Cómo Pueden los Venezolanos Recuperarse de la Enfermedad del Socialismo, Por Lawrence W. Reed

y ahora que tantos legisladores y tantos creyentes en el & quot; bien común & quot; pero no en la libertad de los individuos, han impuesto vanamente tantos sistemas que la han ignorado, ¿podrán terminar aceptando que fracasaron?, podrán en cambio aceptarla. Ella en sí misma significa fe en Dios y en su creación. Frédéric Bastiat, economista y estadista francés, 1850.
estamos ansiosos por que llegue el día cuando organizaremos un seminario en Caracas para compartir estos principios con todos los venezolanos que estén dispuestos a escuchar.
La pesadilla socialista de Venezuela ya casi ha llegado a su fin. Las preguntas acerca de cuándo y cómo terminará —esperemos que sin más derramamiento de sangre—ya están dando paso a pensamientos acerca de lo que viene a continuación. ¿Cómo recuperar una nación reducida a escombros por el socialismo? La respuesta: ¡A Través de la Libertad!
Cualquier proyecto para la recuperación debe comenzar con el aprendizaje de las innumerables lecciones de los últimos veinte años. A continuación se enumeran las más apremiantes:
1. El socialismo ni es ni tiene ninguna teoría sobre la creación de riquezas. Está enfocado puramente en el consumo. Da por sentado que alguien, de algún modo, en alguna parte creará las cosas que promueve va a confiscar y redistribuir. Esto es un callejón sin salida, tal como ahora saben millones de venezolanos.
2. El socialismo concentra el poder en manos de unos pocos. Atrae las personas más fáciles de corromper y los corrompe aún más. Hace un llamamiento a lo peor en las personas: la envidia, la dependencia y el engaño.
3. Los socialistas son demagogos. Dividen la sociedad en clases y las erigen para entrar en guerra los unos contra los otros, sabiendo que ellos (los socialistas) se convertirán en el centro del poder, la atención y la riqueza a medida que se empobrece el resto de la sociedad.
4. El socialismo es un desastre tanto desde el punto espiritual como el material. Es avivado por la rabia perpetua y la victimología. Despoja al individuo de su dignidad y su auto-suficiencia. Se vanagloria de que puede planificar su vida y su economía por él pero a su paso deja devastación y miseria.
Ya es hora de que Venezuela se libere de este perverso fracaso y lo bote en el camión de basura de la historia para que sea llevado lejos. Venezuela puede hacerlo mucho mejor que esto, y tiene mucho que enseñar al mundo en el proceso de mejorar. Los venezolanos han sufrido mucho y se deben asegurar que todo este sufrimiento no ha sido inútil y en vano.
Los dolorosos 20 años de la dictadura de Chávez y Maduro subrayan la sabiduría en esta frase del economista Ludwig von Mises:
Un hombre que elige entre beber un vaso de leche y un vaso con una solución de cianuro de potasio no elige entre dos
bebidas: elige entre la vida y la muerte. Una sociedad que elige entre el capitalismo y el socialismo no elige entre dos
sistemas sociales: elige entre la cooperación social y la desintegración de la sociedad.

