Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Consejos Comunales: ¿Con qué se come eso? José Toro Hardy

¿En qué lío nos estamos metiendo? ¿Qué es eso de comunas? Por Dios, ¿qué es lo que queremos imitar?

JOSÉ TORO HARDY |  EL UNIVERSAL
martes 13 de noviembre de 2012  12:00 AM
En abierta violación a nuestra Constitución, que por ninguna parte menciona la palabra “socialismo”, el mandatario adelanta su programa, “sin cambiar ni una coma”, a pesar del referendo constitucional de 2007 donde el pueblo dijo “no” al socialismo. El modelo de “comunas socialistas” que pretenden implantar es precisamente el que propugnaba Carlos Marx.

¿En qué lío nos estamos metiendo? ¿Qué es eso de comunas?

Es una organización política popular defendida por comunistas, socialistas marxistas y anarquistas. Para Marx, Engels, Bakunin, Lenin y Trotsky eran una vía para establecer la “dictadura del proletariado”.

Carlos Marx las explica en su obra “La Guerra Civil en Francia”. Se trata de una organización política que debe ser adoptada durante la primera fase del comunismo: “el socialismo”.

Se basan en la experiencia de la Comuna de París de 1871 (episodio revolucionario que duró apenas setenta y dos días y que se produjo al final de la guerra Franco-Prusiana). Dadas las características épicas y trágicas del evento, se transformó en un hito esencial en la teoría marxista del Estado.

El 28 de enero de 1871 Francia capitula ante Alemania. Poco después estalla la guerra civil en Francia.

El 28 de marzo de ese año se proclama la Comuna de París, la cual procede a abolir el ejército, declarar a la guardia nacional como única fuerza armada, expropiar bienes de la Iglesia, ocupar empresas y talleres, condonar el pago de alquileres y muchas otras medidas revolucionarias. La bandera de la Comuna fue proclamada como bandera de la República Mundial.

Según Marx la Comuna pretendía abolir la propiedad privada: “Sí, caballeros, la Comuna pretendía abolir esa propiedad de clase que convierte el trabajo de muchos en la riqueza de unos pocos”. Afirmaba que “los funcionarios judiciales debían perder aquella fingida independencia que sólo había servido para disfrazar su abyecta sumisión a los sucesivos gobiernos”.

Engels estimó que la Comuna cometió el “grave error” de no apoderarse del Banco de Francia: “El Banco de Francia en manos de la Comuna hubiera valido más que diez mil rehenes”.

El gobierno francés encabezado por Adolphe Thiers reaccionó con violencia. La mortandad fue espantosa y la lucha se generalizó en las barricadas. Algunos dicen que unas 35.000 personas fueron fusiladas. El Journal de Dèbatsanunciaba: “Las pérdidas sufridas por el partido de la insurrección, incluyendo muertos y prisioneros ascendía a la cifra de 100.000 individuos”.

Los partidarios de la Comuna lucharon con ferocidad e hicieron fusilar al Arzobispo de París, Monseñor Darboy y a varios sacerdotes. París fue pasto de las llamas, pues el fuego era su principal arma defensiva.

En relación a las Comunas decía Marx: “el proletariado no puede simplemente tomar posesión del cuerpo del Estado… La primera condición para la posesión del poder político, es transformar la maquinaria en funcionamiento y destruirla”.

Más adelante -en su citada obra La Guerra Civil en Francia– Marx afirma: “Este poder del Estado constituye, de hecho, la creación de la clase media, primero como un medio para derribar el feudalismo, luego como un medio para aplastar las aspiraciones emancipatorias de la clase obrera”.

También Lenin defendía las Comunas. Eran una estructura para organizar el poder de “abajo hacia arriba” y también “de arriba hacia abajo”. Las llamaba“Comunas Revolucionarias” y eran el camino para establecer “la Dictadura Revolucionaria del proletariado y los campesinos”.

Stalin las utilizó de manera diferente. Cerca de diez millones de personas fueron despojadas de sus tierras y de sus hogares y enviadas a Siberia. Al menos un tercio pereció en el traslado. Procedió a colectivizar la propiedad de la tierra mediante la creación de comunas populares comunistas indispensables, decía Stalin, para implantar la economía socialista. A raíz de ello se desata en la URSS una hambruna y la cifra de víctimas se calcula en otras diez millones de personas, porque el gobierno no les dio a los campesinos el fruto de la venta de sus cosechas.

Mao por su parte aplicó las Comunas al estilo URSS desde 1946. Pero en 1958 se crearon cerca de 25.000 Comunas. Creyó Mao que a través de la colectivización obligatoria y el trabajo en masa, China podría lograr el “El Gran Salto Adelante”. El experimento concluyó con una hambruna en la cual murieron cerca de 30 millones de chinos.

Por Dios, ¿qué es lo que queremos imitar? 

pepetoroh@gmail.com

@josetorohardy