Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
El inmovilismo lleva a la ingobernabilidad. Eddo Polesel

Las reiteradas informaciones oficiales emitidas por parte de las más altas autoridades del gobierno anunciando medidas dirigidas a resolver los apremiantes problemas económicos y sociales -dadas con un especial énfasis a partir del mes de enero pasado han sido promesas, como tantas, no cumplidas; así como -no se han cumplido- las que se dieron previa a la realización del tercer Congreso del partido del gobierno ya que de los treinta y dos puntos aprobados, la materia económica ha sido diferidas, para ser analizada en el mes de noviembre, con lo cual el inmovilismo se mantendrá por lo menos por once meses del año 2014, con la esperanza que con el plazo de 90 días se llegue a adoptar eficaces medidas que habrán algunas expectativas con relación a la grave situación que confronta tanto el Gobierno en materia de recursos como para que alivien las repercusiones extremadamente negativas para la colectividad en general, a consecuencia del Proceso iniciado en 1999.

Y la primera observación que hacemos frente a ese evidente inmovilismo se refiere a lo declarado por Presidente de la República que “Venezuela no tiene problemas económicos” a lo cual, frente a las evidencias imposible de negar, se llega a la conclusión que realmente los problemas económicos y sociales no deberían existir pero que existen y son causados por la imposición de un modelo político fracasado con lo cual se llega a la conclusión que el problema, que el país tiene que resolver, es esencialmente de naturaleza política; así como, por los tantos comentarios surgidos a raíz del tercer Congreso uno particularmente llama la atención es que -ahora- se pasara al SOCIALISMO PRODUCTIVO lo cual nos lleva a deducir que este sustituirá el SOCIALISMO DESTRUCTIVO que hemos tenido hasta ahora; y aquí surgen las siguientes interrogantes: ¿Con quienes piensan hacerlo? Con los empresarios que han sido castigado por considerarlos como enemigos? ¿O se pretenderá hacer con la importación de “empresarios” de imperios de otro continente? Por otra parte, da la impresión que todo está decidido dentro de la óptica del régimen y que solo es cuestión de negociarlo entre ellos mismos ya que no se ha abierto una consulta a otros sectores y menos con la organizaciones gremiales de mayo representativa de la sociedad; así que es relativamente fácil deducir que los “cambios” será mas de los mismo con lo cual surgen la interrogante: ¿Hacia dónde vamos?

No hay duda que el régimen se encuentra dentro de una trampa, lo demuestra que le resulta extremadamente imposible cualquier maniobra dirigida a atacar los males de fondo así como puede resultar extremadamente peligroso girar sobre lo mismo; ya que, si se dan los tres aspectos, que están sobre el tapete: 1) Si se aumenta la gasolina bajo la justificación que PEDVSA acusa fuertes pérdidas ¿Porque lo recabado no va a reducir las perdida de la empresa? 2) Si de una forma u otra se produce una nivelación relativa en materia cambiaria ¿Porque lo que ingresa por una nueva devaluación no se esteriliza pagando la deuda billonaria de las empresas del Estado con el BCV? 3) Y aun cuando el BCV deje de imprimir billetes para pagar las nominas si lo que ingresa por el aumento de la gasolina se utiliza -vía fondo especial- para gasto público, a lo cual se le debe sumar el diferencial cambiario, la masa de liquidez -de dinero inorgánico- continuara presionado la demanda de bienes de consumo, generando mayores presiones inflacionarias y alza en los precios cualquier sea el control que se aplique. Este es un círculo perverso, que pareciera que no se toman en cuenta sus efectos desastrosos en el cuerpo social, ya que las declaraciones oficiales afirman que no se bajara el gasto social y bajo esas condiciones, finalmente llegara que el perro se morderá la cola.

La otra situación que no se debe perder de vista es el asunto del altísimo y gravoso endeudamiento tanto interno como externo cuyos vencimientos apremian, lo evidencia la decisión aparentemente ya tomada -mas no aun ejecutada- de vender CITGO una de la joyas que queda de la corona; las razones y sin razones son múltiples; en primer término, es la amenaza que esa propiedad, del Estado Venezolano y no del régimen que nos gobierna, sea embargada por incumplimiento en los pagos por los juicios en el exterior; la otra, es la ardiente sed de recursos, frente a las dificultades en lograr un refinanciamiento de la deuda soberana del Estado y de la presión interna y externa para saldar deudas a proveedores cuya demora impide realizar importaciones indispensables para atenuar un peligroso desabastecimiento de alimentos, de medicina y de repuestos de todo tipo de maquinas que mantiene paralizados un numero indefinible de vehículos particulares, de transporte colectivo y de aviones.

Además, no se puede desconocer lo peligroso que puede resultar para el país las precarias condiciones bajo las cuales se realizan negociaciones dentro de un estado de una crisis severa que ha causado pérdida de autonomía y de independencia por cuanto, las necesidades tanto reales y objetivas, como las determinadas por la codicia agravada por la corrupción, son elementos de una peligrosidad que se acentúa por la forma como se ha venido negociando los denominados acuerdos de cooperación con otros imperios, cuyos contenido son mantenido encubierto por un mal llamado secreto de estado; es así como que resulta preocupante las informaciones de prensa que reportan que el precio al cual se entrega el petróleo a China, por el pago de los prestamos, es de tan solo 40 por barril que, de ser cierto, constituiría una inaceptable perdida para el país de tal magnitud que se hace necesario que las autoridades, si fuese el caso, no solo lo desmintieran sino que dieran demostraciones efectivas y verificables de cuáles son las condiciones de estas negociaciones que además, están doblemente condicionadas, a la compra de artefactos para el hogar y de vehículos totalmente ensamblados cuando a las ensambladoras no se asignan los recursos necesarios para que puedan continuar operando causando merma en el ya precario nivel de empleo.

De aquí a noviembre, continuara con el inmovilismo, puede resultar un alto riesgo, así como pueden ser las decisiones que continúen siendo tomadas a espaldas del país.

EDDO POLESEL | eddopolesel wordpress