No Más Veneno. No Más Socialismo.
A aquellos que proclaman que las lesiones de Venezuela son simplemente demasiado severas como para esperar otra
cosa que una recuperación lenta y larga, yo Ies digo, ¡tonterías! El enfoque correcto puede levantar el país y producir un sorprendente nivel de progreso en el primer año. Lo que será conocido como una década de “milagro económico venezolano” puede iniciarse de inmediato.
Dos modelos del siglo 20 señalan el camino—Alemania y Hong Kong.
Un sistema de comercio más libre conllevó a un repunte histórico que sorprendió a casi todo el mundo.
Luego de la Segunda Guerra Mundial y una generación de socialismo, Alemania estaba devastada y en ruinas a finales de los años 40: derrotada, devastada, ocupada y desmoralizada, pero para 1960, era la potencia económica de Europa.
¿Porqué? porque las políticas de libre mercado de Ludwig Erhard, tal como se explica aquí, proporcionó el marco apropiado.
El socialismo fue desmantelado y las personas y los mercados fueron liberados. Se ofrecieron incentivos en la forma de menores tasas de impuestos, la abolición de los controles a los precios, una moneda estable y un intercambio comercial más libre, todo lo cual condujo a un repunte histórico que sorprendió a casi todo el mundo.
Al mismo tiempo en la otra mitad del globo terráqueo, políticas similares hicieron maravillas en Hong Kong, gracias a los esfuerzos de John James Cowperthwaite, taI como se detalla aquí. Cowperthwaite eliminó los aranceles, recortó las
tasas de impuestos, abrió Hong Kong a las empresas privadas y los resultados asombraron el mundo. La colonia pasó aceleradamente de ser una zona remota empobrecida a uno de los sitios más ricos de Asia. Fue la libertad lo que hizo esto, justamente lo opuesto al socialismo.
En toda su sórdida historia, el socialismo no ha ofrecido tales milagros. Ni uno. Ni remotamente cerca. Llámese capitalismo, libre empresa o lo que usted quiera, pero funciona. Crea la tarta más grande que las personas necesitan, en lugar de simplemente repartir una tarta que se encoje cada vez más. No es nada más que liberar las energías creativas de las personas para que inviertan, empleen trabajadores, creen y hagan intercambios comerciales.
La Receta para una Venezuela Saludable Un nuevo gobierno en Venezuela debe restaurar el marco político de una república pluralista y constitucional a través del respeto al estado de derecho, la independencia de los poderes judiciales, la libertad de expresión y prensa y de
reunión, así como la integridad del proceso electoral.
Debe eliminar la corrupción de raíz, no solamente removiendo a los corruptos sino también cerrándole la puerta al otorgamiento de favores especiales por parte del gobierno. Asimismo, debe restaurar el orden deteniendo los grupos paramilitares que se valen del terror y la intimidación.
En cuanto a la economía, una agenda para la recuperación debe incluir los siguientes pilares:
1. Una moneda estable Para acabar rápidamente con la hiperinflación y restablecer la confianza necesaria para que las personas ahorren e inviertan, paren las prensas. No más Bolívares de papel. Permitan que hayan más de donde elegir y mayor competencia en la provisión de dinero para que las personas tengan total libertad de usar y realizar contratos en cualquier medio que
vean conveniente, incluyendo las monedas extranjeras y las criptomonedas.
El gobierno debe redimir sus propios Bolívares pendientes en una nueva moneda enraizada en un valor real. Las opciones para alcanzar la estabilidad monetaria incluyen atar una nueva moneda a un peso fijo de metal precioso; la dolarización, tal como se puso en práctica con éxito en Ecuador y tal como es explicado aquí por Dora de Ampuero, o la introducción de una junta de moneda tal como fue recomendado aquí por el economista Steve Hanke.
2. Privatización

