Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
El “bachaqueo”: una forma de discriminación social. Luis Alfonso Herrera

El término “bachaqueo” es uno de los tantos que integran la neolengua oficial, cuyo objeto es encubrir, deformar y reinterpretar a conveniencia del poder los problemas que enfrentan día a día los ciudadanos, a causa de deliberadas políticas económicas adoptadas por el Gobierno, para acentuar y hacer irreversible la dependencia de las personas, en especial de las más pobres, en todos los ámbitos posibles.

.

buhoneros-04nn

 

La actividad de venta en “mercados negros” de bienes sujetos a control de precios que ese término “describe”, tiene otra denominación, más correcta y honesta, que es “reventa”. En efecto, las personas dedicadas a esta actividad lo que hacen es vender de nuevo a otras personas esos bienes sujetos a control, pero a precios muy superiores a los que inicialmente pagaron al comprarlos en supermercados y bodegas, obteniendo una utilidad económica gracias a ese diferencial. Llamar “bachaqueo” a esta práctica, además de una degradación de la lengua, supone despojarla de su significado real y atenuar su efecto negativo (la violencia que implica) sobre los consumidores, pues banaliza y hasta torna jocoso (ya la mayor parte de la gente lo usa como verbo para describir muchas acciones: “¿qué?, ¿estás ‘bachaqueando’ ahí?”) su uso compulsivo por el poder y la ciudadanía.

.

Y más grave todavía resulta lo anterior, cuando expertos en formación de opinión como el economista, Luis Vicente León implícitamente legitiman esta conducta al afirmar que: “Este abastecimiento informal es muy importante para la explicación de la estabilización social. No hay una explosión social porque la severa escasez es en los comercios (…) La población tiene abastecidas sus casas”, y cuando añade que “por cada inversión de 400 bolívares que hace un bachaquero, obtiene ganancias por el orden de 5.600 bolívares. Si va tres veces por semana a bachaquear puede lograr ingresos de 60.000 bolívares mensuales”. (ver El Nacional, de 16 de junio de 2015).

.

Aunque sea parte de la “lengua común”, y que supuestamente garantiza estabilidad social, abastecimiento e ingresos a hogares pobres, esta conducta no es beneficiosa, sino para un reducido grupo de privilegiados. La reventa de bienes regulados, más allá de ser la respuesta dada por miles de personas a los incentivos perversos creados por dicho control (típica institución extractiva que genera discriminación y pobreza), en la Venezuela actual es una conducta socialmente negativa y repudiable, pues no se trata de un servicio especial al consumidor para facilitar su elección y libre acceso a los bienes que demanda, sino que es una imposición, ante la escasez generalizada de bienes, de comprar a un único proveedor del bien necesitado (el “bachaquero”) que asume esa condición no debido a su esfuerzo, eficiencia o propietario de una patente, sino a su conexión con redes estatales mafiosas, corruptas, mercantilistas y clientelares que benefician (privilegian) a sus aliados y perjudican (discriminan) a millones de venezolanos que no revendemos ni en modo alguno obtenemos beneficio del funcionamiento de dichas redes.

.

Considerar un “beneficio” el que se obtenga papel higiénico, jabón, café, leche en polvo, etc., por esta vía no basada en la libertad de elegir de los consumidores, sino en la imposición coactiva de un revendedor que es casi un monopolista, y además afirmar que la reventa genera estabilidad social, es una afirmación que raya en el cinismo y acaso en una abierta complicidad con las redes mafiosas que actualmente operan.

.

La reventa, servilmente llamada por muchos “bachaqueo”, es una expresión de violación al principio de igualdad de todos ante la ley, a la vigencia del Estado de derecho y a la soberanía del consumidor, que estimula el saqueo por parte de los privilegiados (las redes mafiosas y los revendedores) a costa de los proveedores sujetos a controles y de los consumidores que no tenemos libertad para elegir dónde y a qué precio comprar los bienes que necesitamos, a causa del control de precios inconstitucional.

.

LUIS ALFONSO HERRERA
NOTITARDE