Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Copey y Primero Justicia

23/09/07

Frente al cada vez más explícito neocomunismo de Chávez ¡¡ante esa aberración inaudita de enseñarle a los chamos una doctrina tan inconsistente como el marxismo-leninismo!! precisamente la que hundió a Cuba y a la Unión Soviética en la miseria; frente a una tesis tan endeble como la de Marx en El Capital y según la cual el trabajo es la fuente exclusiva del valor –es decir, que la escasez o sobreabundancia de un bien nada tienen que ver con dicho valor; y también –¿por qué no decirlo?– frente a la Socialdemocracia, valiosa en el siglo XX, pero agotada en el XXI; frente a todo ello, alguien ha de asumir la posmodernidad en Venezuela.

Por: Emeterio Gómez

Alguien ha de adoptar un paquete de ideas cuya fuerza y profundidad son tan grandes que alrededor suyo podrían nuclearse dos poderosos partidos políticos capaces de derrotar al totalitarismo neocomunista.
Dos partidos dispuestos a asumir el inmenso desarrollo intelectual generado por la Humanidad en los últimos dos siglos, es decir, desde que la Civilización Occidental, aterrada, empezó a intuir el fracaso del gran proyecto intelectual que la Modernidad –con Kant y Hegel a la cabeza– postuló en los siglos XVII y XVIII. Un proyecto que el pobre Marx intentó superar con su Materialismo Histórico, creyendo que la ilusa dialéctica hegeliana se podía “invertir”, de forma tal que en lugar de ser las ideas las que guían a la materia y a las fuerzas productivas fuese al revés. ¿Será que se atreverán a enseñarle a nuestros muchachos las tonterías del Materialismo Histórico y, sobre todo, las del Dialéctico? ¿Será que frente a estas necedades Copei y Primero Justicia osarán desarrollar una propuesta intelectual seria para Venezuela?
La Política no puede estar centrada hoy en “lo social” ¡¡el gran hito de finales del siglo XIX!! que se desarrolló en el XX. Que hay que asumir con fuerza la superación de la pobreza, ya no se discute; la Socialdemocracia es hoy sabiduría convencional. La política sólo puede constituirse ahora sobre la esfera de la moral. Pero no sobre la moral que aún cree en valores absolutos y universales, sino precisamente sobre aquel impactante fracaso que protagonizó la Filosofía Moderna. Sobre la tragedia derivada de la ¡¡absoluta imposibilidad de conectar la inteligencia con la ética!! La que finalmente el siglo XIX asumió: la existencia en el hombre de una escisión insalvable entre el Ser y el Deber Ser. Ese abismo insondable que Hume detectó y que Kant erróneamente creyó poder superar. Ese problema crucial que los políticos del siglo XXI deberán asumir, si quieren derrotar al neocomunismo. Cosas, éstas, muy abstrusas, pero que se pueden hacer entender en cómodos talleres de 32 horas.

Se trata, en síntesis, de asomarse un poco a la comprensión de la quiebra radical de Occidente; de hurgar en la miseria moral que somos. Imagen y semejanza de Dios, sin duda, pero –también, sin duda– porquería espiritual: propensión feroz a la venganza, la lujuria, la envidia y la mezquindad, tal como Nietzsche evidenció. Resultado aberrante de dos vectores: por un lado, el poderoso resabio animal que genera el haber estado un millón de años conviviendo con las bestias ¡¡compitiendo con las hienas por la carroña!! y, por el otro, el componente sagrado y sublime del espíritu, la mano de Dios puesta sobre nosotros. En 32 horas es mucho lo que se puede ahondar en estos temas; y, sobre todo, mucho lo que se puede convertir en vivencia política que nos acerque a la gente.

emeteriog@cantv.net

Diario El Universal