Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Educación de calidad y desarrollo económico. Jesus A. González

En el marco de la sociedad del conocimiento y del aprendizaje permanente, la educación de calidad se convierte en la pieza clave para la inclusión y cohesión social; haciendo la salvedad que no existe un concepto universal de calidad aplicable a la educación, pero aceptando como premisa que todo sistema educativo ha de estar en capacidad de incorporar las novedades que se producen en el mundo académico.

Al considerar el tema referido a una educación de calidad, no intentamos abordarlo como una crisis del proceso de enseñanza-aprendizaje, ni de la rutinización de las prácticas escolares ni de obsolescencias de los contenidos curriculares ni de la ineficiencia de los resultados finales, sino de una crisis que afecta a la sociedad en su conjunto y a la economía en particular. Siendo así, el sistema educativo eficiente no será, entonces, aquél que tenga (por ejemplo) menos costo por alumno sino aquél que optimizando los medios de que dispone sea capaz de ofrecer educación de calidad a toda la población, a la par de darle significado social al aparato productivo nacional.

Sea propicio señalar que en mucho la organización curricular sólo incluye contenidos de las asignaturas y algunas otras especificaciones relativas al plan de estudios, sin profundizar en aquellos aspectos referidos a la formación de personas altamente creativas lo cual no soslaya las enormes deficiencias que se suceden en el campo de las matemáticas y el manejo del lenguaje, habilidades cruciales para el desarrollo del pensamiento lógico, el manejo de conceptos y la solución de problemas complejos.

En materia de desarrollo económico se reconoce como condición necesaria la relevancia de la formación de capital humano y físico y del avance tecnológico impulsado por la inversión y aplicación del progreso científico a la luz de mejorar y modernizar los procesos productivos. En lo que se refiere al sistema económico, dos son las áreas mínimas de compromiso del sistema educativo: (1) la formación para el mundo productivo y (2) el aporte científico para el desarrollo; aspectos bien distintos a la simple formación para un puesto de trabajo sino por el contrario ha de transmitir masiva y tempranamente las operaciones de pensamiento lógico y las actitudes y conductas acordes con el crecimiento económico , que como bien señaló el premio Nobel de Economía 1998, Amartya Sen “es necesario invertir en salud, educación y productividad de la gente para mejorar el desarrollo de los países”.

A tenor de ello,  puede concluirse que las economías pueden incrementar su competitividad tanto por la presencia de una educación de calidad (con enfoque de innovación en un marco de política pública) como por el aumento en el ingreso y remuneraciones de los trabajadores como respuesta a su patrimonio educativo; en caso contrario el sistema educativo haría una irrelevante contribución al crecimiento económico. Con base en ello, una educación de calidad ha de  propiciar la necesaria modernización de la estructura productiva a través del capital humano, en aras de alcanzar altas y sostenidas tasas de expansión económica y de generación de empleos dignos; y donde la educación superior ha de participar firmemente mediante la innovación a favor de robustecer la competitividad internacional del aparato productivo, propiciando una mayor expansión económica de largo plazo.

Cara al futuro, Venezuela requiere de un sistema educativo comprometido con la formación integral de la persona, habida cuenta del impacto que tiene una educación de calidad sobre el desarrollo económico, lo cual se traduce en un incremento del ingreso personal (población mejor preparada) y de la productividad en un contexto de igualdad económica de la sociedad expresada en mayor bienestar y profunda cohesión social, teniendo como norte la equidad social entendida como el que la mayoría tenga igualdad de acceso y de oportunidades.

JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ
@jagp611