Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Dos Corea: la mala y la buena. José Luis Cordeiro

Corea del Norte, el país “ermitaño” que recibe escasamente 5.000 turistas occidentales al año

Hace unos días estuve visitando por primera vez a Corea del Norte, el país “ermitaño” que recibe escasamente 5.000 turistas occidentales al año. La capital Pyongyang parece un monumento a la antigua Guerra Fría, cuando el mundo se dividía entre los países capitalistas del llamado Primer Mundo, los países socialistas del Segundo Mundo, y los países más rezagados del Tercer Mundo.

La península coreana está hoy dividida en dos Corea con sistemas económicos y políticos radicalmente opuestos. Económicamente, Corea del Norte tiene un sistema socialista cerrado y Corea del Sur un sistema abierto de mercado. Políticamente, Corea del Norte es una estricta dictadura comunista de partido único bajo la tercera generación de sátrapas Kim y Corea del Sur es una dinámica democracia con muchos partidos políticos que compiten en elecciones libres.

Hoy Corea del Norte es uno de los países más atrasados y pobres del mundo, mientras que Corea del Sur es uno de los países más avanzados y ricos del mundo. Aunque las cifras reales de Corea del Norte son realmente desconocidas, durante mi viaje descubrí que el salario promedio de un norcoreano es escasamente equivalente a 10 dólares por mes, mientras que en Corea del Sur el salario promedio ya ronda en cerca de 3.000 dólares por mes. Esta es una diferencia económica impresionante, especialmente si consideramos que ambos países tenían ingresos equivalentes hace tan solo medio siglo.

El terrible sistema económico-político instaurado en Corea del Norte desde la división del país también ha creado diferencias trágicas a nivel humano. Según un informe especial publicado por la prestigiosa revista The Economist el pasado 24 de octubre, los norcoreanos viven un promedio de 12 años menos que los surcoreanos. Por si fuera poco, el tamaño promedio de los norcoreanos es 8 centímetros menos que el de sus vecinos surcoreanos. Corea del Norte ha sufrido y continúa sufriendo terribles hambrunas, con niños malnutridos, mientras que Corea del Sur está comenzando a padecer los problemas de obesidad típicos de países más ricos.

Las diferencias dentro de Corea del Norte son también enormes, pues un reducido grupo de máximos líderes comunistas tiene acceso a bienes y servicios desconocidos por el sufrido pueblo norcoreano. Por ejemplo, en el mausoleo de los dictadores Kim se puede ver el tren personal de Kim Jong-il, incluyendo su computadora Apple con conexión satelital a Internet. Sin embargo, los norcoreanos normales no pueden acceder a computadoras personales, y mucho menos Apple, en el último país del mundo sin conexión a Internet para el público. Por otro lado, Corea del Sur es líder mundial en equipos electrónicos y tiene el mejor acceso a Internet del planeta.


José Luis Cordeiro – EL UNIVERSAL

www.cordeiro.org

Lunes 11 de noviembre de 2013