Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Controles de precios: causas y afectos. Eddo Polesel

Consideraciones preliminares

Con el propósito de ayudar en hacer memoria y para que no se pierdan los recuerdos; y se mantengan vivas las experiencia vividas, nos hemos propuesto dar algunas explicaciones, hacer referencias y relatar hechos ocurridos, como una introducción de algunos escritos que serán circulados sobre este fenómeno altamente negativo para la humanidad, entera y con relación a lo que ha ocurrido en Venezuela.

Tratando de analizar -en forma breve, simple y clara- tanto sus orígenes como la secuencia dentro de la cual se han venido aplicando tanto Las regulaciones como los controles de precios- a partir de la década del cuarenta del siglo pasado por las restricciones en el abastecimientos, consecuencia de la Segunda Guerra Mundial; mecanismos que, con la entrada -a la grande- del petróleo el cual fue adquiriendo un alto valor estratégico y en una plusvalía se convirtió en un factor dominante de las Políticas Públicas en mano de gobiernos que no siempre han sabido resistir a las presiones; y han caído en la trampa de hacer del estatismo y el populismo su forma de gobernar, destapando la caja de pandora, de la Hacienda Pública la cual, inflada por la entrada de recursos siempre más elevados los controles se convirtió en la “SOLUCION” de los problemas del país, lo cual fue generando una serie de desajustes -inflación recurrente, subida de los precios, especulaciones y más restricciones; resultado, de fracasos económicos con grave consecuencia en lo social y en lo político.

En consecuencia nuestro propósito de volver sobre ese espinoso tema, se debe a que ese perverso mecanismo de controles y regulaciones fue también un instrumento utilizado con efectos negativos por los gobiernos civiles que se sucedieron entre 1964-1999, que ha sido la principal causa de su derrota tanto en el campo económico como en el político con su trágicas consecuencias, en lo social se ha venido empleando -en crescendo- a partir del inicio de la revolución bonita y ahora, con la nueva Habilitantes, se radicaliza revolucionariamente su aplicación a la generalidad de los productos y servicios, desde la producción hasta el último eslabón de la cadena de distribución, tanto de la poca producción interna como de lo que se importara, ya que todo, como se anuncia será a través de entes público. Lo cual nos lleva a la primera definición de principios a decir: que la economía no es la estúpida; estúpidos son aquellos que no la entienden y que pretenden dominarlas con medios coercitivos extendido a la cacería de los culpables que serán solo, unos supuestos empresarios en conchupancia con alguno que tiene las llaves de los dólares y no a los de maletín porque ya estos están afuera y salvo como ocurre con las ratas que son la primeras que se escapan cuando huelen que el barco se va a hundir.

A un siglo del Zamaque 1 de 1914 en Zulia, a pesar de la astronómica cantidad de recursos que se ha dispuestos especialmente a partir de 1999, nos encontramos con un país altamente endeudado, que ha perdido su autonomía de acción y parte de la soberanía nacional; con una población empobrecida que vive y vegeta en barriadas insalubre, con una carencia de servicios públicos básicos necesarios para la población en general; con sistemas judicial controlado por el régimen, que no juzga ni sanciona a los culpables dejando a la población en mano de una delincuencia desatada, con un servicio de salud prácticamente inexistente que deja a la población de escasos recursos en una situación de total abandono; un servicio de salubridad pública desaparecido lo cual aunado a construcciones mal hecha carentes de servicios básico adecuados; con un sistema educativo público que se pretende ideologizar; colapsado y carente de lo más mínimo y necesarios; con una situación de extrema crisis institucional que se complementa con un alto desabastecimiento de alimentos y de bienes necesarios. Debemos evitar de caer en una total desconfianza generalizadas y que surjan serias interrogantes en los jóvenes los cuales -a la vez- son víctima de una propaganda también ideologizada, y no se limita a condenar el pasado reciente sino hasta el Descubrimiento para quitarle el piso a la nacionalidad.

Frente al cuadro político, económico y social que se confronta caracterizado por una profunda e inexplicable crisis en todos los órdenes que hemos iniciado -este periplo- comentando la publicación los 40 AÑOS DE CONTROL DE PRECIO, publicación de CONSECOMERCIO de 1983, lo cual nos ha llevado en adentrando a tratar de explicar, para que sea objeto de un profundo análisis, tanto sus origines como sus causas y efectos para que, como lo dice la introducción el tema, la publicación aludida:

Debemos despejar dudas y aclarar situaciones que se nos presentan confusas para analizar las causas que han generado los efectos que padecemos manteniéndonos activos y propositivos y no caer en pesimismos que en nada ayudan a superar las enormes dificultades que debemos y podemos vencer.

Debemos aprender de la historia y no cometer los mismos errores tratando de contrarrestar la inflación por medio de controles de precios.” Debemos combatir las causas y no los efectos”.

EDDO POLESEL