Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
El Bolívar “Fuerte” del Presidente Chávez y el legado del Che Guevara: entre Fuerte Tiuna y Santa Clara

Le invitamos a leer

EL BOLIVAR “FUERTE” DEL PRESIDENTE CHAVEZ Y EL LEGADO DEL CHE GUEVARA: ENTRE FUERTE TIUNA Y SANTA CLARA

Por: Alexander Guerrero E.

1. El Che Guevara y el Presidente Chávez: que nos viene desde Santa Clara?

En 1961 el Che Guevara fue por accidente de los fusiles Presidente del Banco Central de Cuba, el peso cubano, hasta esa fecha una moneda fuerte, fue convertido en la típica basura monetaria de todo régimen comunista. El Che Guevara realizo una reforma monetaria, la cual parece ser el modelo que Presidente Chávez quiere implementar en Venezuela. En aquel año el Che Guevara convirtió las reservas internacionales en ingreso fiscal, el peso perdió el contravalor de las reservas, perdiendo con ello la convertibilidad a dólar. La consecuencia inmediata de esa reforma del Che Guevara fue el empobrecimiento general del cubano quien no pudo desde ese momento disponer del valor monetario de parte de su patrimonio, simplemente el Estado ahora en manos de los comunistas de la Sierra Maestra y Santa Clara expropiaba la propiedad expresada en su demanda de dinero, el componente liquido de su balance empresaria, personal o familiar. La tasa de suicidios creció exponencialmente. Cuarenta años parecen no haber pasado en vano.

El Presidente Chávez nos presenta una reforma constitucional, vestida de fraude, donde entre otros, se desmonta el poder monetario que pese a las dos últimas reformas de la Ley del BCV aun en letra muerta es parte de la actual constitución. La propuesta presidencial de sentarse el mismo en el pote de las reservas internacionales deja al bolívar que él propone llamar fuerte como papelillo. La consecuencia sobre el valor real del bolívar será la pérdida de su precaria, hasta ahora, convertibilidad, en esas condiciones cuantos bolívares fuertes se cambiaran por un dólar, obvio, más que un punado. Sera posible que después de la elegía de Santa Clara la semana pasada donde el Presidente se declaro guevarista y marxista-leninista por añadidura, la fulana reconversión monetaria, -termino pomposo para una simple indexación del bolívar que es como técnicamente se conoce el mecanismo de eliminación de ceros-, y reforma monetaria propuesta por el mismo Presidente, nos trae la misma reforma monetaria llevada a cabo por el Che Guevara con sus conocidas consecuencias? En el escenario que vivimos de perdida plena de los derechos de propiedad y confiscación institucionalizada de propiedad privada, esquemas todos de debilitamiento del bolívar que ahora serian letra constitucional, no es una locura suponer que nos espera lo mismo que a los cubanos. Después de todo, el Presidente Chávez nos lo dijo el domingo pasado, Cuba es Venezuela, mientras tanto la dirigencia política venezolana engullida en fracaso tras fracaso pareciera tener aun los oídos tapados.

2. Las dos tasas de cambio oficial: el “bolívar permuta” y el “bolívar CADIVI”

Como se conoce, el actual régimen cambiario consiste de dos tipos de cambio, el de CADIVI que transa las solicitudes de divisas de las reservas internacionales para importaciones de bienes y servicios y otras operaciones permitidas a discreción por el gobierno y el tipo de cambio permuta que regula la colocación de los bonos de deuda pública -bonos Sur y bonos de PDVSA- para ser adquiridos con divisas compradas en el BCV. Ese mecanismo de arbitraje se convierte por medida oficial en otra tasa de cambio, paralela a CADIVI, la cual arbitra operaciones off shore o en transferencia como se le conoce corrientemente, por quienes requieren bolívares en circulación nacional y dólares como cambio internacional, y aunque ello no implique una operación directa de cambio porque no interviene el BCV como administrador de las reservas internacionales, ni ocurre esterilización monetaria, el arbitraje de canje o cambio de bonos públicos en bolívares –cambio permuta- marca el comportamiento de precios en el mercado. Sobre este tipo de cambio se sentirán todas las pasiones de los venezolanos, los riesgos, los miedos, los temores y como se dice popularmente, como la necesidad tiene cara de perro, la gente da la vida por un dólar, cualquiera que sea el precio que esas pasiones, medios y temores imponen. EL costo de todo es la depredación de los activos de la gente que son depreciados al ritmo de la depreciación del cambio permuta.

