Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Default 2014 o como desviarse de lo importante. Jesús Alexis González

El término default, es utilizado en el campo de la economía internacional para hacer referencia al impago de la deuda soberana o lo que es lo mismo, cuando un Gobierno toma la decisión de no pagar su deuda externa (DE). En teoría, una Nación asume de en aras de recibir recursos para apuntalar su desarrollo, y ha de asumir en consecuencia una política de ahorro interno para ampliar su capacidad de pago cara a su vencimiento. Luego de esta breve referencia conceptual, podemos de inicio expresar una conclusión anticipada: Venezuela en 2014 no muestra signos de vulnerabilidad fiscal que ponga en riesgo la sostenibilidad de su DE, entre otras razones a que dicha deuda con respecto al PIB, observada como la medición del endeudamiento relativo de la actividad económica, está dentro de los rangos normales aunado a que la posición deudora del sector público no supera el 4% del PIB e igualmente su servicio en relación a las exportaciones petroleras es de un 24%.

En fin, no existiendo obstáculos para pagar la DE 2014, asumimos que abordar el tema del default resulta intrascendente; siendo de mayor relevancia intentar conocer posibles causas de su incongruente crecimiento  a pesar que a Pdvsa le ingresaron unos US$ 1.250.098 millones durante el periodo 1999/2013.

Todos los bonos (bolívar/US$) que conforman la DE (a excepción del Venezuela 2027) fueron emitidos durante el lapso 1999/2014 (DE revolucionaria) y muy puntualmente durante 2005/2011 (con énfasis en 2007), induciendo que en el venidero octubre se han de pagar unos US$ 6.000 millones (capital e intereses); momento cuando se hace visible, entre otros hechos, que la producción petrolera disminuyó en un 29,6% durante 1999/2013 con un marcado estancamiento (falta de inversión) al notar que en 1999 la producción se situó en 3.059.000 barriles/día al tiempo que en 2013 fue de 3.015.000 barriles/día;  a pesar de ello le ingresó a la industria petrolera los ya citados US$ 1.250.098 millones, de los cuales la Nación recibió algo más del 40% (US$ 502.0000millones) siendo que la diferencia fue mayormente recibida por el Gobierno. Sobre este aspecto, resulta pertinente resaltar lo referente a la política de cooperación energética asumida por el Ejecutivo para favorecer 22 países, que en el caso específico de Petrocaribe, le ha representado al País un sacrificio superior a los US$ 48.000 millones (cuyo cobro se inicia en 2020), cifra que aumenta hasta más de US$ 54.000 millones al consolidar otros cuatro Convenios, donde Cuba (US$ 21.400 millones), Argentina (US$ 4.600 millones) y Uruguay (US$ 4.200 millones) reciben un 55,7% del total.

En contraposición al seguro cumplimiento del pago en 2014 de la DE, se visualiza una suspensión de pago a nivel nacional por cerca de US$ 40.000 millones (sin ajustes por irregularidades) por concepto de divisas autorizadas y no liquidadas, que obviamente afectará negativamente tanto a la familia (estudios, remesas, viajes, etc) como la solvencia crediticia de nacionales con proveedores extranjeros, dentro de una realidad económica donde más del 75% de lo que se consume es importado; tal situación impulsa a inferir que se magnificará la penetración del Gobierno en el escenario económico, incluida la determinación de las necesidades sociales. En ese contexto de capitalismo/socialismo petrolero de Estado, resulta oportuno recalcar la reciente aprobación del Convenio Cambiario Numero 30 (G.O. No 40.504 del 24/09/14), que entre otros aspectos consagra que el BCV recibirá más US$ por parte de Pdvsa, quien a su vez percibirá más bolívares  con efecto favorable hacia Fonden (que a la fecha ha recibido cerca de US$ 110.000 millones) el cual es administrado por la presidencia de la República y que en lo sucesivo recibirá más bolívares (sin que aumente la cantidad de dólares), liberando de tal forma una cantidad de divisas que el Gobierno podrá utilizar, bien para aumentar sus importaciones directas, o bien asignarlo vía Sicad II para combatir el paralelo (lo cual dudamos) propiciando tanto una devaluación implícita al incrementar la oferta de divisas a Bs 50/US$ como una emisión encubierta de dinero inorgánico que en simultáneo generará ingresos fiscales adicionales que con seguridad alimentará en 2015 el gasto público con intenciones electorales.

Al integrar el desenvolvimiento económico con la realidad social, se muestra que el nivel de pobreza alcanzó un 40%, a la luz de cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) donde reflejan que en 2013 los hogares en situación de pobreza aumentaron en un 30%,, mientras que la pobreza extrema creció en un 8,8%; en Íntima vinculación con el comportamiento de la Canasta Alimentaria Normativa (50 alimentos básicos) que según el mismo INE aumentó un 150% desde mayo 2012 a mayo 2014, lo cual equivale a un incremento del 70% en el precios de los alimentos, hasta llevar el gasto mensual familiar (5 personas) desde Bs 1.800 hasta Bs 4.400. Ante tal panorama, concluimos con una cita: Tu mejor maestro es tu último error (Ralph Nader).

JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ
Jagp611@gmail.com
@jesusalexis2020