Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Comparación mortal. Gerver Torres

Cuando se juzga al régimen que gobierna el resultado no puede ser más decepcionante.

Uno puede tener idea de cuán bien o mal lo ha hecho mirando la trayectoria que ha recorrido a lo largo de un determinado periodo. Pero también puede uno evaluar el desempeño que ha tenido a partir de una comparación con lo que han hecho los que están alrededor. Lo mismo se puede hacer con los países. Así, una manera de evaluar cómo lo ha hecho Venezuela en los últimos años consiste en remitirnos a lo que han hecho los vecinos de la región. Cuando se hace esa evaluación los resultados son deprimentes. La última década ha sido para Latinoamérica en su conjunto una de las mejores de los últimos cincuenta años.

La región ha crecido de manera sostenida y sana, controlando la inflación y aumentando el empleo. Ha mantenido sus cuentas fiscales básicamente en orden; ha aumentado los niveles de ahorro e inversión; ha aumentado y diversificado sus exportaciones, y ha visto aumentar sus reservas internacionales. Como consecuencia de eso, se ha reducido la pobreza y se ha expandido la clase media. Se estima que en los últimos diez años, ésta ha crecido en la región en un 50%.

Más aun, Latinoamérica es la única región que vio disminuir la desigualdad en la distribución del ingreso en este periodo. Procesos de implicaciones profundas están teniendo lugar en la región. Cuatro de los países que miran al Pacífico; México, Colombia, Perú y Chile han formado una alianza y avanzan hacia un nivel de integración económica sin antecedentes en la región. Tres de ellos son parte del Tratado Transpacífico (TPP) que se negocia actualmente y que incluye además otras grandes economías como la de Estados Unidos y Japón. Cuando se juzga al régimen que gobierna desde hace más de catorce años a Venezuela, teniendo como criterio de evaluación lo que han hecho en ese periodo los países vecinos, el resultado no puede ser más decepcionante. Resulta peor aún si se tiene en cuenta que se trata de un régimen que ha gozado de ingresos extraordinarios. 

GERVER TORRES ― EL UNIVERSAL
gerver@liderazgoyvision.org