Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Convencer, votar y resistir. Jesús Armas

A estas alturas el avance del socialismo del siglo XXI es una realidad, es indiscutible la fuerza con la que intentarán “desbaratar” las gobernaciones, alcaldías y cuanto vestigio del estado constitucional y descentralizado les quede por delante. La oposición (incluyéndome) no ha acertado en la masificación y explicación del mensaje que les permita articular una opinión pública capaz de detener el avance del estado comunal.

Por un lado un grupo de intelectuales clama utilizar las definiciones exactas de este proyecto COMUNISTA para movilizar a la población, sin embargo pareciera que están desconectados de la realidad del país, el venezolano promedio no reconoce o no se movilizará pensando que los horrores de la China de Mao o de la URSS de Stalin puedan replicarse en Venezuela.

Así mismo algunos políticos quieren bajar el volumen de la amenaza COMUNISTA por miedo a que la población pierda credibilidad en el voto, por ende sólo hablan de los temas que afectan de manera cotidiana a la población, centrados en las campañas de las gobernaciones. Esto es un error gravísimo, no están viendo la foto completa, si el estado comunal avanza las gobernaciones y las alcaldías (toda forma constitucional de estructura y representación local) desaparecerá.

El equilibrio entre describir la amenaza y aterrizar el mensaje tiene que ser el camino para organizar a la sociedad y motivarla a detener el COMUNISMO y defender con valentía la descentralización. No podemos perder de vista la amenaza comunal, tampoco el hecho de los apagones diarios o la inseguridad en el país, lo que tenemos es que cohesionar ambos mensajes y demostrar como estos problemas se acentuarán si no despertamos.

Puede sonar repetitivo pero acá toca convencer, votar y resistir. Basta con recordar como se detuvo el decreto 1011 o como se derrotó la reforma constitucional de 2007, combinar el desafío político no-violento, el estar en la calle llevando el mensaje de las comunas pero también satirizando al régimen con creatividad, sumarle las estrategias tradicionales de una campaña y rematando con una participación importante de los votantes el 16-D y en las próximas elecciones de alcaldías y gobernaciones harán retroceder los avances de la tiranía.

Jesús Armas
@jesusalexander
http://jesusalexander87.blogspot.com/