Venezuela necesita una desnacionalización exhaustiva. Los negocios y las industrias propiedad del Estado son corruptos, incompetentes y pierden dinero. Drenan los fondos públicos y al mismo tiempo abusan de los miembros de la sociedad.
Venderlas inyectaría un mayor influjo de ingresos al tesoro de la nación y nueva vida a las entidades privatizadas. Tal como hizo Margaret Thatcher con gran éxito en Gran Bretaña, hay que darles a los empleados la primera oportunidad de adquirir capital mediante acciones en empresas anteriormente del Estado antes de volverlas públicas.
Comiencen con la petrolera estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA). Pocas medidas enviarían un mensaje más fuerte de que Venezuela está abierta a los negocios que la venta de acciones de PDVSA. Impulsaría las inversiones tan necesarias para mejorar la infraestructura decrépita de la compañía.
Muchos países alrededor del mundo dejan el negocio del petróleo al sector privado y los que no lo hacen están crónicamente agobiadas con pérdidas y tecnología vetusta.
No teman que las personas de otros países compren capital mediante acciones en las compañías venezolanas. No es probable que las empaquen y se las lleven a sus países. Seguramente buscarán hacerlas rentables y simultáneamente crearán trabajos e ingresos para los venezolanos.
3. Derechos a la propiedad La confiscación de propiedades sin compensación ni justificación excepcional deben ser proscritas.
Una economía saludable y en franco crecimiento es imposible en ausencia de los derechos a la propiedad. Las personas no crean riqueza si no hay una base segura que los ampare contra la delincuencia o la confiscación. Venezuela debe tomar medidas para reforzar los derechos individuales a la propiedad y a ser propietarios.
En el Sistema de puntuación de la Asociación Internacional de Derechos sobre la Propiedad, la cleptocracia de Chávez y Maduro clasificó entre los peores regímenes del mundo, tal como se puede apreciar aquí. La capacidad del gobierno para apropiarse irrestrictamente de propiedades debe ser formalmente abolida. Los ciudadanos deben obtener la capacidad legal para desafiar los activos apropiados por el gobierno. La confiscación de propiedades sin compensación o
justificaciones excepcionales debe ser abolida.
4. Reforma a la educación El casi total monopolio sobre la educación debe ser abolido. Las escuelas nunca ensenaran los principios que son críticos
para una sociedad libre tales como el carácter personal, el emprendimiento, el respeto a la propiedad y los valores democráticos si el Estado controla los currículo o la contratación de los maestros o cualquier otro aspecto de la educación. Hay que facilitar que se desarrolle un sistema educativo pluralista, de múltiples opciones y basado en elecciones.
Si Venezuela desmantela el socialismo en otras áreas pero deja la educación socializada, socavará sus recién encontradas libertades a la larga.
Con el pasar del tiempo, las malas ideas que ayudaron a producir el desastre de las pasadas dos décadas echarían raíces de nuevo. Los gobiernos simplemente no ensenan la libertad en ninguna parte. La educación es demasiado importante para el futuro de un país como para dejarla en manos del gobierno. Pongan a los padres y representantes a cargo de esto.
5. Libre comercio
Venezuela debe declararse una zona de libre comercio. Debe haber cero (o muy mínimos) aranceles y otras barreras artificiales al comercio. El país se podría convertir en el Hong Kong de Latinoamérica. Esto requiere asimismo la eliminación de controles de cambio y controles a las exportaciones así como la eliminación de barreras a las
importaciones. El comercio es tan productivo como la producción misma, porque cada persona que esté en libertad de entrar en ello lo hace como un modo de mejorar su nivel de bienestar. ¿Por qué dejar que los políticos se entrometan en esto?

El Futuro de Venezuela
Por supuesto, éstos son unos principios generales y no una lista completa. Dejo los detalles de cómo ponerlas en práctica a los venezolanos. Tengo fe de que alcanzar estos cinco objetivos sería inmensamente transformador para la nación. Los Adelanto aquí como amigo de Venezuela quien desea todo el éxito en la reconstrucción de su amado país a su población.
En FEE, miramos hacia adelante y ansiamos que llegue el día pronto cuando celebremos un seminario en Caracas para compartir estos principios con todos los venezolanos que estén ansiosos por escuchar este mensaje.
Mientras tanto, ofrezco a nuestros amigos venezolanos unas letras inspiradoras de la adaptación para teatro y cine de la novela memorable de Víctor Hugo, Los Miserables. Pienso en estas palabras cada vez que el sufrimiento del bravo
pueblo de Venezuela está en las noticias:
¿Escuchas el cantar del pueblo?
¿Entonando las canciones de los hombres enfurecidos?
! Es la música del pueblo
quienes ya nunca más serán esclavos!
Cuando el palpitar de tu corazón
es un eco del resonar de los tambores
!Hay una vida a punto de comenzar
cuando llegue el mañana!
¿Te unirás a nuestra cruzada?
¿Quién será fuerte y se parará al lado mío?
En alguna parte más allá de la barricada
¿existe un mundo que añoras ver?
!Entonces únete a la lucha
que te dará el derecho a ser libre!

_______________________________________
*Lawrence W. Reed es el presidente de Foundation for Economic Education y es autor de Real Heroes: Incredible True
Stories of Courage, Character, and Conviction (Héroes Reales: Increíbles Historias Verídicas de Coraje, Carácter y
Convicción) y Excuse Me, Professor: Challenging the Myths of Progressivism (Discúlpeme, profesor: Desafiando los Mitos
del Progresivismo). Sígalo en Twitter y dele  Like  en Facebook.
Traducido por Cedice Libertad con la autorización de FEE.org

2019-02-19T19:18:06+00:00

DESDE EL BLOG

CEDICE LIBERTAD

Av. Andrés Eloy Blanco (este 2) Edif. Cámara de Comercio de Caracas Nivel Auditorio, Los Caobos, Caracas

Phone: +58 (212) 571.33.57