En ese curioso entorno cambiario, de dos tasas de cambio, el gobierno mantiene una intensa propaganda para imponer su extraña definición de un “bolívar fuerte”. Un ingenuo y hasta un lego en el tema se preguntaría, ¿Implicaría la reconversión monetaria o el mecanismo de borrar tres ceros, la eliminación del control de cambio?; pero por supuesto que no porque el control de cambio ha sido diseñado como un mecanismo depredador y con objetivos políticos específicos; y/o ¿acaso el enorme costo –estimado en los 700 millones de dólares agregados sectores público y privado- de la eliminación de los tres ceros -indexación monetaria- , pomposamente llamada reconversión monetaria nos lleva directo hacia un entorno de una moneda fuerte ?. Pues tampoco, todo lo contrario.

Esas interrogantes son pertinentes dado que el tipo de cambio oficial en el mercado permuta es dos y media veces mayor que el otro cambio oficial, de CADIVI. Razones económicas elementales imponen que una buena porción de la inflación corriente sea explicada por la devaluación del bolívar permuta cuyo ritmo de depreciación es estimulado por la voracidad fiscal que refleja la colocación de bonos públicos –endeudamiento público- del gobierno y PDVSA. Este fenómeno financiero que además de licuar la deuda pública porque los rendimientos de esos bonos son varias veces menores a la inflación, devela claramente que el gobierno hace todo lo posible por mantener un bolívar débil para con ello facilitar el financiamiento del gasto público, porque el enorme ingreso fiscal petrolero no le alcanza para financiar el socialismo del siglo XXI. Por lo tanto, la gente se pregunta si en este entorno cambiario e inflacionario estimulado por el mismo gobierno es posible imprimir un bolívar fuerte.

3. Bolívar fuerte sin convertibilidad y sin confianza?

Esas interrogantes del hombre de a pie que no conoce –por asimetrías de información- las barreras políticas impuestas a los derechos de propiedad y entre ellos a la libre convertibilidad del bolívar, vienen al caso porque el comprende instintivamente que una moneda es fuerte si y solo si su convertibilidad es plena; es decir, si la posibilidad de cambiar el bolívar libremente por moneda de circulación internacional depende de los fundamentales de la economía antes que restricciones políticas, después de todo los bolívares que el dispone para convertirlos en otra moneda es un componente vital de sus derechos de propiedad hoy mutilados.

Sobre el bolívar pende un sistema de precariedad de su propiedad, la cual será conjugada no solo en el cambio de la constitución respecto de la propiedad privada que propone el Presidente y la Asamblea Nacional le aprueba, sino monetariamente porque el BCV desaparece para que el Jefe de Estado se siente sobre el pote de las reservas internacionales, además se sentarse sobre el pote que recoge los impuestos que la gente y sus empresas pagan, incluido el impuesto inflacionario.

4. La debilidad secular del bolívar

Los cambios institucionales, los decretos y ejecutorias del gobierno, sean o no constitucionales, y el propio discurso político que tanto el cómo sus correligionarios imponen como religión socioeconómica, han creado un entorno de debilidad de la moneda, y después de la reconversión la debilidad será aun mayor dado que las reformas tienden a eliminar la convertibilidad del bolívar.

En la realidad socioeconómica que vivimos tendremos en consecuencia un bolívar débil, lo único fuerte es el grito político que dice que es fuerte, pero el hombre de a pie, no puede ser engañado, porque él sabe que la inflación, la escasez enfermedades cronistas del socialismo del siglo XXI son consustanciales de un bolívar débil. El vecino sabe que lo que dice si una moneda es fuerte es el hecho de la plena convertibilidad, como por ejemplo existió hasta febrero de 1982.
El corralito –control- cambiario de CADIVI y la prohibición y la propia ley de ilícitos cambiarios, constituyen severas restricciones a la convertibilidad del bolívar, por lo tanto ellos constituyen mecanismos legales y administrativos que se decretan y legislan por mantener no una moneda fuerte sino lo contrario, crear una moneda débil.

5. Cual Bolívar Fuerte?

Que es entonces lo que se quiere transmitir o comunicar con el cuento chino del bolívar fuerte? Pues nada en el terreno de la racionalidad económica y del sentido común, aparte de ser un irrespeto a la inteligencia colectiva; su explicación está en campo mágico del socialismo real tipo cubano/soviético donde se supone que la gente está obligada a seguir al líder y dar por fe cierta todo cuanto se le ocurra transmitir por el espacio electromagnético. También es cierto que repetir una mentira, porque eso del bolívar fuerte es un fraude y una procaz mentira, miles de veces puede convertirse en una verdad.
En el fondo y llevado de la mano de la demagogia, los gobernantes desconocen lo básico, en una sociedad inflacionaria, y la nuestra de más persistente en el mundo, no es posible engañar al ciudadano de a pie d manera indefinida, en todo caso el “autoengaño” persiste hasta el momento en que el “trade off” por el escogido deja de darle beneficios.

