Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
“Cifras de empleo se manipulan y se oculta alza de la informalidad”.

ENTREVISTA ISABEL PEREIRA, DIRECTORA DE CEDICE ― EL UNIVERSAL.

“Las cifras de empleo se manipulan para que la gente piense lo que el Gobierno quiere que piense” “La informalidad crece y con ella crece la pobreza, que no se resuelve con subsidios”.

A Isabel Pereira, directora del Cedice (Centro para la Divulgación del Conocimiento Económico), siempre le ha extrañado que no existan estudios sobre la informalidad en un país donde esta ocupa el mayor sector en el mercado de trabajo. 

Pero al menos en el área metropolitana de Caracas las cifras hablan de 268.973 personas con un trabajo informal sobre una población ocupada de 1.022.146 (alrededor del 26%)…

Según nuestras cifras, la informalidad supera con mucho el 50%del mercado de trabajo, casi un millón de personas. 

¿Y por qué hay tanta disparidad de cifras?

Porque el Gobierno manipula las cifras de empleo para que el incauto vea las cifras y diga lo que él quiere que digan. Según esas mismas cifras que se dieron a conocer, en el área metropolitana solo hay 63.030 personas desocupadas, como 3% (la tasa de desempleo oficial es de 7,8% a nivel nacional). 

¿Y cómo se hace para manipular cifras?

Pues por ejemplo no contando a la cantidad de profesionales que trabajan como informales, que cada vez son más. Después hablas de un renglón de “inactivos en otra situación” (200 mil en el área metropolitana) que en ningún lado se explica quiénes son, pues no son estudiantes, ni amas de casa ni personas con discapacidad. O te dicen que en el país la cifra de empleos públicos es de 2,5 millones y de puestos de empleo privado 9 millones, saltándose el detalle de que dentro de esos nueve millones el empleo formal en empresas es de menos de 4 millones. 

¿Es posible que el desempleo sea 7,8% en el país si hay más de cinco millones de personas en el área informal?

No tiene sentido. Yo por eso digo que no hay que fijarse tanto en las cifras, que están manipuladas por intereses políticos, sino en lo que sucede en el mercado de trabajo. 

¿Y qué es lo que está sucediendo allí?

Que cada vez el empleo es más precario. Más del 60% de los empleos son de sueldo mínimo (lo cual es una aberración del mercado de trabajo), y del total de empleos la gran mayoría no tiene perspectivas de crecimiento. En la capital lo único que crece, aparte de la informalidad, es el empleo p´ublico, un empleo improductivo financiado con gasto fiscal e insostenible en el tiempo. Y fíjate que en Caracas solo crece el renglón de “servicios comunales varios” y el sector comercio, pues entre ambos abarcan el 60% del empleo, y eso son operaciones de informalidad encubierta. Y eso es más pobreza; la pobreza no se resuelve con subsidios, se ataca de verdad generando más y mejor empleo. 

Al mismo tiempo muchos comerciantes “formales” se quejan que existe una especie de cruzada encubierta contra ellos, expresada en multas y constantes cierres de negocios…

Y tienen razón, pues ellos son los que han terminado pagando las consecuencias de las malas políticas económicas. El Gobierno dice que hay inflación porque los comerciantes especulan y acaparan. Son el chivo expiatorio y por eso a los funcionarios del Seniat hasta les asignan una cuota de comercios para cerrar cada semana. Y al mismo tiempo las autoridades se hacen la vista gorda con los buhoneros, que violan todas las leyes al ocupar la vía pública. Los buhoneros funcionan además como una válvula de escape, es el mercado salvaje de harina pan a 25 bolívares. 

Pero por otro lado, el Gobierno puede aducir que protege a los trabajadores con la inamovilidad, con la nueva ley del trabajo… 

Tú no proteges al trabajador destruyendo la fuente de empleo, es una falsa defensa. Mira lo que pasa con la inamovilidad perpetua, que impide la generación de empleo. Dilma Rousseff, la presidenta de Brasil, ha dicho que el Gobierno es aliado de los empresarios porque es aliado de los trabajadores, y ese debería ser el espíritu. Lo que tenemos hoy es un mercado de trabajo deteriorado y con empleos precarios, porque a las empresas pequeñas y medianas se les han creado cargas imposibles de acarrear. Así lo único que crece es la informalidad, el rebusque.