Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
El minotauro desayuna democracia. Andrés Volpe

La revolución muere y nace la guarimba, la sociedad, el ciudadano, el carnaval de cruz en arena. El Táchira y la resistencia, los cuerpos armados y la anarquía ignorante, los asesinos y los asesinados, la esperanza en la soledad de los justos, la cárcel, el acero de las barras y los valientes, los venezolanos y las lágrimas, la desolación y la lucha, la paz en Altamira entre humo y zinc, entre vinagre y sangre, entre piel y banderas sucias.

Ya no hay que pretender con el socialismo y el proletariado, porque cuando Marx falla, el gas es diálogo e ideas. La chaquetica, el habano, el militar que no eres, el realismo mágico que murió con Chávez, la incapacidad desnuda, el héroe a medias, el títere y Cuba que se asoma con pistola oxidada.

La crisis de ideas y las rodillas rotas, la claustrofobia del vencido, la agresión, el chiste, la inutilidad del pataleo, la violencia del Leviatán y Nicolás sin máscara. Tétrico circo de dictadores sin patria, sin sueños y espaldas dobladas. El destino del hombre moderno, el socialista, el pachulí y la camisa nueva.

El laberinto y el país, los líderes que no calzan y el ajedrez, el minotauro desayuna democracia, las piezas perdidas, el blanco y negro, el porvenir resta en un cabello, Ariadna ríe y Creta, los reyes sin corona, los héroes anónimos desprovistos de mito, los jóvenes arrastrando al minotauro y el mañana que va cayendo.

La sangre todavía no se seca y ya pisa la bota de nuevo. La furia, la amenaza, el cartucho cayendo, la víctima y Nicolás bailando con Cilia mientras la sonrisa se extiende y muestra dientes. La estupidez, señor, se paga caro y más caro la sangre que ha pisado la bota. Vaya usted a saber que a los dictadores los destronan y luego los guindan, porque la piel es polvo que se suda y en el trópico no hay finales felices.

ANDRÉS VOLPE ― EL UNIVERSAL
@andresvolpe