6. Bolívar Fuerte con inflación: no jile!!

Dicho de otra manera, el debilitamiento acelerado y continuo del poder de compra de los ingresos redistribuidos por el gobierno en sus misiones y otros esquemas de redistribución de la renta petrolera va mellando la prédica demagógica del líder; los reales se los come la inflación y la escasez, fenómenos gemelos que destruye el ingreso real de la familia. Es obvio que esas condiciones económicas y sociales nada tienen que ver con ese cuento chino del bolívar fuerte.

La gente inclusive piensa que la reconversión monetaria es un ardid publicitario para devaluar el tipo de cambio oficial, muchos creen que el bolívar se cambiara –eliminados los tres ceros- a razón de 4,30 Bs por dólar, para remembranza del tipo de cambio que prevaleció cuando el bolívar era una “moneda fuerte”, lo cual implicaría una devaluación del dólar CADIVI en 100%.

Se acota que el llamado cambio permuta, mecanismo de cambio preferido por el gobierno para financiar su creciente endeudamiento público y sus clientes políticos de gobiernos extranjeros y para reproducir el casino financiero de sus clientes financieros locales y sanguijuelas del gobierno se ha devaluado en casi un 100% en los últimos doce meses. Acotamos que por ese cambio permuta se transa una buena porción de bienes y servicios, que aunque marginal en relación al volumen de dólares que se transan vía CADIVI y BCV, según el Ministro del Tesoro, sin embargo el impacto marginal en los precios tiene carácter depredador.

7. El tipo de cambio oficial “bolívar permuta” y su capacidad depredadora

Y es curioso que ese tipo de cambio depredador sea estimulado por el mismo gobierno, con el cuento chino del Ministerio de Finanzas y de los grupos financieros clientelares del gobierno según el cual la colocación de bonos públicos arbitrados con el cambio permuta – o paralelo- ayudaría a eliminar –léase esterilizar la liquidez monetaria en lenguaje técnico- los excedentes monetarios producidos por el impacto monetario del gasto público, quien ha desplazado al sector privado en eso de generación de liquidez monetaria.

Pero la realidad ha sido distinta, ante cada colocación de bonos públicos denominados en dólares la demanda de dólares ofrecidos por el gobierno a través de la adquisición de deuda pública –bonos Sur, y otras modalidades financieras, bonos PDVSA- la contracción del precio el mercado paralelo solo dura los días de la colocación de los bonos públicos e dólares, para devolverse a sus pecios “normales” precios que son alcanzados dadas las restricciones políticas y a la enorme corrupción que impone en el dólar CADIVI. Todo indica que la formación del precio del dólar en el mercado permuta o paralelo es una agenda del gobierno componente de su cruzada para la destrucción de la empresa privada organizada en virtud del carácter depredador que toma el precio del dólar permuta. Recordemos que el proceso de formación de precios en el mercado permuta esta signad por las restricciones políticas administradas por CADIVI y el BCV, por la confiscación e las reservas internacionales del BCV y transferidas a FONDEN para uso fiscal, ambos fenómenos liquidan la independencia del banco central –BCV- necesaria para dar confianza a mercado en cuanto a la habilidad y capacidad del banco central de mantener y el valor real del bolívar que el emite al adquirir las divisas y administrarlas como reservas.

8. La depredación en empresas e instituciones financieras

Es fácil intuir que la depredación financiera y monetaria que induce llamado el cambio permuta o paralelo ocurre en el marco del sector privado, el depredado de hoy será el depredado de mañana, una manera fácil de descapitalizar al sector privado y desplazar fondos hacia el estado para comprar deuda pública cuyo rendimiento esta tres veces debajo de la inflación. El licuado de la deuda pública esta entonces estimulado por el cambio permuta, así el gobierno, que cobra los impuestos, además de la inflación, empobrece por diseño cambiario al sector productivo nacional privado. Los intermediarios de ese proceso de depredación hacen su agosto de la mano del Ministerio del Tesoro, la revolución llegar de todos modos hasta ellos.

Ese impacto depredador visible en los costos que tienen que asumir las empresas para sostener su actividad económica importado materia prima, partes, repuestos y otros bienes lo cual ante la chaqueta de fuerza de los precios regulados marca el ritmo de descapitalización de las empresas, proceso a todo evento regulado y estimulado por la agenda destructora del capitalismo llevada a cabo por la revolución. También se puede ver el impacto depredador del dólar permuta en las cuantiosas pérdidas –aun contables- en bancos e instituciones financieras que han tenido que son compradores finales de los bonos públicos, los denominados en dólares, y los indexados a la tasa de cambio con la esperanza de que la devaluación le recompusiera los balances a los bancos. El garrote vil sobre el sistema financiero llevara paulatinamente a registrar pérdidas y encoger sus balances para prepararlos para cuando el gobierno decida tomar y estatificar el sistema financiero privado, el comienza de ese proceso lo dictara la re estatificación de la banca privada de origen extranjero.

Alex102@movistar.net.ve