectoria lo han querido destruir, sino también a muchos sectores opositores que tanto denostaron de sus capacidades y políticas.

En la actual campaña presidencial vemos a un Capriles crecido, en todo su esplendor político. Más seguro y arrojado que en el pasado, pese a que hace un mes ni chavistas ni opositores daban un medio por su candidatura. En esto ha sido esencial el haber mostrado en la práctica -no sólo en retórica- que así como aceptó su derrota en las elecciones del 7-O, ha sabido reconocer sus errores pasados. De allí que haya reconstruido su comando, su discurso y su estrategia de lucha electoral. Ello le ha traído réditos inmediatos.

Así, en sólo 10 días de campaña, ya algunas encuestas independientes reconocen sus posibilidades ciertas de ganar el 14-03 pese al ventajismo, el endiosamiento de la figura de Hugo Chávez y la contraofensiva oficial; y aunque todos los sondeos y voceros oficialistas dan ganador al “hijo de Chávez”, reconocen que la brecha entre los dos contrincantes se ha acortado y que la abstención chavista es su gran enemigo.

HCR ha pasado a ser un fenómeno electoral y puede darnos una buena sorpresa. Pero aunque no gane las presidenciales, la unión opositora que ha construido y la conexión que ha logrado con los venezolanos, dejará a la alternativa democrática con un líder real y bien equipada para los duros tiempos que se avecinan, aún más con el nulo de Nicolás Maduro como encargado del país. 

MARÍA TERESA ROMERO ― EL UNIVERSAL
Matero1955@hotmail.com