Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
El laberinto económico

13/08/09

Por: Orlando Ochoa

Venezuela enfrenta un gran impedimento para el desarrollo socioeconómico con equidad

La política venezolana entró en un laberinto económico en los años setenta. Los planes estatales, en su versión adeca (15 años), socialcristiana (10 años) y socialista-militar (10 años), no pudieron desde 1974 resolver los problemas económicos medulares del país. Venezuela ha padecido de crisis periódicas de inestabilidad económica, con alta inflación, déficit fiscal recurrente, devaluación y empobrecimiento de la población. Varios programas económicos fracasaron por causas que van desde el temor a la pérdida de popularidad del gobierno de turno, la renuencia a reducir las prácticas políticas clientelares, proyectos ideológicos, hasta la incoherencia económica-fiscal (endeudamiento público masivo, devaluación por motivos fiscalistas y distorsionantes controles).

Influyeron en el fracaso de la política económica desde 1974, la tolerancia de conductas rentistas por parte de funcionarios públicos y grupos privados, en búsqueda de grandes beneficios particulares en programas de obras/inversión estatal, oscuros manejos financieros públicos y búsqueda de grandes ganancias cambiarias en los regímenes de control cambiario implantados en 1983-89, 1994-96 y 2003-09.

Sin bases de estabilidad económica, Venezuela enfrenta un gran impedimento para el desarrollo socioeconómico con equidad. La situación se complica al considerar el fracaso, antes y ahora, de los planes estatales de diversificación productiva y exportadora. Otro aspecto negativo preocupante es que en la medida en que la conducta económica rentista, promovida por parte del estamento político bajo instituciones débiles y propensas a la corrupción, se constituyó en una poderosa red de actividades improductivas que distorsionaron también los incentivos en el resto de la economía nacional. Esto influyó e influye en la desviación de parte del capital humano del trabajo creativo y productivo en el país, a emigrar, a asumir las tareas de enriquecimiento fácil del rentismo o, más recientemente, del crimen organizado cívico-militar, como el lavado de dinero de corrupción, narcotráfico y de otras actividades ilegales. Hugo Chávez profundizó este perverso esquema a límites insospechados y se sumó a la lista de gobernantes que no quisieron o pudieron buscar una salida del laberinto de atraso económico y social en que está sumida Venezuela.

orlandoochoa@hotmail.com

www.pensarenvenezuela.org.ve