Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Confusión y Confrontación Ideológica en 2012

Este año hay 3 líneas de trabajo esenciales que propondré a los gentiles lectores y el amable equipo que hace posible Cedice Libertad y nuestra reflexión sobre liberalismo.

La primera tiene que ver con el problema de la irracionalidad en la decisión humana, la cual es necesaria para una sólida teoría liberal; la siguiente es una revisión del debate entre Keynes y Hayek además de la figura de Marx; finalmente, una revisión sobre el concepto de capitalismo. Los trabajos que traeremos a colación incluyen varios recientes y seminales: uno de Kahneman y otro por Wapshott, ambos del año 2011 y sin traducción en castellano; luego se explorará a Isaiah Berlin (1909-1997) especialmente para el tema de irracionalidad, para Keynes tendremos a Skidelsky, a Berlin y Fromm para Marx y para conceptos de capitalismo se conversará sobre trabajos de Baumol, Fulcher y Rand. Por supuesto habrá algunos artículos ocasionales fuera de este ámbito, mas el eje en 2012 es fortalecer los cimientos sobre los cuales está construido el pensamiento liberal, quizás haciendo algunos ajustes, sin desvirtuar la esencia. Esto porque estamos en un momento cuando lejos de valer el dogma, el lugar común y la política, el ciudadano sólo puede construirse como simpatizante del liberalismo político y económico si lo siente accesible y si desmenuza conceptos escurridizos. Los dos claves, a mi juicio, son libertad y capitalismo. Hay que revisar los matices de ambos términos, sus limitaciones, sus promesas, sus posibilidades y sus fragilidades. Mas sin renunciar a un motivo recurrente: que el ser humano se realiza mejor individual y socialmente cuando puede elegir y cuando tiene cierto espacio propio de acción y existencia, sin interferencia ajena. En particular podremos hallar sorpresas, como que libertad y democracia a veces pueden tener una convivencia difícil… Hay pues bastante trabajo por hacer este año.

Creo que un debate que vale la pena rescatar es el que ahora conduce el Financial Times sobre Capitalismo entre su galería de autores y personalidades. Este debate está tomando lugar en las primeras semanas de 2012. Opino que un artículo clave para situarse en el debate actual entre ideologías -y la confusión existente- es el siguiente escrito por Gideon Rachman. Haré una traducción estrictamente para fines divulgativos. De antemano, los “descargos” habituales: cualquier error de la versión en castellano es de este traductor; el Financial Times del 9 de enero de 2012 es la fuente empleada y que debe citarse. Los datos del artículo original son: RACHMAN, Gideon. “Why I’m feeling strangely Austrian”. Financial Times. www.ft.com 9/I/2012.

A continuación, los contenidos en castellano. Lo que esté entre corchetes es agregado propio.

¿Por qué me estoy sintiendo extrañamente austríaco?

Por Gideon Rachman

Lo viejo está muriendo y lo nuevo está sin poder nacer: en el interregno una gran cantidad de síntomas mórbidos aparecerán’. Esta aseveración de los Cuadernos de Prisión del comunista italiano Antonio Gramsci [1891-1937] era una de las favoritas entre estudiantes marxistas cuando era un universitario en los años 80. En aquella época me impresionó como un portentoso sinsentido. Mas la observación de Gramsci sí que resuena ahora – en una era de confusión ideológica.

Viejas certezas sobre la marcha ordenada de los mercados están colapsando. Mas ninguna teoría ha establecido una ‘hegemonía’ ideológica, para usar el concepto que Gramsci hizo famoso. Algunas ideas, no obstante, están ganando nueva fuerza. Las cuatro tendencias emergentes más fuertes que puedo identificar son, a grandes rasgos: populismo de derecha; social democracia Keynesiana; libertarios Hayekianos y anticapitalistas socialistas.

Cada una de estas nuevas tendencias es una reacción contra las ideas dominantes entre 1978 y 2008. Entonces, aún con todas las diferencias nominales entre comunistas en China, capitalistas en Nueva York y la izquierda moderada europea, los acuerdos eran más impactantes que los argumentos. Los líderes políticos de todo el mundo hablaban el mismo lenguaje sobre promover el libre comercio y la globalización. El incremento en desigualdad era asumido como un precio a pagar para tener mayor crecimiento. Deng Xiaoping estableció el tono cuando declaró: ‘enriquecerse es glorioso’. Ronald Reagan o Margaret Thatcher no podrían haberlo expresado mejor.

En la Europa posterior a la crisis [ahora llamada la Gran Recesión, iniciada en septiembre de 2008 al quebrar Lehman Brothers], el populismo de derechas está en el auge – desde el partido de la Libertad en Holanda hasta el Frente Nacional en Francia y la Liga del Norte en Italia. Los populistas son contrarios a la globalización, antieuropeístas y opuestos a la inmigración – la amenaza común siendo que todas esas fuerzas son sentidas como hostiles a los intereses de la nación. Hostilidad al Islam enlaza el populismo europeo con partes del movimiento Tea Party en los EEUU.

