Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
El mundo al revés. Armando Ribas

Ya se que he sido criticado por la secuencia de mis citas correspondientes al pensamiento ajeno. Voy a insistir en que afortunadamente las ideas a las que me refiero en mis citas no me son propias. Si así hubiese sido estaríamos viviendo en la Edad Media. Lamentablemente esas ideas que permitieron la transformación del mundo, y se alcanzara la libertad y la creación de riqueza por primera vez en la historia se encuentran en olvido o aun en descalificación en nuestra llamada civilización Occidental y Cristiana.

Si leemos la obra de Alexander Bernstain. “The Birth of Plenty” (El Nacimiento de la Abundancia) podemos ver que durante más de 1.700 años de cristianismo, no se produjo ningún cambio favorable en la historia. Es decir que hasta principios del siglo XIX se vivía como vivía Jesucristo. Y no quiero hacer hincapié en la Inquisición, cuando durante siglos la Iglesia quemaba por hereje a quien pensara que la tierra le daba la vuelta al sol. Galileo fue salvado de la muerte por el Cardenal Bellarmino quien le sugirió que dijera que el enfoque de Copérnico sólo era una mejor forma de comprender el universo pero no la realidad. Puedo decir que ese fue el primer holocausto en la tierra de la Civilización Occidental. Y no olvidemos tampoco que como bien escribiera G.R. Elton: “Ni Lutero ni Calvino hicieron ninguna propuesta para ampliar el ojo de la aguja”. Y más aun podemos recordar que Calvino incineró a Miguel Servet por haber descubierto que la sangre le daba la vuelta al cuerpo.

La confusión en el mundo continúa y ahora tenemos al Papa Francisco a quien no podemos dejar de valorar no por su modestia, sino por su valentía para enfrentar la corrupción de la Iglesia a través del banco del Vaticano, que aparentemente vino a sustituir al Banco Ambrosiano, y también por el reconocimiento del crimen que ha significado la pedo filia eclesiástica, que le ha costado miles de millones de dólares a la Iglesia. No menos trascendente ha sido también su reencuentro con las otras religiones, como la judía y la musulmana. Una actitud de esa naturaleza era considerada por la Iglesia como herejía.

Lamentablemente detrás de esas evidentes virtudes surge la sombra de un desconocimiento de la realidad del mundo en que vivimos y así se ha permitido vituperar al mal llamado capitalismo. O sea ignorar que solo en virtud de la aparición del capitalismo se redujo la pobreza en el mundo. Como bien escribiera Ayn Rand: “El capitalismo no genero la pobreza sino que la encontró, y la compasión no produce una hoja de hierba y mucho menos de trigo”. En este aspecto creo que el Papa debiera releer a su antecesor León XIII en la Rerum Novarum:”En la sociedad civil no pueden ser todos iguales, los altos y los bajos. Afánense, en verdad por ella los socialistas; pero en vano es ese afán y contra la naturaleza misma de las cosas. Porque ha puesto en los hombres la naturaleza misma grandísimas y muchísimas desigualdades…”

Yendo entonces a los hechos del presente nos encontramos que la confusión en el mundo prevalece, y ahora surge como de primera instancia los amores y amoríos del Sr. Hollande. Que desgracia que el presidente de la segunda economía de la Unión Europea traicione a su actual amante por otra amante, en tanto que se pretende ignorar la razón de la crisis que enfrenta y que surge del estado de bienestar. Tal como lo expresa The Economist Francia es el país de Europa en peores condiciones económicas, y consiguientemente el Sr. Hollande es conforme a las encuestas el menos popular de los presidentes de la Quinta República. Evidentemente la causa de esa situación es el elevado nivel del gasto público que alcanza al 57% del PBI. Y ese nivel de gasto es precisamente lo que llevara a la izquierda al poder.

