Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
El buhonero como héroe. Carlos H. Blohm

Ser buhonero o bachaquero es mal visto en el país. Es sinónimo con zagaletón, abusador, etc. La verdad es otra. Hay cientos de miles de personas que traen diariamente a su familia el sostén necesario revendiendo productos con precio regulado. La falta de empleos formales los ha forzado a este quehacer. En el campo y en la ciudad su atractivo merma la mano de obra disponible para producir alimentos en el país.

Por una docena de años ha existido este intento fallido de hacerle llegar a los consumidores bienes a mejores precios. Fallido por pretender eliminar el mercado y por no haberse tomado medidas que frenaran la inflación. La inflación sólo la puede crear y permitir el que tiene el monopolio de la emisión de la moneda, el banco central y su dueño el Estado. La emisión desenfrenada de moneda unida al exceso de gastos fiscales están destruyendo nuestro Bolívar. 

La escasez aumentó al incrementarse los costos por encima de los precios rezagados y al quedarse atrás con la devaluación, haciendo casi todos los bienes unas gangas con respecto a los países vecinos. El control de cambios establece subsidios sin precedentes aún en este país de larga tradición de controles. Si se trae por ejemplo, todo un barco de champú durará solo días por valer seis veces más en nuestros países vecinos. ¿Cuándo preferiremos la prosperidad al subsidio estatal?

El pretender perseguir a buhoneros lo que es una acción emprendedora natural ante tamaña distorsión de precios de mercado, los debería hacer aún más admirables.

Serán subestimados por intelectuales estatistas, trasnochados en su búsqueda de utopías imposibles. Aquél emprendedor anónimo, logra resolver la necesidad de una madre consumidora que trabaja, que a lo mejor no puede hacer cola.

Los máximos consumos impuestos como promedios matemáticos insensibles al mercado puede que le impidan conseguir los suficientes pañales para su familia. ¿A 25 años de caer el muro de Berlín, vendrá la libertad?

CARLOS H. BLOHM | NOTITARDE
@carlosblohm