Hay algún solapamiento entre los populistas [de derecha] y los libertarios Hayekianos – pero estos movimientos tienen diferentes obsesiones. En los EEUU, Ron Paul, el republicano menos convencional, lleva la consigna libertaria. Con orgullo recuerda haber cenado con el propio Friedrich Hayek [1899-1992] y mirar una inspiradora denuncia contra el socialismo por Ludwig von Mises [1881-1973], otro economista de la Escuela Austríaca. Eso explica lo que dijo, difícil de entender fuera de contexto, el Sr. Paul en las elecciones de candidato presidencial republicano en Iowa, en las cuales señaló: ‘Estoy esperando por el día en que todos podamos decir que ahora somos austríacos’.

Los libertarios son inusuales porque argumentan que la crisis actual es causada no por un exceso de capitalismo, sino por mucha intervención Estatal. Para lo que concierne a la Escuela Austríaca, la ‘cura’ keynesiana para la crisis del capitalismo es peor que la enfermedad.

El Sr. Paul es el más puro abogado de la poderosa convicción de la derecha estadounidense según la cual los EEUU están abatidos por un Estado todopoderoso. La urgencia de reducir el gobierno de vuelta al siglo XVIII [yo diría mejor el XIX] no es común en Europa. Pero la sospecha de Paul de que los bancos centrales son una amenaza que depreciará la moneda resuena poderosamente en Alemania – donde la derecha Hayekiana está horrorizada con las operaciones del Banco Central Europeo y las ayudas a naciones en bancarrota. Esta tendencia ideológica no está confinada a Occidente. En un artículo reciente, Simon Cox de The Economist argumentaba que los debates políticos sobre el papel del Estado en revigorizar la economía también confrontan a Hayekianos con Keynesianos [Abordaré este asunto con el trabajo de Wapshott].

En Occidente, los más feroces opositores de los Hayekianos son los socialdemócratas Keynesianos [supuestamente inspirados por John Maynard Keynes (1883-1946)]. Su creencia en el gasto público deficitario como la clave para estimular una economía frecuentemente va de la mano con la petición por un gobierno más activo y gastador. En Europa, donde hay poco espacio para mayor gasto [público], los socialdemócratas están argumentando que se aplique reglamentación más fuerte a las altas finanzas, una reactivación de la política industrial – y un renovado énfasis respecto a la alarmante desigualdad. Mientras los esfuerzos para etiquetar a Barack Obama como un ‘socialista’ son tontos, es justo denominarle como socialdemócrata. El presidente de EEUU no rechaza el capitalismo, mas busca de suavizar sus aristas a través de un Estado más activo el cual promete atención sanitaria universal y los impuestos redistributivos. El hecho de que la desigualdad se haya convertido en una preocupación global desde China a Chile, y de la India a Egipto, sugiere que hay otra tendencia que está tornándose global.

La falla de la izquierda radical para capitalizar la crisis económica testimonia cuán profundamente el comunismo fue desacreditado por el colapso del sistema soviético. Mas el desempleo masivo en Europa aún podría producir las condiciones por un renacer del movimiento anticapitalista. Los partidos de extrema izquierda en Grecia están atrayendo a un 18% de los votantes encuestados. Los diversos grupos que hacen campaña bajo el eslogan de Ocupar Wall Street contienen a genuinos socialistas. Y China tiene un ‘nuevo movimiento de izquierda’ que elogia al maoísmo.

Los eventos determinarán cual de estas corrientes ideológicas establezca el tono para la nueva era. La mayoría de la gente ha sido conmocionada por circunstancias personales, y por las noticias.

Bajo condiciones normales yo también probablemente respaldaría la tendencia socialdemócrata. El Tea Party no es mi copa de té. Mas pasé el fin de semana leyendo noticias financieras sobre los cada vez más increíbles magnitudes que aún deben ser destinadas a socorrer a bancos y países en Europa. Entonces di vuelta a la página para leer sobre demandas de más proteccionismo y regulación en la Unión Europea. Para relajarme, fui a ver La Dama de Hierro – la nueva película sobre Margaret Thatcher. La experiencia total me hizo sentir extrañamente austríaco.”

Tomado de www.ft.com

[La película sobre la Sra. Thatcher, con soberbia interpretación de Meryl Streep, nos acerca a la visión sobre responsabilidad individual, finanzas públicas, degradación sindical y coraje político indispensables en la crisis actual. Incluso aborda la espinosa Guerra de las Malvinas, motivo más que suficiente para que la veten los peronistas y simpatizantes populistas de izquierda en América Latina, en lugar de reconocer a la primera gran líder femenina liberal que ha tenido la historia. Los votantes argentinos y venezolanos parecen preferir a la gran demagoga Evita, junto a Perón autores del mayor colapso económico en una economía otrora desarrollada].

Opinión independiente.


www.cedice.org.ve

carlosurgente@yahoo.es

@carlosgoedder