Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Carlos, Sofía y Liliana

En CEDICE vamos a celebrar los 30 años del libro clave de Carlos Rangel, Del Buen Salvaje al Buen Revolucionario. Será un foro con Américo Martín, Fausto Masó, Carlos Raúl Hernández y Martín Simonetta, invitado internacional. Presenta Caroline de Oteyza y modera Colette Capriles.

Tras conversar con Rocío, nos fuimos a Cumaná evocando hasta que punto ese libro nos influyó. Era 1976, aparecían nuestros primeros artículos y alguien nos pidió una crítica dura contra Carlos. ¡Escribimos mas bien una defensa entusiasta! porque el libro terminó de cambiarnos la visión del mundo. Un proceso que se había iniciado con Checoslovaquia, problemas del socialismo, de Petkoff. Y para toda la vida quedamos en deuda con ambos señores. Esperando el avión que nos llevaría a Sucre, no podíamos dejar de pensar en Carlos Rangel y en Sofía Imber. Nuestros primeros programas de televisión y la crítica feroz a la que nos sometían en la UCV por hacerle el juego al anticomunismo. ¡¡Quien iba a decirnos que un día estaría Venezuela ante la amenaza cierta del totalitarismo ñangara mas bestial y atávico!! Que angelical resulta en la distancia aquel anticomunismo de Carlos y Sofía, ante el miserable discurso de Ramírez en PDVSA. Ya en el avión, otro pensamiento nos asaltó. Leíamos Chávez no es de Izquierda, un artículo de Fernando Mires, valioso intelectual chileno al que admiramos mucho. Un texto tan inaudito que nos quedó la sensación de que no era de Mires sino que había sido escrito en los laboratorios chavistas de guerra sucia para confundirnos. Pero ese artículo nos recordó el motivo del viaje. Nos invitó el comando de Rosales para un coloquio sobre Comunismo, Democracia y Totalitarismo. Con una advertencia: “tendrás que enfrentar a un grupo de compañeros muy valiosos que están haciendo un gran trabajo a favor de Manuel”. Y por qué se supone que debo yo enfrentarlos, le pregunté a Cándida Cabello, la bella profesora que nos contactó. “Bueno, porque ellos dicen que están de frente contra el capitalismo, que Chávez no es comunista y ellos sí”. ¡Bienvenida la discusión con los compañeros rojitos que apoyan a Rosales! “Asomémosla ahora, no permitamos que nos obnubile y desarrollémosla después del 3D”, tal como dijo Liliana, una linda e inteligente joven, líder del grupo. “¿Cómo es posible, profesor, que usted defienda al capitalismo, la explotación del hombre por el hombre, un modelo económico que aplasta la dignidad del ser humano?”. Nada de eso es cierto, Liliana, pero aunque lo fuese, el problema es que no hay ningún modo de producción alternativo. El que había fracasó en la Unión Soviética y en Cuba y ustedes no tienen ningún otro que se diferencie de ese. “No lo tenemos profesor, pero no podemos cerrarle la puerta a la creatividad. El capitalismo no toma en cuenta la equidad y la justicia social. Nosotros proponemos un nuevo modelo de sociedad que se centre en esos dos valores”. El pequeño detalle, Liliana, es que ni la equidad ni la justicia social son nociones que estén en el núcleo duro de lo económico. Es necesario producir masivamente bienes y servicios, para ¡después! poder pensar en la justicia social y en la equidad. Por favor, chama, abre los ojos: el comunismo conduce inevitablemente a la pobreza y a la barbarie. ¡Por mas creativa que tu seas! Y porque Marx fue un buen señor que no sabia de lo que hablaba. ¿Por qué no usamos más bien la creatividad, para darle al capitalismo un contenido solidario?

Carlos Rangel

Publicado Diario El Universal 19/11/06