Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Del “bolívar fuerte” al bolívar débil

alerta-gasto-publico-devaluacion-moneda

Finalmente, el Banco Central de Venezuela (BCV) prepara la puesta en circulación de dos nuevos billetes de más alta denominación para adaptar el cono monetario venezolano a la senda hiperinflacionaria por la que transitamos. Y es que en la actualidad cualquier transacción que se realice en efectivo se hace incómoda y engorrosa dado el volumen de billetes que exige.

Según cifras del BCV, el número de billetes en circulación dentro de la economía venezolana se incrementó en 91,94% durante el primer semestre del 2016, en comparación con el periodo similar de 2015, y la cantidad de billetes colocados en el aparato productivo nacional está incrementándose cada 30 días.

 

grafico1

Lo anterior es reflejo de la espiral inflacionaria a la que estamos sometidos, producto de erradas políticas económicas que han impedido la producción y de distorsionadoras políticas monetarias de emisión incontrolada por parte del BCV. Recordemos que para 1998, momento en que el régimen actual toma el poder e inicia la instauración de su modelo socialista del siglo XXI, el tipo de cambio se ubicaba en 0.565Bs/USD (en términos reconvertidos). Hoy el tipo de cambio oficial DICOM se ubica en 656 Bs/USD (al 07/11/2016) y el del mercado de Cúcuta lo ubica en 1758Bs/USD.  Estamos hablando de devaluaciones astronómicas.

 

Desde la reconversión monetaria de 2008, la inflación acumulada, hasta ahora es de 1.500%. El efecto en la capacidad adquisitiva del trabajador venezolano es devastador: su ingreso no cubre ni siquiera lo que requiere para alimentación, se requieren unos 14 salarios mínimos tan solo para cubrir la canasta alimentaria y unos 20 para la canasta básica familiar. Pero además, el aumento del salario mínimo, para poder preservar su capacidad de compra, no debería responder sólo a la inflación, sino además prever los futuros aumentos de los precios para poder cubrir la Canasta Básica, e incluso ahorrar.

 

Pese a la implementación de un nuevo cono monetario, esto no resolverá el problema inflacionario de la economía. La inflación del país la causa la severa contracción del aparato productivo, que se expresa en la escasez de productos y alimentos, y también en un ambiente de escasez al que se le inyectan torrentes de billetes sin control.

 

Solo reactivando la producción agrícola e industrial, lo que permitirá una oferta abundante de bienes, y prohibiéndose el financiamiento de PDVSA y entes del Gobierno a través de la impresión de billetes sin respaldo, se logrará corregir el desequilibrio monetario.

 


grafico2Fuente: Banco Central de Venezuela (BCV)