Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
De guerras y elecciones. Victor Maldonado

Alfonso XIII fue el último rey español antes de la insurgencia de la Segunda República. Hijo póstumo, este Borbón apodado “el africano” fue proclamado mayor de edad a la temprana edad de dieciséis años, y desde ese momento tuvo que asumir el poder de una sociedad en transición hacia la industrialización y una mayor presión demográfica.

El monarca no pudo interpretar apropiadamente el signo de los tiempos, marcados por las exigencias de una mayor liberalidad y necesidad de paz, progreso y democracia. No haberlo entendido le hizo apostar por una serie de experiencias bélicas desastrosas que terminaron de dañar la reputación de la monarquía. La corrupción, la impunidad y el cohecho practicado por los afectos al rey junto a los malos resultados de la gestión pública obligaron al barajo del gobierno y al llamado de elecciones municipales, que se pactaron para el 12 de abril de 1931. El desastre fue total. Las principales ciudades del reino fueron ganadas por el bando republicano que rápidamente cantó victoria y decidió cobrarla.

En otra parte de Europa los bolcheviques habían implantado el “comunismo de guerra”. Habiendo tomado el poder se produjo una época de convulsiones y de guerra civil que los obligó en 1918 a tomar medidas para abastecer al ejército rojo y a las principales ciudades de la URSS. La guerra fue la excusa para controlar las grandes empresas, planificar y organizar la producción desde el Consejo Superior de Economía, eliminar el derecho de huelga y exigir conciencia y disciplina laboral, constituir el servicio de trabajo obligatorio para las clases no obreras (trabajo forzado), legalizar y practicar las requisas de los excedentes agrarios de los campesinos para distribuirlos al resto de la población, racionar alimentos y artículos esenciales que comenzaron a ser distribuidos de manera centralizada, ilegalizar a la empresa privada, y poner bajo el control militar a los ferrocarriles, que no significaba otra cosa que la apropiación de los sistemas y canales de distribución. Este régimen económico hizo más penosa la conflagración. Se vaciaron las principales ciudades porque sus habitantes se morían de hambre y volvían a los campos para encontrar algo con que alimentarse. El mercado negro surgió con fuerza y arrojo a pesar de la ley marcial y la lucha contra la especulación. El rublo se derrumbó al punto que se hizo efectivo un régimen de trueques que contribuyó al hundimiento de la industria pesada, la debacle de los salarios y el desplome de los servicios públicos. Todas estas consecuencias no fueron tanto el resultado de la guerra como del comunismo de guerra que se le había aplicado a la economía soviética. El resultado fue una hambruna que duró entre 1921 y 1922.

El hambre obligó a Lenin a una pausa en el camino hacia el comunismo. “No somos lo suficientemente civilizados para pasar directamente al socialismo” se lamentaba a la par de impulsar una Nueva Política Económica que oficializaba el Capitalismo de Estado en coexistencia precaria con la pequeña empresa y los pequeños productores del campo. Esa pequeña ventanilla hacia el mercado hizo, no obstante, la gran diferencia que los mantuvo a flote hasta la instauración de los planes quinquenales de Stalin que por volver a la línea dura del comunismo de guerra aseguró el derrumbe final que ocurrió en 1991. Todos los historiadores están de acuerdo en que fueron precisamente malas decisiones económicas y políticas las que acabaron con el intento de realizar esa distopía.

Pero el hombre está condenado a replicarse y a cometer los errores que aseguraron la tragedia de otros en otras épocas. En Venezuela se practica el mismo esquema de “comunismo de guerra” aunque no haya guerra civil alguna y se devanen los sesos para inventar conjuras y conspiraciones. La guerra económica la ha aplicado el Gobierno para imponer su socialismo con los mismos resultados que hicieron a Lenin buscar una pausa en su marcha hacia la nada. Estos ejemplos nos demuestran que los malos resultados económicos pueden provocar efectos políticos insólitos que obligan a los gobernantes a intentar un salto o una pausa. Alfonso XIII vio en sus plebiscitarias elecciones municipales un chance. Lenin pensó en el retroceso táctico, dos pasos atrás para el posterior reimpulso. Ya conocemos los resultados.

Mantenerse en el poder es una función compleja de atributos, buenos resultados, credibilidad, autoridad y respetabilidad. Sin esa mezcla no hay otra salida que la decidida por Alfonso XIII, asumir los resultados, agarrar el automóvil, manejar hasta Valladolid, tomar un barco y partir hacia un exilio que solo terminó con la muerte.