Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
“¿ Democracia o República ?” Carlos H. Blohm

La intolerancia del Estado populista ha llevado al irrespeto de las libertades.

Nuestro prócer Juan Germán Roscio, fue corredactor de la Declaración de Independencia y de la Constitución de Angostura, además vicepresidente de la Gran Colombia. En los libros que Bolívar, Bello y él leyeron estaban “El Contrato Social” de Rousseau y “Los Papeles Federalistas” de la Convención Constituyente de EEUU. ¿Qué comprendían como democracia?

La democracia de Rousseau viene de Grecia: La mayoría manda, la minoría se somete. El Ágora ateniense, votó para ejecutar generales que perdieron batallas. Esparta venció a Atenas al no poder atraer buenos generales. Así es la democracia populista de hoy, la mayoría arrolla a los individuos. ¿Tiene siempre que degenerar la democracia?

La república liberal norteamericana es diferente y mucho más exitosa, es el camino a la prosperidad. Su esencia es que la mayoría decide pero respeta los derechos individuales. Hay separación de poderes y una Constitución que respeta la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad de cada persona. ¿Por qué tuvo éxito esta idea?

Los derechos de los emprendedores son respetados, incluyendo libertad económica y propiedad privada. Esto los lleva a invertir y a inventar, corriendo riesgos y buscando una ganancia merecida, al competir en buena lid con todo el mundo. Adam Smith observó que el interés individual lleva a la riqueza en las naciones. ¿Podremos aceptarlo?

En 1976 cuando se nacionalizó la industria petrolera, nadie levantó un dedo para oponerse, casi todos estábamos orgullosos. Se estancó de ahí en adelante el país. Empresas públicas en malas manos han traído el desastre, y han hecho una falsa repartición de riqueza. Habrían sido eficientes, y generado más empleos dignos si hubieran sido privadas.

La intolerancia del Estado populista ha llevado al irrespeto de las libertades y al peor fracaso económico. Así lo señala el magnífico colofón “Los estudiantes” de Vargas Llosa en El Nacional del domingo. ¿Volveremos al camino señalado por Roscio?

CARLOS H. BLOHM | EL UNIVERSAL
@carlosblohm