Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Chávez no puede usar uniforme militar. Trino Márquez

El evento del sábado 14 de julio en el patio de la Academia Militar donde se produjo la transmisión de mando del Comando Estratégico Operativo (CEO) fue bochornoso. En términos del lenguaje que la izquierda usa desde mediados del siglo XX cuando las dictaduras abundaban en América Latina, fue un acto gorila, dirigido a intimidar a la oposición y, más aún, al país.

Fue el mensaje de quien se siente desconcertado y amenazado por el auge de la candidatura de Henrique Capriles, a pesar de lo que digan los mercaderes de las encuestas, que llegan a la desvergüenza de establecer una diferencia de 15 puntos porcentuales entre Chávez y el aspirante electo en las primarias.

El autócrata justifica el uso del atuendo militar en nombre de su condición de Comandante en Jefe de la FAN. Este argumento es falaz y encubre su talante dictatorial. Su título de Comandante deriva de sus atribuciones en cuanto Jefe de Estado y Presidente de la República. En ningún caso esa competencia constituye un rango o un cargo, pues Chávez no coronó su carrera militar.

En la jerarquía castrense solo llegó a Teniente Coronel. Fue su vertiginoso éxito político, que lo llevó en pocos meses a la Presidencia de la República, el proceso que lo convirtió en Comandante en Jefe, facultad contemplada en la Constitución de 1961 y preservada en la de 1999. Esa misma atribución la tuvieron todos los presidentes democráticos, desde Rómulo Betancourt en adelante. Con ella se buscaba subrayar la subordinación que debe existir en una democracia del poder militar al poder civil.

Ahora el caudillo intenta invertir los términos de esa ecuación, con el fin subordinar el poder civil al poder militar. En la Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana se crea la ficción de que el Presidente de la República es Comandante activo de la Fuerza Armada. Esta es una ley anticonstitucional que distorsiona y pervierte el espíritu de la Carta del 99 y la tradición civilista nacida el 23 de enero de 1958.

El haber sido militar activo y luego haber pasado a retiro luego del fallido golpe del 4-F, no lo habilita para convertirse en Comandante activo. Chávez llegó a la jefatura del Estado en un acto civil por excelencia: las elecciones. Ni siquiera el pago de tributos le confiere a una persona la condición de ciudadano como lo hace la posibilidad de votar en unos comicios libres.

Esa legitimidad de origen lo comprometía a guardar lo que podría llamarse, con algo de grandilocuencia, un voto de obediencia civil. Su propensión autoritaria y autocrática lo ha llevado a tergiversar los conceptos. Las enseñanzas de Ernesto Ceresole aún resuenan en sus oídos. Ahora insinúa que la legitimidad que más le importa es la que emana de los fusiles, los tanques y los aviones de guerra, no que proviene del sufragio popular. Se disfraza de militar para enfatizar una alianza que la Constitución prevé, no para amedrentar a la población, sino para defender el sistema democrático.

Según los exrrectores del CNE que presentaron un documento la semana pasada ante ese organismo, Chávez debería renunciar a su condición de Comandante activo de la FAN, ya que, de acuerdo con la Constitución, ningún militar activo puede aspirar a un cargo de elección popular, ni participar en actos políticos. Yo agrego: el CNE tendría que prohibirle el uso del uniforme durante la campaña electoral, se encuentre o no en actos partidistas. Hasta el 7-O su rasgo dominante en el plano público será el de candidato presidencial.

Cuando aparezca ante las cámaras de televisión o hablé a través de los micrófonos radiales, nadie estará pensando que lo hace en su condición de sacrificado y comprometido Presidente de la República, sino como aspirante a la reelección y en medio del fragor de una intensa batalla comicial.

Al ventajismo obsceno de Chávez, el uso abusivo de los recursos públicos para financiar su permanencia en Miraflores, no puede agregarse, por un artificio que además es inconstitucional, el uso indebido del uniforme militar para sembrar miedo entre los votantes. Lula da Silva, uno de sus “hermanos”, también era Comandante en Jede de las Fuerzas Armadas brasileñas. Igualmente lo es Obama, líder de la primera potencia militar del mundo.

A ninguno de ellos se les ocurrió trajearse de militares para obtener la reelección. El propio Chávez cuando sale del país se viste con elegantes trajes de impecable corte para mostrar su cualidad de Presidente de un país democrático con una Constitución en la que prevalece la naturaleza civil de la sociedad y el Estado.

Si esta es la imagen internacional que busca proyectar ¿por qué internamente se comporta como esos militares retrógrados a los que la izquierda tanto ha combatido?

El miedo a Capriles y al pueblo están haciéndolo retroceder a las cavernas.

@tmarquezc

Opinión

ND