En sus últimas manifestaciones públicas el Sr. Hollande parece haber tomado conciencia de la causa de la deteriorada situación económica francesa, y ha propuesto que los impuestos son muy elevados y el gasto público muy grande. Después de tales manifestaciones el Sr. Hollande aparece como un liberal o un social liberal. Y esa calificación en Francia es un insulto político. Es decir tal como el neo liberalismo es la descalificación que prevalece en América Latina. Ante esa realidad el problema privado de Hollande es inmaterial respecto a la situación política que vive el país, y no menos en gran medida la Unión Europea. El problema es el sistema y el que lo pretende cambiar pierde las elecciones. Tal fue la situación que enfrentó Gerald Shroeder después de haber arreglado la economía alemana, fue su propio partido el que lo destituyó.

Recientemente siguiendo esa misma línea conforme a la cual basta que la mayoría apruebe la estupidez, la Unión Europea ha decidido preparar lo que denomina el deshielo de las relaciones con Cuba. Acuerdo que propone poner fin a lo que denomina erróneamente bloqueo. Ya debiéramos saber que el bloqueo no es lo mismo que el embargo. Tanto así que según la información precedente la Unión Europea es la mayor inversionista en Cuba así como el mayor socio comercial después de Venezuela. Las exportaciones a Cuba alcanzan a unos 2.000 millones de Euros por año, en tanto que Cuba exporta unos 700 millones de Euros a Europa. Esa decisión de la Unión Europea se me asemeja a lo que hubiera sido si después de terminada la segunda guerra mundial Hitler y su esposa Eva Braun no se hubiesen suicidado, las naciones vencedoras le hubiesen ofrecido restaurar las relaciones con la Alemania nazi. Pero por supuesto ya Raúl Castro ha reconocido que la propuesta de restaurar los derechos humanos en Cuba es una violación de la soberanía nacional.

Siguiendo con nuestro continente ahora también en Estados Unidos aparece ante la problemática actual que las relaciones del presidente Obama con su esposa Michelle, han pasado a la primera plana, y consecuentemente se narra preponderantemente la fiesta de cumpleaños de la misma en la Casa Blanca. Parece así olvidarse que la presidencia de Obama en Estados Unidos amenaza la continuidad del sistema que cambió la historia del mundo y que fuera el denominado Rule of Law, que como he repetido es un sistema ético, político y jurídico, en el que la economía es su consecuencia y no la causa. Y asimismo esa tendencia se manifestó en Africa del Sur cuando Obama le dio la mano a Raúl Castro durante el velatorio del presidente Mandella. Siguiendo con esa posición el Sr. Kerry le ha propuesto igualmente iniciar las conversaciones para restaurar las relaciones de Estados Unidos con Cuba bajo el presupuesto de que se respeten los derechos humanos en la isla. Sueño de una noche de verano.

Pero el ánimo de la izquierda y por supuesto de América Latina ha sido y sigue siendo secular. Puedo decir que todos los presidentes actuales de América latina son amigos y visitan a Fidel Castro. Por ello no nos debe sorprender que el presidente Santos de Colombia haya decidido negociar con las FARC, y desconociendo los crímenes cometidos durante cincuenta años, le proponga que participen del Congreso colombiano. Podemos ver una vez más que los crímenes de la izquierda son producto del idealismo, y por tanto no constituyen genocidio. Consecuentemente parte del acuerdo incluye al narcotráfico que ha financiado históricamente a los idealistas.

En fin insisto en que el mundo está más que confundido en nombre de la virtuosidad de la izquierda llorando por los pobres, en nombre de la igualdad. Tanto así que en un artículo reciente del Foreign Affairs Jerry Muller escribió que el capitalismo crea riqueza pero la distribuye mal. Por tanto pretende al igual que Obama que en Estados Unidos se instituya el estado de bienestar. Ignorando así que esa es la causa prevaleciente de la crisis europea. No es el caso de Estados Unidos donde la causa de la crisis fue la violación de principios fundamentales del Rule of law, que causaron la llamada burbuja de la cual ya se están reponiendo. Pero la amenaza persiste durante el resto del gobierno de Obama y ante la expectativa aparente de que la próxima presidente sea Hillary Clinton.

ARMANDO RIBAS