Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
El discurso socialista: una estafa de primera

Además exitosa, cómo dudarlo. Que luego de 12 años bajo régimen socialista, aún nuestra dirigencia demócrata no haya sido capaz de resolver tan viejo “Nudo Gordiano”, es como para ponerse a pensar.

Por: Ronny Padrón

Porque no resultará sencillo desarticular un discurso cargado de falacias, mitos y argucias, cuando quienes están llamados a rebatirlo carecen de la valentía y la autoridad moral, indispensables para asumir los riesgos derivados de tal acción.

Aún está fresco el recuerdo de la visita que en 2009 dispensaron a Venezuela distinguidos intelectuales latinoamericanos, que bajo los auspicios de la organización CEDICE-LIBERTAD, lograron en pocos días, lo que en una década no ha podido nuestro democrático liderazgo. ¿Dónde está el meollo? Simple, aquellos insignes invitados con Mario Vargas Llosa a la cabeza, atacaron la tesis socialista y a su actual experimento venezolano con las armas de la razón, derrochando valentía, desnudando una gran mentira ideológica, la misma que nuestros dirigentes políticos al parecer temen develar.

Porque me pregunto: ¿Será tan difícil defender en los sectores populares la pertinencia de una economía social de mercado vistos sus éxitos en la República Federal de Alemania? ¿Cuál es el problema de promover la entrega de certificados de propiedad de la riqueza nacional hoy tan pésimamente administrada por el Estado, para cada venezolano mayor de edad? ¿Dónde está la dificultad de defender al capitalismo como régimen económico, el más eficiente y justo conocido hasta la fecha por la humanidad?

Preguntas como las antedichas siguen siendo pertinentes en la medida que nuestra dirigencia demócrata persista en su política filo-socialista de prometer un Estado benefactor que sí controlará con eficiencia al empresario privado, con una Pdvsa que sí distribuirá en forma justa la riqueza de todos, a sabiendas que se trata de un discurso perpetuador, si no del socialismo, sí de la pobreza nacional. Un pueblo como el venezolano, históricamente clientelar, no cambiará dádivas seguras, por la promesa de dádivas futuras. Merece una alternativa, basada en el trabajo, la ley y el orden.

Alcanzar el Bien Común y la Justicia Social en la Venezuela de hoy, pasa necesariamente por la ruptura definitiva con el populismo de otrora y el vigente socialismo. 12 años son muchos. Con valentía y honradez podríamos avanzar. ORA y LABORA.

caballeropercival@hotmail.com

Miércoles 26 de enero de 2011

El Universal