Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Del pragmatismo ruso y el suicidio criollo. Ramón Rey

Rusia, país fuertemente afectado por la baja cotización del petróleo en mercados internacionales, ha anunciado a través de la página web del Ejecutivo los planes fiscales puestos en marcha para hacerle frente a la actual coyuntura. El Gobierno encabezado por el Presidente Vladímir Putin se ha planteado como objetivo la reducción en un 10% en la mayoría de las partidas presupuestarias de la nación, así como un 5% anual para el período 2016-2018. Destaca, sin embargo, que las partidas correspondientes a planes sociales, gasto de defensa, subvenciones a la agricultura y obligaciones internacionales no se verán afectadas por los objetivos planteados.

El principal país de la antigua URSS, considerado por muchos como aliado ideológico de Venezuela (aunque sin duda político), resalta al contrastar las medidas expuestas con las del también país petrolero del Caribe, pues demuestran que el pragmatismo económico domina sobre la toma de decisiones del Gobierno, mientras que en el segundo, la debilidad de las instituciones gubernamentales obligan a la postergación de recortes y balances presupuestarios por temor al costo político que éstas pudieran traer asociadas, postergando la ineludible corrección y comprometiendo la estabilidad política del territorio.

Como reflexión final, si bien Rusia se encuentra bajo presiones económicas desconocidas por Venezuela debido a su rol en el conflicto ucraniano (Específicamente las sanciones económicas  impuestas desde Europa y EEUU), ambos países manejan una retórica en la cual factores externos son el origen de su particular condición, específicamente, el mercado internacional petrolero (exclúyase acusaciones a potencias extranjeras o grupos internos). Ocurre, sin embargo, que el cortoplacismo y la ausencia de previsión ahorrativa generan una miopía en el manejo de la bonanza del hidrocarburo, cuyo único responsable es la falible administración fiscal de los países en cuestión. De esta manera, se afirma que, sin lugar a duda, la previsión y ahorro no es un lujo en los países dependientes económicamente de commodities, es una necesidad.

ramon rey – observatorio gasto público
#cediceobserva