Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Ecuador en la mira. María Teresa Romero

La atención hemisférica está ahora en Ecuador. Tiene elecciones presidenciales este próximo domingo 17 y la mayoría de las encuestas le dan al presidente Rafael Correa la preferencia popular sobre los 7 candidatos opositores que van desunidos. Pero algunos analistas no descartan que la sorpresa pueda imponerse y, como sucedió en el referéndum de 2011 en que los sondeos se equivocaron, Correa deba ir a una segunda vuelta electoral seguramente para enfrentarse con su principal contendiente, el banquero Guillermo Sasso.

El mandatario ecuatoriano que busca la reelección, ha seguido fielmente el patrón chavista: ha aglutinado el poder en torno a él controlando los poderes Judicial y Electoral, y en estos comicios busca hacerse del Poder Legislativo para poder consolidar su “revolución ciudadana”. Al tiempo, empuña un discurso agresivo y una acción populista, lo cual mantiene contentos a los más pobres, tapa los casos de corrupción y los ataques a la libertad de prensa, así como el desgaste propio de un gobierno que se estrenó en 2007.

Ahora bien, a diferencia del caso chavista, el gobierno ecuatoriano ha invertido en el país y no ha malgastado su ingreso petrolero en desproporcionadas “cooperaciones” exteriores. Ecuador se ha convertido en el país latinoamericano con el mayor índice de inversión respecto a su Producto Interior Bruto (PIB) y su inversión pública se sextuplicó en los últimos 6 años, llegando a los 6.287 millones de dólares en 2012, cifra récord para el país. Después de todo, Correa es economista y estudió en una universidad estadounidense. De tal forma, trabaja en conjunto con el sector privado de su país y del exterior en obras de infraestructura, hidroeléctrica y petrolera.

Y además, el hábil presidente ha sabido aprovecharse de la generosidad del hermano mayor del ALBA, Hugo Chávez. Valga un solo ejemplo: para cumplir con un convenio suscrito en 2007, Pdvsa debe salir a comprar combustible en países lejanos para entregárselos a Ecuador por no tener los productos que acordó.

EL UNIVERSAL

Matero1955@hotmail.com