Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Caso Swizzleaks: ¿Un escándalo trivial o evidencia de corrupción?

El mundo se envuelve en una oleada de opinión pública cuando el diario francés Le Monde publica el domingo 8 de febrero una filtración de cuentas del banco HSBC de Suiza en Ginebra. Para el acontecer venezolano resalta que el tercer país con más dinero depositado en estas cuentas es Venezuela, de las cuales casi el 85% son pertenecientes al Gobierno Venezolano. En estas cuentas destacan Alejandro Andrade, ex-guardaespaldas del expresidente Hugo Chávez y ex-tesorero nacional, y Rodolfo Marcos Torres, actual Ministro para la Banca Pública.

Hervé Falciani, ingeniero y técnico informático del banco HSBC, fue quien descargó los datos y huyó a Francia. Acto seguido le entrego los datos en cuestión al diario Le Monde, quien en conjunto con el Consorcio de Periodistas de Investigación (o ICIJ por sus siglas en inglés) procesó la data y la sacaron a la luz pública la inmensa cantidad de nombres y sumas de dinero contenidas en esas cuentas. Estos datos conocidos también como la lista Falciani contienen más de 60.000 archivos de más de 100.000 clientes de más de 34 países de todo el mundo, de los cuales Venezuela resalta como el tercer país con más dinero en el banco detrás de Suiza y el Reino Unido con un monto registrado de 14800 millones de dólares. A motivo de contraste, esta cantidad es equivalente a más del 10% de los fondos del HSBC de Suiza y representa aproximadamente el 47,7% del monto total de cuentas Latinoamericanas en el banco.

De estos 14.800 millones de dólares, más de 12.000 millones de dólares son pertenecientes a cuentas relacionadas al Gobierno Bolivariano: Alejandro Andrade manejó más de 700 millones de dólares, dejando una suma de recursos de 11.900 millones de dólares a nombre del Banco del Tesoro.

Bajo los estándares de cualquier sociedad moderna libre, no se cuestiona el hecho de que una persona natural o jurídica pueda disponer de su dinero como plazca, por supuesto, siempre y cuando este sea obtenido de manera legal y transparente, siguiendo los lineamientos de legislaciones, tanto nacionales como internacionales. Es curioso, sin embargo, que un “Banco Nacido en Revolución” como lo es el Banco del Tesoro, el cual supone velar por el desarrollo nacional y “dé transparencia a las finanzas públicas”, de acuerdo a su misión y visión, contenga una exorbitante cantidad de dinero depositada en entes extranjeros, del cual no hubo referencia alguna sino hasta la reciente filtración de estas cuentas en Suiza. Tal opacidad preocupa aún más sabiendo que este ente financiero fue y sigue siendo subsidiado con dinero público para fines personales, destacando la enorme concentración de recursos en unos pocos clientes bancarios beneficiados por la corrupción institucionalizada.

Destaca de las grandes sumas de dinero de Alejandro Andrade su origen, pues se desconoce si provienen por sus servicios como guardaespaldas o tesorero. La duda incita, en caso de ser la primera posibilidad, a preguntar cuánto gana un guardaespaldas presidencial y cuantos recursos se destinan a la protección del presidente actualmente. Este personaje vive ahora cómodamente en una urbanización en Miami que parece indicar que una de los trabajos, o ambos, parecen ser muy rentable en Venezuela.

GILBERT BARRETO | OBSERVATORIO GASTO PÚBLICO CEDICE