Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
El Burocratismo, la enfermedad del comunismo. Marco C.

“A los hombres de partido, por más puras que sean sus intenciones , les repugna siempre limitar la soberanía. Ellos se consideran sus herederos y la cuidan, incluso cuando está en poder de sus enemigos, como a una propiedad futuro”  ¿ Quién dijo o escribió esto ? ¿alguien del partido Voluntad Popular?, ¿ algún furioso partidario de la antipolítica, ? ¿ O algún enemigo nuevo de Henry Ramos Allup ? Sentimos decepcionar a nuestros lectores, la redactó  Benjamin Constant (1891) hace muchos años en un prefacio de un libro de Carlos Marx, sin haber conocido la reforma agraria de Betancourt, la nacionalización del hierro de Rafael Calder, la nacionalización del petróleo del gran Carlos Andrés Pérez, y la arremetida violenta contra la propiedad privada del actual régimen marxista-populista-chavista (sic). 

También decía Bertrand de Jouvenel, en su monumental libro Sobre el poder historia natural de su crecimiento:

Quienes no tienen ambiciones tan grandiosas se limitan a descuidar el funcionamiento de la maquinaria estatal, y son el despilfarro y la corrupción los que hacen necesario acudir a nuevas exacciones y a la creación de nuevos agentes de la autoridad. En la parte inferior de la escala gubernamental, silenciosa e insensiblemente, el funcionario produce más funcionarios y atrae hacia la estructura del Estado al primo y al protegido (p.191)

Con todo el odio que los marxistas, comunistas, anarquistas y socialistas de toda laya, le tienen a las empresas privadas, este cronista, considera que las empresas privadas en realidad son públicas y del pueblo puesto que cuando no satisfacen a los deseos de sus consumidores enseguida entran en quiebra, y desaparecen, mientras que las empresas del Estado son de la claque que detenta el poder, todos recordamos los robos al Banco Industrial prácticamente en todos los gobiernos, Pérez Jiménez, Carlos Andrés Pérez I, etc. Y siempre salen los alcahuetes del Tesoro Nacional a reponerle las pérdidas.

Es increíble ahora como el burocratismo en un paroxismo excepcional se ha apoderado de Venezuela. Le extraen las reservas internacionales al BCV, no permiten que PDVSA le entregue divisas al ente emisor, y cuando estalla la crisis cambiaria, crean un nuevo control de cambios, y un ente superior al BCV (banco despedazado por la burocracia), a CADIVI (la mayor exquisitez en burocracia), y a PDVSA (¿produce petróleo PDVSA o normas y Misiones Sociales?) Ni Frank Kafka que sufrió la maquinaria estatal del imperio austro húngaro entendería esta cuestión.

Con la llegada al poder de Nicolás Maduro y los suyos, se ha producido otro reacomodo, para no botar al gran Giordani mentor de varias devaluaciones y de la mayor inflación de América Latina se le nombra Vicepresidente de Planificación (¿ planificación de qué o para qué ?) se ratifican también a una pila de incapaces, sobre todo a la Ministro de seguimiento de los proyectos gubernamentales. La burocracia ya alcanza en el país a más de dos millones de personas, es como el famoso club de los pelirrojos de Sir Conan Doyle en la célebre novela del mismo nombre sobre Sherlock Holmes: ¡se les paga no para que produzcan sino para que consuman, y que por lo menos sean leales y agradecidos!

En un famoso libro de hace algunos años (Reingeniería por Michael Hammer y James Champy de editorial Norma) se mencionaba que en el capitalismo había empresas que se burocratizaban y empezaban a bajar su rentabilidad y eficiencia operacional, y por lo tanto si se les aplicaba un proceso de reingeniería (rediseño de procesos, de funciones de producción, etc) volvían a ser eficientes. En Japón ya los robots están haciendo carros, lo cual obligó a la industria norteamericana a reconvertirse. En los actuales momentos, se están estudiando las estructuras organizativas del Vaticano (una organización que tiene 2000 años de antigüedad !), pero nuestro gobierno revolucionario y archi retrechero no piensa en eso, sino al contrario: más burocracia. La cancillería bajo Maduro creo varios vice ministerios para nombrar a áulicos del régimen en puestos que les permitiera viajar, este cristiano preguntó por qué se hacía esto: y la respuesta fue que esa era la estructura que había en Cuba!

Por cierto ya PDVSA con menor producción petrolera (producimos lo mismo según la OPEP que en el año 1960), tiene más empleados y obreros, quizá los más vivos sean los que lleguen más temprano a las oficinas para no quedarse sin escritorio donde sentarse. ¡ Y pensar que hablaban horrores de Luis Giusti y su funcionariado!

Con razón decía Jean Jacques Rousseau, en el Contrato Social que el hombre era un ser limitado “su vida es corta, sus placeres tienen un límite, su capacidad de disfrute es siempre la misma y, por mucho que se eleve en su imaginación, no dejará de ser pequeño.

El Estado, por el contrario, al ser un cuerpo artificial, no tiene un límite preciso; su magnitud es indefinida, y siempre puede aumentar”. Quizá, el bueno de Maduro nos sorprenda con un ministerio para rendirle culto a la fausta memoria del comandante Hugo Rafael Chávez F. (que descanse en paz, donde no nos molesta y no lo molestamos).

MARCO TULIO CICERÓN MARTÍNEZ
* Economsita colaborador de Cedice Libertad